MOSAICO, 31-VII-014

DSCN3115 RetamaDSCN3029Martínez Campos, 31-VII-014

GUIA

 

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 31 de Julio.- ESTE DÍA, AMANECIÓ brumoso, fresco y de agradable mañanita. Los prados cercanos al arroyo Cinco de Oros, por este rumbo de donde vivo, sí, donde vivimos, están en toda su frescura, cubiertos de yerba tupida, variada, que la mente no es capaz de clasificarla por sus nombres convencionales, ni mucho menos científicos. Por aquí no se nota mucho el avance en la extinción de las especies, como se dice sucede lentamente, en el planeta. Cierto que en junio llovió poco, pero más que el año pasado. Y las aguas moderadas pero asiduas, han ocasionado que la yerba crezca de lo  lindo, en contraste con la pequeñez de otros años y, en contraste, también con el abundante espigueo de algunas plantitas, que se mecen de lo lindo durante las tardes, azuzadas por los suaves vientos y parece que danzan alabando a Quien allí las puso. NO, NO ES todo bucólico, ni aquí ni en ninguna parte, no todo es tranquilidad ni plenitud, ni aquí, ni en ninguna parte; pero hay todavía lugares, sitios, donde la relativa tranquilidad es posible, no todo es tragedia. Se ha dicho que Michoacán es un Estado fallido. Tal vez no lo sea del todo. Y tal vez sólo sean gobiernos fallidos, que olvidaron el tan decantado bien común, o no pudieron practicarlo. Polvos autoritarios de aquellos lodos, abonados por las injusticias seculares y por el olvido de los más débiles en aras de las burocracias partidarias que se dejaron corromper por los poderes fácticos, y no solamente los del crimen. Se quieren remediar las cosas retirando las manzanas podridas del gran canasto de nuestra geografía, lo que parece razonable. ¿Pero por qué no hacemos la conversión, la vuelta radical a lo bueno que teníamos?. Los cacicazgos ensartados en la maraña de la manipulación política no lograron acabar con lo más noble de nuestras comunidades, sus tradiciones, su arte popular, su amor por las fiestas y, sobre todo, sus anhelos de justicia. El no hacer ésta, la justicia, en aras del poder establecido,  partidario, o no, económico, o  político, diezmó nuestras comunidades que forzadas por la necesidad emigraron a la gran ciudad o al gran país. Y de paso nos debilitó no sólo para defender derechos, sino para reconstruir lo que otros destruyeron. Y esto es fácilmente detectable en nuestras comunidades. Los residuos de viejos autoritarismos nos cegaron para ver el México nuevo que se avecina. MÉXICO HACE SUS reformas. Tal vez fue imposible lograrlas en el reciente pasado. Tanta la abundancia de información en torno de las mismas, que a los ciudadanos comunes nos es difícil asimilarlas. El interés en ellas se centra en si son buenas, o malas. Sería una ganancia que fuesen funcionales. Después irían afinándose con el instrumento de la democracia formal, la que tenemos, aún con su partidocracia, que logró crecer estos días. Y lenta, pero de manera inexorable, llegaríamos un día a la democracia participativa y tal vez sólo mediante ella se lograría acabar con el hambre de millones, uno de los azotes de nuestros tiempos. LOS NUBARRONES PLANETARIOS, cierto que no facilitan la paz, la tranquilidad, la Esperanza, la confianza en nosotros los seres humanos. Sea el baño de sangre en aquella para nosotros lejana zona del Medio Oriente, entre Israel y Hamas, en Siria, en Irak, y en Croacia. Se minimizó a las Naciones Unidas, se les hizo a un lado, fueron copadas por los poderosos, y ahora se ve, el organismo y máximo foro mundial, dificultado para lograr la paz, su originaria vocación. BAN KE-MOON, EL secretario general, clama por la paz, en nombre de la humanidad. La lucha es feroz y aumentan a diario las víctimas. Un atolladero histórico del que nadie logra salir. Aún con las prédicas de las más altas autoridades morales, como el Papa. Y sí, la información es abundante y las agencias nos dicen que el secretario general de la ONU exi­gió que “en nom­bre de la Hu­ma­ni­dad”  ce­se la vio­len­cia en Ga­za. Ade­más acu­só a los lí­de­res de Is­rael y de Ha­mas de es­tar “mo­ral­men­te equi­vo­ca­dos”, por per­mi­tir las muer­tes de ino­cen­tes. Y el Consejo de Seguridad exhortó a un cese al fuego,”un ce­se de fue­go hu­ma­ni­ta­rio in­me­dia­to e in­con­di­cio­nal” en la gue­rra de Ga­za en­tre Is­rael y Ha­mas. Treguas van, treguas vienen, y no se logra parar la tragedia. Caso complejo si los hay. ESTÁ NACIENDO UN mundo nuevo, nos dicen. Sí, pero a qué precio. Cierto, si no nos destruimos, nos espera un futuro luminoso. Hay signos y éstos se ven  por todas partes, pero sólo si aprendemos a ver a través de los nubarrones. (www.losnuevostiempos.wordpress.com ).

 

Anuncios

Hablamos con Dios y con los hombres. “No hay cristianos mudos en la Iglesia” : Papa Francisco

( Tomado de Religión Digital.  http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/06/08/religion-iglesia-pentecostes-espiritu-santo-hablar-dios-hombres-cristianos-mudos-francisco-vaticano.shtml )

“Podemos ser instrumentos de Dios que ama, que sirve, que da la vida”

Francisco: “El Espíritu Santo nos hace hablar con Dios y con los hombres. No hay cristianos mudos en la Iglesia”

“Pentecostés fue el bautismo de la Iglesia, que nació en salida, para anunciar a todos la Buena Noticia”

Jesús Bastante, 08 de junio de 2014 a las 10:09

El Espíritu nos hace hablar con los hombres en el diálogo fraterno. Nos ayuda a hablar con los demás reconociendo en ellos a los hermanos y hermanas; a hablar con amistad, con ternura

(Jesús Bastante).- Misa de Pentecostés en San Pedro. Bajo la atenta mirada de la vidriera de Bernini, sobre el trono de Pedro, Francisco presidió una multitudinaria celebración en el interior de la Basílica, en la que destacó cómo “el Espíritu Santo nos enseña el camino; nos recuerda y nos explica las palabras de Jesús; nos hace orar y decir Padre a Dios, nos hace hablar a los hombres en el diálogo fraterno y en la profecía”.

