Valija Informativa, 23-IX-013

Valija Informativa, 23-IX-013.

Anuncios

Homenaje a los papás, en su día. PADRES DE MÁS DE CUATRO. Silviano Martínez Campos

En el convivio, 30

FANT.27.- PADRES DE MAS DE CUATRO

Saltar a: navegación, buscar

Martínez Campos, 10/III/96

GUIA

PADRES DE MAS DE CUATRO

Silviano Martínez Campos

“Soy padre de más de 4”, es una expresión popular, entre nosotros, para dar a entender un sentimiento de afirmación que muchas veces raya en la actitud dominadora que llamamos machismo.

“Soy tu padre”, se decía antes, por lo menos entre niños y adolescentes, para dar a entender un cierto ascendiente o una cierta dominación, por lo menos en las querellas un tanto en broma, un tanto en serio, que se dan entre gente menuda.

Y había una canción mas o menos insultante, aunque nadie se escandalizaba por ella puesto que hasta se tocaba en público, la cual giraba en torno al personaje central, el chivo padre, que como todo campesino sabe, es el que encabeza la chivada.

Pero a la protección del padre acudían y acuden los niños pequeños como recurso de defensa cuando no se puede más en sus pequeños pleitos callejeros y esgrimen la consiguiente amenaza: “Le voy a decir a mi papá”.

O cuando se trata de presumir, dicen: mi papá es esto (y sigue la letanía de títulos y cualidades) o mi papá tiene esto ( y sigue la lista de posesiones que desde luego el otro no tiene). Es una nececesidad de asegurarse, en el apoyo del padre propio y a costa del ajeno.

Cuántas consideraciones podrían hacerse con motivo del Día del Padre, festividad realmente nueva, aunque matizada de mercantilismo para balancear la más tradicional y mayormente arraigada del Día de la Madre.

“Pa” y “ma” parecen ser en muchas partes primeros balbuceos de los infantes cuando comienzan a hablar y, según los estudiosos, en por lo menos algunos de los idiomas de nuestra área cultural, es el origen de la palabra padre.

Plantean también los estudiosos como posibilidad el que en una época lejana de la historia hubiera dominado la madre, en lo que se llamó matriarcado, etapa posteriormente sustituida por la del patriarcado, que lleva milenios.

Pero si las mujeres se ponen listas y continúan minando las concepciones vigentes del patriarcado, puede que dicha era no dure mucho. Cuál pudiera ser la direccón que tomen las cosas, nadie sabe; pero tal vez una solución intermedia sea que lleguemos al dominio del hijo, que en muchos casos y familias ya está vigente.
COMIENZAN LAS DIFICULTADES

Pobrecitos padres, cuando no les llueve les llovizna. En una actitud conmiserativa hacia ellos, habría qué considerar el oficio de padre ahora como el más difícil.

Comenzando por los padres solteros muy jóvenes, que pican y corren y, aun cuando no son muchos, los hay. Porque es una verdadera lástima que dejen embarazada a la muchacha y luego no acepten su paternidad. Pero nadie les enseñó a ser padres a edad temprana.

O los padres que sin ser solteros, por azares del destino o a resultas de “una metida de pata”, llegan al matrimonio jóvenes y cuando menos lo espean ya son padres de, ahora sí, más de 4. Cuando al lado de ellos hay a su vez unos padres amorosos y solidarios, no hay problema. Pero cuando se les deja solos a los pobres, ¡Cuántas penalidades!.

A los padres a quienes sin ser muy “chavos” ni muy viejos, los tiempos les han movido el tapete. Nos enseñaron a ser padres de otra manera, con el ejemplo a veces autoritario, a veces complaciente, a veces débil, pero funcionaba.

Mas se vino el gran cambio en nuestro entorno, y ahora parece que las cosas no funcionan. Claro, cuando quiere uno que marchen bien, porque habrá alguien a quien le sea indiferente siquiera que funcionen.

Sin embargo, los padres más atribulados deben ser los de mayor edad, digamos los ancianos. Muchos creen que a ellos de plano se les pasó el tren. Que ya no sirven par nada y aun cuando no tengan ya hijos en edad de crianza, continúan como padres para sus nietos pero ya nadie los toma en cuenta.

Sí señor, se acabó el tiempo en que el anciano era considerado un guía para la familia y una especie de patriarca. Lo que decía era mandato para la familia, pero ahora hasta los nietos lo corrigen y le dicen: “No abuelito, ya no es así, eso era en sus tiempos”.