Una ceremonia sobria y solemne, como merece el mayor templo de la Cristiandad, con la tradicional procesión desde la capilla junto a la Pietá de Miguel Ángel hasta el centro del presbiterio.

Aquí empieza todo. Tras la recepción del Espíritu Santo, comienza la predicación del Evangelio por todo el mundo. Terminan los 50 días pascuales, y arranca el tiempo litúrgico. Totalmente de rojo, los celebrantes celebran el fuego que descendió sobre los Apóstoles.

Una ceremonia solemne, en la que Francisco roció con el hisopo a todos los fieles, y donde la belleza de la liturgia se mostró en todo su esplendor, como en las grandes ocasiones, con una impresionante interpretación del coro vaticano. “El Espíritu Santo nos hace hablar con Dios y con los hombres. No hay cristianos mudos en la Iglesia“, afirmó el Pontífice.

 

Estas fueron algunas de las palabras del Papa

Todos fueron colmados del Espíritu santo

 

Jesús dijo a los apóstoles en la Última Cena, que después de su partida, les enviaría al Espíritu Santo. Esta promesa se realiza en Pentecostés.

 

Es un hecho que se renueva todavía. Cristo glorificado a la derecha del Padre sigue cumpliendo esta promesa.

 

El Espíritu Santo nos enseña. Es el maestro interior. Nos guía por el justo camino a través de las diferentes momentos de la vida. ES la vía, el camino. Y Jesús mismo es el camino. El Espíritu Santo nos enseña a seguirlo, a caminar sobre sus huellas.

 

El Espíritu es un maestro de vida.

 

El Espíritu Santo nos recuerda todo aquello que Jesús ha dicho: es la memoria viviente de la Iglesia

 

Nos hace recordar y comprender las palabras del Señor

 

Este recordar en el Espíritu gracias al Espíritu es un aspecto esencial a la presencia de Cristo en nosotros y en su Iglesia

 

Nos recuerda todo lo que Cristo ha dicho, nos hace entrar en el sentido de sus palabras.

 

El camino de la memoria viva de la Iglesia. Y esto pide de nosotros una respuesta. Cuanto más generosa es la respuesta, más las palabras de Jesús se convierten en vida, actitudes, gestos, testimonio… entre nosotros.

 

El Espíritu nos recuerda el mandamiento del amor y nos llama a vivirlo

 

Un cristiano sin memoria no es un verdadero cristiano, es un hombre o una mujer prisioneros del momento a medio camino, que no sabe leer su historia, y vivirla, como historia de Salvación

 

Con la ayuda del Espíritu Santo podemos interpretar la vida iluminada en los ojos de Jesús, y así crece en nosotros la sabiduría del corazón.

 

El Espíritu santo nos acompaña y nos hace hablar, con Dios y con los hombres. No hay cristianos mudos, no hay lugar para esto.

 

Nos hace hablar en la oración, un don que recibimos gratuitamente. Nos permite llamar a Dios como Padre, papá, Abba… Es una realidad, somos realmente hijos de Dios.

 

Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.

 

Ninguno de nosotros puede decir que Jesús es el Señor sin el Espíritu Santo.

 

Nos ayuda a hablar con los demás, reconociendo en ellos a hermanos, a hablar con ellos con mansedumbre, comprendiendo sus alegrías, tristezas y esperanzas.

 

Hay algo más: el Espíritu Santo nos hace hablar a los hombres en la profecía. La profecía está hecha con franqueza para mostrar las contradicciones e injusticias, pero siempre con intención de construir.

 

Podemos ser instrumentos de Dios que ama, que sirve, que da la vida.

 

    El Espíritu Santo nos enseña el camino, nos recuerda las palabras del camino, nos hace rezar, nos hace hablar con los hombres en diálogo fraterno, y nos hace hablar en profecía.

 

En Pentecostés, éste fue el bautismo de la Iglesia, que nació en salida, en partida, para anunciar a todos la Buena Noticia. La Madre Iglesia parte p ara servir. Recordemos la otra madre, nuestra Madre, la madre Iglesia y la madre María. Las dos vírgenes, las dos madres, las dos mujeres.

 

Jesús había sido perentorios con los apóstoles: no debían alejarse de Jerusalén antes de haber recibido la fuerza del Espíritu Santo. Sin él no hay misión, no hay evangelización.

 

Con nuestra madre Iglesia católica invoquemos: ven Santo Espíritu.

Texto completo de la homilía en italiano del Santo Padre Francisco

«Todos quedaron llenos del Espíritu Santo» (Hech 2,4).

Hablando a los Apóstoles en la Última Cena, Jesús les dijo que, luego de su partida de este mundo, les enviaría el don del Padre, o sea el Espíritu Santo (cfr Jn 15,26). Esta promesa se realiza con potencia en el día de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo desciende sobre los discípulos reunidos en el Cenáculo. Aquella efusión, si bien extraordinaria, no permaneció única y limitada a aquel momento, sino que es un evento que se ha renovado y se renueva todavía. Cristo glorificado a la derecha del Padre continúa realizando su promesa, enviando sobre la Iglesia el Espíritu vivificante, que nos enseña, nos recuerda, nos hace hablar.

El Espíritu Santo nos enseña: es el Maestro interior. Nos guía por el camino justo, a través de las situaciones de la vida. Él nos enseña el camino. En los primeros tiempos de la Iglesia, el Cristianismo era llamado “el Camino” (cfr Hech 9,2), y el mismo Jesús es el Camino. El Espíritu Santo nos enseña a seguirlo, a caminar sobre sus huellas. Más que un maestro de doctrina, el Espíritu es un maestro de vida. Y ciertamente de la vida forma parte también el saber, el conocer, pero dentro del horizonte más amplio y armónico de la existencia cristiana.

El Espíritu Santo nos recuerda, nos recuerda todo aquello que Jesús ha dicho. Es la memoria viviente de la Iglesia. Y mientras nos hace recordar, nos hace entender las palabras del Señor.
Éste recordar en el Espíritu y gracias al Espíritu no se reduce a un hecho mnemónico, es un aspecto esencial de la presencia de Cristo en nosotros y en la Iglesia. El Espíritu de verdad y de caridad nos recuerda todo aquello que Cristo ha dicho, nos hace entrar cada vez más plenamente en el sentido de sus palabras. Esto requiere de nosotros una respuesta: cuanto más generosa sea nuestra respuesta, más las palabras de Jesús se vuelven vida, actitudes, elecciones, gestos, testimonio, en nosotros. En esencia, el Espíritu nos recuerda el mandamiento del amor, y nos llama a vivirlo.

Un cristiano sin memoria no es un verdadero cristiano: es un hombre o una mujer prisionero del momento, que no sabe atesorar su historia, no sabe leerla y vivirla como historia de salvación. En cambio, con la ayuda del Espíritu Santo, podemos interpretar las inspiraciones interiores y los acontecimientos de la vida a la luz de las palabras de Jesús. Y así crece en nosotros la sabiduría de la memoria, la sabiduría del corazón, que es un don del Espíritu. ¡Que el Espíritu Santo reviva en todos nosotros la memoria cristiana!

El Espíritu Santo nos enseña, nos recuerda, y -otro aspecto- nos hace hablar, con Dios y con los hombres. Nos hace hablar con Dios en la oración. La oración es un don que recibimos gratuitamente; es diálogo con Él en el Espíritu Santo, que ora en nosotros y nos permite dirigirnos a Dios llamándolo Padre, Papá, Abba (cfr Rm 8,15; Gal 4,4); y ésta no es solamente una “forma de decir”, sino que es la realidad, nosotros somos realmente hijos de Dios. «Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios» (Rm 8,14).

Y el Espíritu nos hace hablar con los hombres en el diálogo fraterno. Nos ayuda a hablar con los demás reconociendo en ellos a los hermanos y hermanas; a hablar con amistad, con ternura, comprendiendo las angustias y las esperanzas, las tristezas y las alegrías de los demás.

Pero el Espíritu Santo nos hace también hablar a los hombres en la profecía, o sea haciéndonos “canales” humildes y dóciles de la Palabra de Dios. La profecía está hecha con franqueza, para mostrar abiertamente las contradicciones y las injusticias, pero siempre con docilidad e intención constructiva. Penetrados por el Espíritu de amor, podemos ser signos e instrumentos de Dios que ama, que sirve, que dona la vida.

Resumiendo: el Espíritu Santo nos enseña el camino; nos recuerda y nos explica las palabras de Jesús; nos hace orar y decir Padre a Dios, nos hace hablar a los hombres en el diálogo fraterno y en la profecía.

El día de Pentecostés, cuando los discípulos «quedaron llenos de Espíritu Santo», fue el bautismo de la Iglesia, que nació “en salida”, en “partida” para anunciar a todos la Buena Noticia. Jesús fue perentorio con los Apóstoles: no debían alejarse de Jerusalén antes de haber recibido desde lo alto la fuerza del Espíritu Santo (cfr Hech 1,4.8). Sin Él no existe la misión, no hay evangelización. Por esto con toda la Iglesia invocamos: ¡Ven, Santo Espíritu!

 

Silviano en El Taller

(Silviano en El Taller de la Enciclopedia Libre Universal en Español)

Usuario:Silviano Martínez Campos

Saltar a: navegación, buscar

FANT.1- ENTREVISTA CON PAPA DIOSITO

FANT.2- ENTREVISTA CON EL DIABLO

FANT.3- ENCUENTROS CERCANOS

FANT.4- EL ANGEL DE LA GUARDA

FANT.5- LA INVASION

FANT.6- LA MUSA

FANT.7- EL DON DE LA TINTA

FANT.8- LOS DUENDES NO EXISTEN

FANT.9- CARTA ABIERTA

FANT.10- REGALO DE NAVIDAD

FANT.11- EL ENREDO

FANT.12- FENOMENO DEL NIÑO

FANT.13- A2K O EL ERROR DEL MILENIO

FANT.14- LA BARRERA

FANT.15- EL VUELO DE LA ORUGA

FANT.16- LA ORUGA ENDIOSADA

MI CAMINAR

HISTORIA DEL PUEBLO OLVIDADO

AQUELLA NOCHE NEGRA DE TLATELOLCO

FANT.17.- DIALOGO DE ULTRATUMBA

FANT.18.- CAMINOS DE LECHE Y MIEL

FANT.19.- DE APAGONES, CORRETIZAS Y BUSQUEDA

FANT.20.- EL CAMBIO CLIMATICO

FANT.21.- EL VIVIENTE

FANT.22.- EL ASUNTO MAS PELIAGUDO

FANT.23.- LA PRESENCIA

FANT.24.- LOS PALOS DE CIEGO

FANT.25.- LOS PROPIOS LIMITES

FANT.26.- MALENTENDIDOS, IMPORTAMADRISMOS Y OTRAS COSAS IGUALMENTE IMPORTANTES

FANT.27.- PADRES DE MAS DE CUATRO

FANT.28.- HABLANDO SE ENTIENDE LA GENTE (Y A VECES SIN HABLAR)