Una categoría de padres merece especial tolerancia: los padres autoritarios, dominadores y represivos que tenían (o tienen si aún los hay) al hijo como propiedad. Por ellos sí los tiempos pasaron de noche, ya que ignoraban o ignoran que el hijo también tiene derechos y, aun cuando esté obligado al respeto, al amor, no está obligado a la sumisión abyecta, autodestructiva. Y la falta de sumisión es lo que más lastima a los padres autoritarios y por ello sufren cuando el hijo se defiende. Algo incomprensible para dichos padres, por eso merecen tolerancia.
PERO HAY DE PADRES A PADRES

De todas maneras, es muy padre ser padre. Es toda una bendición el haber recibido el don de la paternidad, el ser instrumentos para que la fuerza creadora del Universo se manifestara en un nuevo ser. Pero también es un aprendizaje ser padre. El comenzar una vida de experiencia novedosa e ir creciendo como padre junto con el hijo y al mismo tiempo ir descubriendo que de alguna manera vas reproduciéndote en él, en lo más noble que hay en ti pero ¡Ay!, a veces también en tus defectitos o defectotes.

El don de la paternidad biológica tal vez no se dé a todos. Y el don de la paternidad espiritual en sus máximas expresiones, tampoco. Pero todos podemos ser padres de más de 4 en el don de humanidad, lo que también es una bendición. Es gratificante ser un padre así, en una paternidad que, ésta sí, puede comenzar desde joven y prolongarse durante toda la vida.

Padre de un pensamiento que sirva para que otro prójimo a su vez encuentre la mejor manera de vivir. Padre de una actitud que a su vez haga ver al otro que la vida vale la pena, aun cuando a veces se manifieste en forma trágica.

Padre de una iniciativa, grande o pequeña, que permita activar voluntades para que las cosas mejoren, en la familia, en la sociedad y en el mundo. Padre de un sueño, que facilite a quienes te rodean, captar la diferencia entre lo que realmente vale y lo que aun cuando útil, es transitorio. Padre de un ideal compartido, que te permita no perder los estribos en medio del vendaval de los tiempos postrimeros del siglo y del milenio.

Y por encima de todo, paternal (aunque no paternalista) porque trates de ver con tolerancia la miseria ajena y en lo que puedas remediarla, porque después de todo hay alguna coincidencia de la propia limitación.

Aun cuando haya padres irresponsables, dominantes, autoritarios, más que por maldad por inercia y atavismos sociales, nunca deja de estar vigente la sabiduría tradicional que invita a respetarlos y amarlos. Esa sabiduría que conservan muchos padres ancianos, aparentemente inútiles, pero que de alguna manera calladamente conservan la savia de la vida.

En medio de una humanidad en dificultades, donde está faltando la verdadera fraternidad (no sólo la escrita en los textos), la verdadera maternadad (no sólo la de las celebraciones), la verdadera paternidad bien podría contribuir a nulificar la mentalidad de que “cada quien se rasque con sus uñas”, porque de ser así algunos las tienen más grandes y hacen mayores alborotos, como en el caso de los violentos.

Un espíritu abierto no tiene por qué temer la vorágine de los cambios que nos envuelven, mismos que al parecer no significan otra cosa que una metamorfosis o transformación (su significado es el mismo), una recreación, un renacimiento de la especie y con ella tal vez de toda la vida, a pesar de las apariencias en contra.

En ese sentido, los fundamentalismos (querer conservar a toda costa todo como está o estaba), aunque socialmente inadecuados y hasta riesgosos, representan un refugio ante el cambio y tal vez (sin justificarlos) en el llamado período de transición sea una necesidad al servicio del equilibrio mientras se ve más clara la dirección que llevamos.

Para el creyente, la dirección es hacia una Potencia superior, un Misterio de paternidad (o maternidad) que a nuestro modo de ver científico de hombres contemporáneos, causó la gran explosión del Universo y entretegió galaxias, constelaciones, estrellas, planetas y posiblemente vida esparcida por todo el Universo.

A esa Potencia creadora que sobrepasa al Cosmos, a ese “Pantocrator” (Todopoderoso, por Soberano), a esa Presencia Amorosa, los cristianos lo llamamos Padre. Pero como Jesucristo, también lo podemos invocar cariñosa y confiadamente como “Abba” (papá). O sea, dicho a la mexicana: “Papá Diosito”, el que cura (salva) de todas las heridas que podamos causar los padres de la Tierra.
(Publicado en GUIA, Semanario Regional Independiente, Zamora, Mih., México. VENTANAS, 5—B, 10 de Marzo de 1997)
Reproducido en Mi Ziquítaro, Silviano’s Web

GNU Copyright (c) 2007 Silviano Martínez Campos. Se autoriza la copia, la distribución y la modificación de este documento bajo los términos de la licencia de documentación libre GNU, versión 1.2 o cualquier otra que posteriormente publique la Fundación del Software Libre (Free Software Fundation); sin secciones invariables (Unvariant Sections), textos de portada (Front-Cover Texts), ni textos de contraportada (Back-Cover Texts).Se incluye una copia en inglés de esta licencia en el artículo Text of the GNU Free Documentation License.