FANT.29.- TODO ES SORPRESA BAJO EL SOL Y MAS ALLA

FANT.30.- TROPEZAR 2 VECES EN LA MISMA PIEDRA

FANT.31.- AZUL Y BLANCA, COMO INMACULADA, MORENA CUAL GUADALUPANA

FANT.32.- CALMA Y NOS AMANECEMOS

CICLO EL VIVIENTE 1.- EL APOCALIPSIS DE WACO

CICLO EL VIVIENTE 2.- LOS PROFETAS DEL DESASTRE

CICLO EL VIVIENTE 3.- DESDE LO GRANDE… Y DESDE LO PEQUEÑO

CICLO EL VIVIENTE 4.- MUCHAS CELEBRACIONES Y UNA MISMA FIESTA

CICLO EL VIVIENTE 5.- ALGO DESENTONA, PERO NO TODO DESAFINA

CICLO EL VIVIENTE 6.- NUEVO COMIENZO

CICLO EL VIVIENTE 7.- EL TESTIGO FIEL

CICLO EL VIVIENTE 8.- NO ES LO MISMO SOÑAR DORMIDOS QUE DESPIERTOS

CICLO EL VIVIENTE 9.- ENTRE SORDOS

CICLO EL VIVIENTE 10.- LA CLAVE DEL UNIVERSO

CICLO EL VIVIENTE 11.- QUIEN A BUEN ARBOL SE ARRIMA…

CICLO EL VIVIENTE 12.- LA TORRE DE BABEL

FANT. 34.- EL ARRAIGO EN LA TIERRITA

FANT. 33.- MAS SOBRE NIÑITOS

SUEÑOS GUAJIROS, RUSTICOS

DEVALUACION, DESVALUACION

EN MEDIO DE LA TEMPESTAD

SUEÑOS GUAJIROS, RUSTICOS, II (Y…III)

SUEÑOS GUAJIROS, RUSTICOS, IV

SUEÑOS GUAJIROS, RUSTICOS, V

MOSAICO, 10-IV-014

(Fotos de Silviano)

Martínez Campos, 10/IV/014
GUIA
MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 10 de Abril.- NUESTRO “LINDO MICHOACÁN” está en convulsión. Y no sólo el de las nostalgias y los recuerdos, el de los amores a los cielos azules y los llanos dorados, el de aquellas orgullosas invitaciones a las raudas, veloces palomas mensajeras volando en el paraíso a que se queden aquí, porque a él, al paraíso, llegaron ya. Ese Michoacán de sus lagos azules y sus llanos dorados, cierto que ha perdido mucho de su encanto por la deforestación de sus cerros y la contaminación agroquímica de sus suelos. Y sus caminos, no sólo aquél por el que se atraviesa la sierra buscando al amor perdido, sino los caminos que ha diseñado el mundo del progreso, ahora en parte son bloqueados y muchos cierto que son inseguros. Pero aún así, los caminos de Michoacán permiten ahora, de La Piedad a Zamora, de Zamora, a Apatzingán, correr en busca del amor esquivo, escondido que quien sabe, en cual pueblo, mágico, o no, se oculte. NO, ESA CONVULSIÓN es llevadera, la vida la diseñó así. La otra la convulsión del poder, es la que tiene y mantiene a Michoacán postrado, la que le ha robado su alma, su tranquilidad y, en muchas apreciaciones, su futuro. Una crisis de poder, el político, el económico, que ha derramado por toda la geografía michocana zozobra y temor, y en muchos casos miseria, al paralizar la productiva, creadora iniciativa del mundo rural despojado de sus ejidos, en casos, despojado de su amor apasionado y vinculante, a su terruño, a su tierra, a sus cerros, a sus paisajes. ESO ES LO que se ve, es lo que muchos ven, una crisis vieja de ingobernabilidad, de ineficiencia, de omisiones que condujeron a la convulsión actual, también del poder político que no sabe cómo empezó su ruina, pero tampoco parece saber cómo rediseñar su futuro. Porque no es sólo cosa de leyes y reglamentos. También es cosa de entendimientos y cese de rencores, lo que no da la política “grilla” de quítate tú para ponerme yo, sino la política del entendimiento, del genuino bien común, en cuya búsqueda se privilegia el conciliar en lo que se coincida y no la de vapulear al otro porque piensa distinto, su visión de las cosas es diferente, su rol en la sociedad no se ajusta al nuestro. La vieja lucha de clases, real, en la cual nadie cede, porque el de arriba, el del poder, al otro, al de abajo, no le da ningún valor, no reconoce su dignidad porque así, así, así nació, dice. QUEDARON ATRÁS, PARA el recuerdo, así parece, aquellos héroes libertarios, de los que Michoacán fue gran ejemplo en su historia cuando la Independencia, cuando la Revolución, y quienes se llamaron sus sucesores se volvieron oportunistas y logreros privilegiando sus círculos burocráticos, sus clanes y de servidores del dios justicia, adoradores del dios dinero. Perdieron así todo sentido comunitario y el Michoacán de los ancestros tan vinculado a las raíces de la tierra , se volvió campo de batalla buscando más bien expoliar sus riquezas. El humanismo de los fundadores se volvió ideología rampante disfrazada para encubrir privilegios. CIERTO, A PROPÓSITO de la convulsión actual, todo mundo se lanza la pelota, culpando siempre al otro, eludiendo por su cuenta las propias culpas partidarias. Aún así, dado que en todas partes hay hombres, mujeres fieles a sí mismos y a las nobles causas, de todos lados también se puede cosechar buenas voluntades y engarzarlas para salir de la gran convulsión michoacana. Y creer, creer, en quienes manifiestamente externan esperanzas, en medio de las angustias del momento. Y en todos los niveles de gobierno, y en todos los estratos sociales, hay personas que a pesar de todo confían, luchan, analizan, proponen, disponen. La política partidaria también tiene su palabra edificadora de lo nuevo. Y eso en todos los partidos. Nuestra democracia cierto que no es perfecta. Día vendrá la democracia participativa. Así van las cosas y en un comunicado del PAN se asegura que “el dirigente en Michoacán, Miguel Ángel Chávez Zavala, emplazó al Gobierno de la República para que entre a fondo en el problema, y dijo que el PAN en el estado ha denunciado desde hace tiempo la falta de confianza en Jesús Reyna que, aunque ahora lo quieran esconder, siempre ha sido el líder político del PRI en Michoacán.”…“Se requiere tratar de modificar las condiciones de esta administración estatal, en donde hay un gobierno que cobra pero no gobierna; en donde hay un gobierno que no ayuda pero estorba mucho; y donde hay un gobierno que se la pasa buscando culpables y deja de asumir su responsabilidad en un momento tan importante para todos los michoacanos”. LA SALVACIÓN DEL mundo está determinada, en parte, por las etnias, los pueblos originarios, por su vinculación con la Tierra de los cuáles hay más de 200 millones de personas. En Michoacán, los purépechas, que en algunas expresiones se denominan La Nación Purépecha, derraman en todas partes de nuestra geografía su bella cultura: artesanal, costumbrista, en música, en diseños. Es un pueblo de artistas. Durante los festivales de danza, como el último aquí, no faltan sus bellas expresiones, en bailes, sones, vestuarios.