Puro Ziquítaro Mich.

Entrada a Ziquítaro. En primer plano, El LlanoMaría Cerda Carranza (Mariquita) en los setentaLa escuelita de Silviano, 1955-1956Rincón tradicionalTrino Roa y Jesús Campos AguiñigaZiquítaro, paisaje con Cerro del Metate al fondoZiquítaro. burritosPorfirio Aguiñiga Silva

https://www.facebook.com/puroziquitaro.mich

Roberto Martínez CamposJavier, Noelva, Rubén Aguiñiga RodríguezLos hermanos Refugio y Francisco Campos BáezUn día de carencia de agua, se volvió al manantialZiquítaro. El bello jardín se fue haciendo entre todos a través de los añoszenaido-bolac3b1os-aguic3b1iga-y-virgilio-arroyo-camposValeriano Aguiñiga Sánchez, Clotilde Sánchez Pérez, Matilde Aguiñiga SánchezLeovigildo y Marina Campos y Agapito Arroyo (De J. Manuel Cabrera Campos)Matilde Aguiñiga Sánchez y Florentino Martínez CamposDoña Benita Campos Cerda y don J.Encarnación Martínez MejíaReinaldo Campos, Benito Vargas, Ruperto Campos, José Roa y Salvador Aguiñiga (De Jesús Manuel Cabrera C.)Javier A. Rodríguez, pequeñoGuadalupe Campos Gómez,Juana Gómez y Miguel Campos MartínezPaisaje, hacia La Manga

Malentendidos, importamadrismos y otras cosas igualmente importantes; Padres de más de cuatro. Silviano Martínez Campos

(Dado que el Día de la Madre acaba de pasar, el 10 de mayo y el Día del Padre  se avecina, a mediados de junio, se me ocurre presentar a mis eventuales visitantes, dos pequeños trabajos en torno al tema. Los dedico a todas las madres y padres, particularmente a mis papás Benita y Encarnación, en torno a quienes mandé una Carta Abierta, a quien corresponda, con motivo de su gran paso, hará cosa de 17 años: http://eltaller.us.es/index.php/FANT.9-_CARTA_ABIERTA )

 

FANT.26.- MALENTENDIDOS, IMPORTAMADRISMOS Y OTRAS COSAS IGUALMENTE IMPORTANTES

Saltar a: navegación, buscar

Martínez Campos, 27/I/07

GUIA


MALENTENDIDOS, IMPORTAMADRISMOS Y OTRAS COSAS IGUALMENTE IMPORTANTES

 

Silviano Martínez Campos


Cuentan quienes han recibido el don del humor, que un niño y sus papás pasaban frente a los aparadores de una juguetería y, ante tanto qué ver y comprar, el pequeño insistía ante sus progenitores: “molino”, “molino”; pero ellos naturalmente no tenían entre sus planes comprarle un molino y pensaban, más bien, en algún osito, camioncito o algún otro juguete artesanal dado que, se supone, en el tiempo del chiste no había entretenimientos infantiles tan sofisticados que embotaran la mente.

Y se trenzó un forcejeado diálogo entre niño y papás. El insistía en el “molino”, ellos en cualquier otro juguete, menos el molino, hasta que finalmente el pequeño se dio por vencido y les dijo: “ya moliné”, o sea como si dijera: “ya me oliné” y allí se borró el malentendido.

O aquel otro caso en que el pequeño, también ante sus atribulados padres, lloraba y lloraba y les decía: “teno tometón”, “teno tometón”. El caso era serio, como lo es todo caso en el cual los papás ven sufrir a sus hijos. Intervinieron como intérpretes otros miembros de la familia y nada, el niño insistía en lo de “teno tometón”. Por fin a alguien se le ocurrió la mediación de un intérprete de la misma edad y, efectivamente, ante el “teno tometón” del uno, el otro pequeñito le repuso de inmediato: “po lacate peneco”, y allí se borró el malentendido.