????????????????????????

(www.miregionmichoacana.wordpress.com).

 

Carta Abierta: Atn. Musa de los Vientos. Silviano Martínez Campos. En el 18 aniversario, de la partida de Chon y de Benita

Carta Abierta: Atn. Musa de los Vientos. Silviano Martínez Campos

                            mamc3a1-benita-y-papc3a1-chon

(Benita y Chon, en su ecuaro. Foto de Silviano)

En el Día de Todos los Santos

FANT.9- CARTA ABIERTA

Saltar a: navegación, buscar

CARTA  ABIERTA

Silviano  Martínez Campos

Musa de los Vientos:

Había pensado escribir esta carta con el título de “a quien corresponda”, pero me parece, además de comercial, impersonal y poco comprometido.

Así es de que opto por un destinatario personal, con nombre y todo y ¿quién más que tú, mi Musa de los Vientos?, tan abierta y comprensiva cundo me veo en aprietos, cuando mayormente me nacen los deseos de escribirte, por aquello de que vamos al nopal sólo cuando tiene tunas o sea sólo cuando nos las vemos apretadas.

Y como últimamente al parecer te he perdido la pista, ruégote y suplico recojas mi carta del primer buzón que encuentres, ya sea en la atribulada Yugoslavia, en la hambrienta África o en la sociedad de la opulencia con manchas de racismo o en cualquier sitio del planeta sufriente y extraviado, donde probablemente estés enderezando sentimientos de humanidad que nosotros hemos derrumbado.

Tengo en cuenta la receta que hace meses me diste, de escribir con la tinta que tú  has inventado, la piedad y las lágrimas que de ella brotan.

Pero permite por esta vez usar también roja tinta del corazón rasgado y has de disculpar, no es que haya leído últimamente novelas de rosa subido y te parezca cursi, sino he vivido la plenitud del sufrimiento, al ver sufrir en agonía (lucha) de años, de meses, de semanas y días, a mis señores padres.

Claro, ellos murieron en lapso de 16 días uno del otro, pero mi familia pasó por una gran crisis y, qué te cuento, también de corazones desgarrados y a lo mejor también por el no entender y el no poder.

No juzgo,  pero hay situaciones que más bien parecen de catarsis, purificadoras y yo, por mi parte, no lanzo primeras piedras y te pido, si a bien tienes, esclarezcas mi mente, temples mis emociones y purifiques mis afectos, si no para entender, por lo menos para ver un poco en medio de lo oscuro.

Tú me entiendes y habrás de disculpar, mi Musa de los Vientos, por aquello de que alguien intercepte mi carta, por abierta, el que escriba en tono tan personal, cuando hay tantas dificultades en este mundo revuelto que visitas.

Corro ese riesgo y estoy abierto a la crítica, pero no aguanté el deseo de contarte parte de lo que me ha sucedido. Hasta luego y corro también el riesgo de tu silencio respetable.

benita-jorgito-chon-se-ejecutan-un-carabe-casero

(Benita, Jorgito y Chon, se ejecutan un jarabe casero. Foto de Silviano, en los setenta)

Narciso Adolorido:

Mucho te falta, mi Narciso, para entender mi tecnología de la comunicación. No bien habías empezado a escribir tu carta, cuando capté al instante tu lenguaje.

No por palabras rebuscadas que utilizas en alguno de tus párrafos, estilo Corín Tellado, ni por el esmero que pones, sin lograrlo, en engarzar las cuentas de tus pensamientos.

Sino por el palpitar de corazones, que capté de inmediato, como el palpitar del corazoncillo de aquella inocente pequeñita cuyo pecho oprimiste a tu oído para curiosear en las fuentes de la vida que “comienza”, o tal vez para captar los latidos del Universo, durante el sepelio de tu padre anciano, símbolo de la vida que “termina”.

Tu carta pues la saqué del buzón de tu alma y la leí con el código que improvisaste allá en aquellos tiempos y ahora, cuando escribías o poco antes cuando ponías “musiquita” a tu padre, valiéndote de los conciertos y las sinfonías del gran Mozart, en los “cassetitos” que te regaló pareja amiga, a quienes también yo hice un regalo sorpresivo.

Si crees que sólo arreglo dificultades planetarias, me parece que estás equivocado. Intervengo desde luego con mis sugerencias (mas las decisiones son tuyas) en cuestiones del hambre y el desarme, del desamor estructural en que se ha sumido tu planeta.

Pero también soplo y sugiero salidas en asuntos de corazones y mentes desgarrados, no importa que mis susurros se capten y acepten luego, o más después, en meses, en decenios.

Si doña Benita falleció el 28 de marzo a las 83 y don Chon el 13 de abril a los 87, lo supe desde antes que tú me dieras la noticia.

Subían hacia mí, la Musa de los Vientos, aromas perfumados engarzados en cuentas del rosario; misas concelebradas por paisanos orantes y devotos; cantos esperanzados de ángeles de falda, súplicas y lamentos de otros ángeles de rebozo, que palpaban con sus manos, como tú con el alma, la hondura del dolor y del sufrimiento.

Y cuidados también de ángeles de alba bata, que ponían en el papel la fórmula y el remedio, o antes en el cuerpo de tu madre, la ciencia del bisturí, la transfusión y el aparato.

Designios hay, mas no imposiciones y, quien te dice, Narciso Adolorido, que no sólo las fiestas se comparten. También hay sufrimientos y cruces compartidos.

Asómate si quieres a hospitales, consultorios y palpa enfermedades y miserias por cientos y millares y millones. Pero hay, como dicen pensadores, enfermas sociedades opulentas y enfermas sociedades por el hambre.

Se te dio la tarea, bien lo recuerdas, de crecer y crecer y dominar la  Tierra,  pero no destruirla, no es lo mismo. Y en tus afanes de saberlo todo, exploraste de más sin medir las consecuencias y sembraste el planeta de injusticias, escombros y desechos,  causas de enfermedades y miserias.

Arregla  pues tu casa, tu  planeta y luego que lo arregles te quejas de mi, y pongo lo que falte. Pero una cosa  sí que te adelanto, te auguro buen fin, te lo aseguro.

Usa tu fantasía pues más te vale que peques por exceso que por falta. Y si Benita de joven era cantadora y sólo enfermedades marchitaron su semblante, imagínala ahora rebosante de fulgor, juventud, sonrisa eterna.

Y si Chon días antes de su  postración definitiva te había dicho llorando en su patio: “ya no puedo trabajar”, imagínalo ahora trabajando, pero no para compartir entre sus críos los gajos de naranja, sino para compartir junto con otros de su cielo, gajos de estrellas y galaxias y anunciando en escalas del trombón que Dios es Grande.

Porque si en reunión pueblerina había acuñado el dicho de “yo también vine”, en forma de protesta por el involuntario olvido, imagínalo haberle dicho al Creador: “yo también vine” y el Creador presuroso contestarle: “por supuesto”.

Y luego la presentación protocolaria llamando a seres queridos antes, ahora ocupados en asuntos exteriores en universos infinitos que alegres y festivos dan la bienvenida a Chon y a Benita. Porque habría ocurrido presentación obligada de la Madre Santa, a quien aclamaba en su penar la madre dolorosa.

Y luego el saludo de Sofía, Josefa, Teófilo, Filoteo, Teodoro, Doroteo, Francisco, Onofre, Justino, Serafín, Altagracia, Agustín, Mónica, Damián, Concepción. Amparo, Roque, mártires, confesores, vírgenes, clérigos o laicos.

Y entonces sí la sorpresa de encontrarse con ángeles humanos festivos, relucientes, que en cada mirada prodigan una alabanza, su sonrisa improvisa sinfonías, su saludo contagia contraseña perfumada, para seguir buscando niveles y niveles, pero no aislados, donde cantan coros, ejecutan orquestas y proyectan constructores de universos con creatividad donada.

Ellos mismos, Benita y Chon, asumiendo la sorpresa de sentirse ángeles, mensajeros de infinito cuando fueron a su manera en su vida pasajera.

Pero si crees, mi Narciso vanidoso, que el cielo es asunto personal y familiar, estás equivocado. Individualismos destructores y clanes voraces son privativos de tu Tierra, asolada por el desamor y la locura de la acumulación y el lucro.

En el cielo caen diariamente como rosas fragantes, perfumadas, millares de rosas, de almas, como la  Teresita   imaginaba hacerlas llover sobre la  Tierra.  Y si tu, tan afecto a las seguridades de tu posesión y tu saber quieres fórmulas te doy la de aquel pensamiento que capturaste al vuelo: “a la casa del Padre volvemos todos o ninguno”.

A ti, homo sapiens  tecnologizado, la misma palabra “cielo” te parece una patraña y o bien has manejado en la propaganda su concepción como opio o ilusión de poetas, te hablo el lenguaje de las dimensiones que han descubierto tus físicos, los más allegados a los límites del mundo.

Imagina pues a la larva convertida en mariposa que luego después remonta muy altos vuelos a su escala, porque la comparación del grano de trigo que muere para dar nueva vida, de plano, no la entiendes ni la captas.

Así comprenderás que el mundo es sorpresivo y sobrepasa los esquemas de tus fórmulas vejestorios a las cuales te acoges por miedo a tu futuro de ángel.

Ángel de carne y hueso con misión de peregrino en tu Tierra, tu planeta, de hacerlo habitable,  pródigo en  piedad y misericordia. Porque aquello de “busquen primero el reino (soberanía) de Dios y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura”, sigue actual por siglos y siglos. Así te lo aseguro, Narciso vanidoso, adolorido,  pues crees que sólo tú sufres o tú gozas, así te lo aseguro yo, tu Musa.

Musa de los Vientos que os ama y soy principio y fin de todo lo que empieza, principio y fin de todo lo que “acaba”, testigo fiel de todo lo posible y hago realidad de de todo lo que sueñas, cuando tus sueños son tejidos con amor, piedad, misericordia, con hilos finitos de belleza, mezclados de bondad y de ternura.

Sueños de corazones destrozados por la incomprensión o la penuria; sueño enlazados en el amor de la plegaria; sueños regados con lágrimas del alma o sueños cultivados con lágrimas del cuerpo; sueños tejidos en la soledad del aislamiento creativo, voluntario, o sueños tejidos por el latir de corazones mil que tantean en la mínima comunidad o en la comunidad planetaria, en busca del sentido quizás perdido.

Pero nunca perdido, porque un afecto que nace nunca muere, una utopía que nace nunca muere, sino es abono para otra más grandiosa. La utopía de llegar a ser realmente hombre, desde aquí por supuesto pero “allá” por supuesto, porque a ello invita quien para el que lo acepte, Hombre Perfecto, Hombre-Dios, sufrió y murió y es El Viviente a fin de que ninguno de sus hermanos hombres desespere y espere actuando y conformando desde ahora el cielo que le tiene diseñado.

(Publicado en GUIA, Semanario Regional Independiente, Zamora, Mich., México, Las Ventana, Pág. 5-B, 21/IV/1996. Y en  ETCETERA, semanario, La Piedad, 15/IV/1996)

Reproducido en Mi Ziquítaro, Silviano’s Web 2

GNU Copyright (c) 2007 Silviano Martínez Campos. Se autoriza la copia, la distribución y la modificación de este documento bajo los términos de la licencia de documentación libre GNU, versión 1.2 o cualquier otra que posteriormente publique la Fundación del Software Libre (Free Software Fundation); sin secciones invariables (Unvariant Sections), textos de portada (Front-Cover Texts), ni textos de contraportada (Back-Cover Texts).Se incluye una copia en inglés de esta licencia en el artículo Text of the GNU Free Documentation License.

MOSAICO, 13-III-014

silviano (1)

(Desde el Café, donde se arregla el mundo. Foto de Eduardo Méndez Gallardo)

Martínez Campos, 13/III/014

GUIA

 

                                                          MOSAICO

                                              Silviano Martínez Campos

         LA PIEDAD, 13 de Marzo.-  LA PRESIDENCIA MUNICIPAL          acaba de revelar datos estadísticos sobre La Piedad, mediante los cuales nuestra ciudad (y municipio) no quedan tan mal parados en relación con otros municipios de Michoacán y acaso del país. Cifras y estadísticas por sí solos exponen comparativamente cómo es ahora esta población por lo cual, según se ve, hemos avanzados conforme a los criterios aceptados para hacer estas comparaciones. El único desequilibrio que capto a vuela pájaro, es el de la población concentrada en gran parte aquí, en la cabecera municipal, en relación con el resto de las comunidades; pero ¡Oh consuelo!, eso se da en todas partes. Me parece adecuado y revelador el enfoque, pero sólo les faltó decir que este año cumplo 25 (veinticinco años) de residir en esta querida ciudad de mi región, ambas el ombligo del mundo, por si faltara poco, je, je. ME PERMITO HACER una referencia pues, a mi propia persona,  porque la mera verdad, aparte de las estadísticas, el mundo se ve además a través de la propia perspectiva, por algo somos cada uno también, el ombligo del mundo Así es que recuerdo, aun cuando un poco desteñidos en la memoria, aquellos viajes desde Ziquítaro, mi ombligo del mundo primero, allá por principios de los cuarenta, primero en La Joven Bella, luego en El Ciclón y en El Amor Chiquito, transportes de aquellos de canastilla donde “ambos tres” corrían en la brecha, a velocidades “supersónicas”, por el ruido,  pero era normal en tiempos en que aún no se aceleraba el mundo. PARA MÍ ERA un misterio al percibir desde poca distancia, aquella gran cantidad de agua que decían era del río. Llegué luego a saber que tal era la abundancia de peces, bagre y carpa que se pescaba en sus riberas y luego los pescadores, con enormes pescados al hombro, recorrían los barrios al grito  mañanero cotidiano, de ¡Ay carpas!. Pero ahora el Río Lerma está muerto, y no es consuelo decir que en toda su cuenca y no es consuelo decir que hay otros ríos, aquí, y en todas partes, si no muertos, agonizantes. DE TODAS MANERAS, La Piedad creció y creció, en mi experiencia. La actividad comercial organizada, era de pocos: ahora están establecidas tiendas de autoservicio de categoría, funcionan sus dos mercados. La ciudad era pequeña, un pueblito según apreciaban algunos habitantes, con pocos barrios centrales: el centro propiamente dicho, La Purísima, Perros Bravos, El Santuario, Las Colonias (El Mercadito); ahora se extiende por los cuatro puntos cardinales. Los templos del Señor de la Piedad, de Guadalupe y luego el de El Carmen y ahora capillas en diversos lugares y, desde luego, más parroquias. La famosa escuela secundaria Rafael Reyes, en su tiempo considerada lo mejor en estructura educativa. Continúa valiosa, pero ahora abundan preparatorias, sucursales de universidades foráneas y sus dos instituciones de nivel superior, El Instituto Tecnológico de La Piedad y la UNIVA, La Universidad del Valle de Atemajac. Una inmensa y bien entrelazada red de carreteras que comunican hacia cualquier horizonte del  país. El tren (ferrocarril) de mi infancia, a través del cual viajaba de vez en cuando, en mis años escolares hacia la ciudad de México, a las once de la noche o volvía, a las siete de la mañana, quedó en el recuerdo. Carreteras ahora que enlazan con modernas autopistas. La Piedad, pues, ha cambiado y ojalá sea para bien, en estos tiempos tan acelerados. LOS “NUMERALIA” DE los censos, dicen que 99,576 piedadenses habitan en el municipio (o sea 2.3 de cada 100 michoacanos, son piedadenses.  De ellos 83,323 viven en la cabecera municipal y el resto en las comunidades rurales. De todos sus habitantes, 52.3 por ciento de los piedadenses son mujeres, el resto son hombres. Esto equivale a un total de 52 mil 84 mujeres y 47 mil 492 varones. En 2010, el municipio de La Piedad contaba con 194 planteles educativos. De los cuales 71 son escuelas preescolares, 89 primarias y 22 secundarias. Además, tenía 11 bachilleratos, una escuela de profesional técnico y cinco escuelas de formación para el trabajo. Las unidades médicas en el municipio eran 16 en el año 2010. Estos centros de atención hospitalaria contaban con 226 personas como personal médico, un promedio de 14.1 doctores por unidad, el promedio estatal es de 5.6. HASTA AQUÍ, ALGUNOS de los datos oficiales, conforme a los censos. Naturalmente, ni aquí, ni en ninguna parte, todo es miel sobre hojuelas. Habría de verse qué nos dirían datos relativos a población flotante, emigración hacia los USA, desocupación laboral, cómo andan las cifras de la violencia, problemas sociales como delincuencia, divorcios, hogares disfuncionales por aquello de ausencia (por razones laborales en todo caso), de los jefes de familia que trabajan en el extranjero. La Piedad es conurbada con amplia zona del municipio de  Pénjamo, Guanajuato. Se visualiza ya la región como Zona Metropolitana, lo que augura otra índole de cambios, además. (www.miregionmichoacana.wordpress.com )

 

 

La filosofía china del cuidado: el Feng Shui. Leonardo Boff

La filosofía china del cuidado: el Feng Shui

02/03/2014

Una de las ventajas de la globalización, que es no solo económico-financiera sino también cultural, está en permitirnos recoger valores poco desarrollados en nuestra cultura occidental. En esta ocasión, vamos a hablar del Feng-Shui chino. Literalmente significa viento (feng) y agua (shui). El viento lleva el Qi [se lee chi], la energía universal, y el agua la retiene. Personalizado significa “el maestro de las recetas”: el sabio que, a partir de su observación de la naturaleza y de una fina sintonía con el Qi, indicaba el rumbo de los vientos y los flujos de agua y, así, cómo montar bien la vivienda.

Beatriz Bartoly, en su brillante tesis de filosofía en la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ), de la cual fui orientador, escribe: «el Feng Shui nos remite a una forma de celo cariñoso» –nosotros diríamos cuidadoso y tierno– «con respecto a lo banal de nuestra existencia, que en Occidente ha sido desprestigiado y menospreciado durante mucho tiempo: cuidar las plantas, los animales, arreglar la casa, cuidar de la limpieza, del mantenimiento de los aposentos, preparar los alimentos, adornar lo cotidiano con la prosaica, y al mismo tiempo, majestuosa belleza de la naturaleza. Sin embargo, más que las construcciones y las obras humanas, es su conducta y su acción el objetivo principal de esta filosofía de vida, pues más que los resultados al Feng-Shui le interesa el proceso. Lo valioso está en la acción y no en su efecto, en la conducta y no en la obra».

Como se deduce, la filosofía Feng-Shui se centra más en el sujeto que en el objeto, más en la persona que en el ambiente y la casa en sí. La persona tiene que involucrarse en el proceso, desarrollar la percepción del ambiente, captar los flujos energéticos y los ritmos de la naturaleza. Debe asumir una conducta en armonía con los otros, con el cosmos y con los procesos rítmicos de la naturaleza. Cuando haya creado esa ecología interior, estará capacitada para organizar, con éxito, su ecología exterior.

Más que una ciencia y un arte, el Feng Shui es fundamentalmente una sabiduría, una ética ecológico-cósmica de cómo cuidar de la correcta distribución del Qi en todo nuestro ambiente.

En sus múltiples facetas el Feng Shui representa una síntesis acabada del cuidado en la forma como se organiza el jardín, la casa o el apartamento, con una integración armoniosa de los elementos presentes. Podemos incluso decir que los chinos, como los griegos clásicos, son los incansables buscadores del equilibrio dinámico en todas las cosas.

El supremo ideal de la tradición china que encontró en el budismo y en el taoísmo su mejor expresión, representada por Laozi (siglo VI-V a.C.) y por Zhuangzi (siglo V-IV a.C.), consiste en procurar la unidad mediante un proceso de integración de las diferencias, especialmente de las conocidas polaridades yin/yang, masculino/femenino, espacio/tiempo, celestial/terrenal entre otras. El Tao representa esa integración, la realidad inefable con la cual busca unirse la persona.

Tao significa camino y método, pero también la Energía misteriosa y secreta que produce todos los caminos y proyecta todos los métodos. Es inexpresable en palabras, ante ella solo cabe el respetuoso silencio. Subyace en la polaridad del yin y del yang y se manifiesta a través de ellos. El ideal humano es llegar a una unión tan profunda con el Tao que se produzca el satori, la iluminación. Para los taoístas el bien supremo no se da más allá de la muerte como para los cristianos, sino ya en el tiempo y en la historia, mediante una experiencia de no-dualidad y de integración en el Tao. Al morir la persona se sumerge en el Tao y se unifica con él.

Para alcanzar esta unión, es imprescindible la sintonía con la energía vital que atraviesa el cielo y la tierra, llamada Qi. Qi es intraducible, pero equivale a la ruah de los judíos, al pneuma de los griegos, al spiritus de los latinos, al axé de los yoruba/nagô, al vacío cuántico de los cosmólogos: expresiones que designan la Energía suprema y cósmica que subyace y sustenta a todos los seres.

Por la fuerza del Qi todas las cosas se transforman (véase el I Ching, el Libro de los Cambios) y se mantienen permanentemente en proceso. Fluye en el ser humano a través de los meridianos de la acupuntura. Circula en la Tierra por las venas telúricas subterráneas, compuestas por campos electromagnéticos distribuidos a lo largo de los meridianos de ecopuntura que entrecruzan la superficie terrestre. Cuando el Qi se expande significa vida, cuando se retrae, muerte. Cuando adquiere peso, se presenta como materia, cuando se torna sutil, como espíritu. La naturaleza es la combinación sabia de los distintos estados del Qi, desde los más pesados hasta los más ligeros.

Cuando el Qi emerge en un determinado lugar, surge un paisaje armonioso con brisas suaves y aguas cristalinas, montañas sinuosas y valles verdeantes. Es una invitación al ser humano para instalar allí su morada o encontrar un apartamento en el cual se sienta “en casa”.

La visión china del mundo privilegia el espacio, a diferencia de Occidente que privilegia el tiempo. El espacio para el taoísmo es el lugar de encuentro, de convivencia, de las interacciones de todos con todos, pues todos somos portadores de la energía Qi que empapa el espacio. La suprema expresión del espacio se realiza en la casa, en el jardín, en el apartamento bien cuidado.

Si el ser humano quiere ser feliz debe desarrollar la topofilia, amor al lugar donde vive y donde construye su casa y su jardín o donde monta su apartamento. El Feng Shui es el arte y la técnica de construir bien la casa, el jardín, y decorar el apartamento con sentido de armonía y belleza.

Frente al desmantelamiento del cuidado y a la grave crisis ecológica actual, la milenaria sabiduría del Feng-Shui nos ayuda a rehacer la alianza de simpatía y de amor con la naturaleza. Esa conducta reconstruye la morada humana (que los griegos llamaban ethos), asentada sobre el cuidado y sus múltiples resonancias como la ternura, la caricia y la cordialidad.

Leonardo Boff escribió: Virtudes para otro mundo posible, 3 vol., Sal Terrae 2007.

Traducción de María José Gavito Milan