La vida está llena de malentendidos o, propiamente hablando, de equívocos, malas interpretaciones, malos entendimientos o incomprensiones, según reza el diccionario, desde los que pueden cambiar el curso de una vida, hasta los que pueden cambiar el curso de la historia.

Y en una relación personal, afectiva, no necesariamente tempestuosa, aquellos malentendidos que se expresan en canciones de despecho como la pintoresca de “me importa madre”, de la tradición popular, que no es otra cosa sino la expresión de un festivo desengaño de una relación amorosa.

Tal vez quien expresa dicha idea, en una canción con letra y música, cargadas de afecto, lo que está tratando de decir sea exactamente lo contrario, por rebote, por contraste, como si dijera: no te creas, es una forma de decirlo, ni siquiera es despecho, sino un grito de ayuda.

Lo que realmente necesito es, expresando completo el pensamiento de la canción, que me siento dolorido porque percibo que tu ya no me quieres y por el contrario, sí me importa me quieras y me hubiera gustado que esa supuesta reacción de rechazo no ocurriera.

Por eso te digo: “Me importa, madre, que tu ya no me quieras”. Y así entiendas al revés: me importa mucho que tú me sigas queriendo ya que necesito tu amor y tu afecto porque soy un hombre (o mujer en su caso, según quien la cante) y necesito tu cariño.

Como aquella canción picosa de antes, del chivo padre que decía en sus inicios más o menos: “por esta calle derecha, tengo chiles en vinagre y el que no me pueda ver, que vaya a…Chihuahua al baile”, a lo mejor denota que entre más fuertes y a los cuatro vientos sean los gritos de despecho, mayor es la necesidad de amor y afecto que se está expresando, sólo que al revés. Como para lanzarle un buscapiés al otro, o a la otra, a ver si reacciona y dice mira, pobrecito, cómo lo dejé, me necesita, y recapacite y vuelva a quererlo y si ni siquiera le echaba un lazo, por lo menos le regale una miradita.


DESPECHOS

Los verdaderos despechos, las verdaderas pasiones humanas de odio y desamor, no se expresan en canciones, aun de apariencia agresiva. Las verdaderas pasiones de desamor se expresan en agresiones mortales que en las relaciones personales llevan a crímenes y asesinatos, despojos e injusticias y en las relaciones sociales a luchas encarnizadas y guerras terribles.

Pero una canción, aun aquella de me importa madre que tu ya no me quieras, es una súplica, una oración, un sentimiento de humildad al reconocer que necesitamos al otro, a la otra y por eso le reprochamos ya no nos quiera. Como si dijéramos: ven, anda, te necesito, quiéreme.

Aunque como la zorra de la fábula digamos que las uvas están verdes y no las queremos, porque no las pudimos cortar, esto expresado con la letra de la canción que mas o menos dice: “ya estará jabón de olor, ni que perfumaras tanto”.

Y hay testimonios de una parejita humilde, muy humilde pero muy de buen humor –y parece que era cosa de familia—que cuando tenía una pequeña diferencia, un pequeño sentimiento de mutuo desencanto, algo qué sentir uno del otro, se lo reprochaba mutuamente con cancioncitas. Buena salida, en lugar de guardar escondidos resentimientos dañinos de reproches reprimidos que luego pueden aflorar en desamores.

Tal vez no habrá que tomar tan en serio a quien entone canciones como la de me importa madre. O más bien sí hay qué tomarlo en serio. Lo que está pidiendo, implorando, suplicando, es un poco de amor, de ése que a veces no sabemos dar, casi sin excepción, porque estamos esperando siempre que el otro comience.

Mas como en esto de los amores las cosas tienen su profundidad, parafraseando la canción, colocando tan solo una comita, a lo mejor hay reminiscencias infantiles, sentimientos que se quedan grabados, cuando uno tal vez no se siente lo suficientemente amado de la madre (lo cual no quiere decir tenga razón) y entonces le podría decir a ella:

“Me importa madre que tú ya no me quieras. Madre, me importa que me quieras o no”. O sea, madre, tu amor para mí es tan imprescindible, tan necesario para vivir, que no me es indiferente el que me quieras o no. Apuesto a que me quieras, te necesito y por eso, en mi infantilismo, te digo que me es indiferente tu amor, pero en realidad es lo contrario, sin él no puedo vivir.

La vida está llena de berrinches y muchas veces detrás de un berrinche, de niños o de adultos, hay una llamada de atención al otro, a veces desenfocada, para que se fije en nosotros. A veces en el amor humano nuestros berrinches no son más que una expresión, no tanto una carencia de afecto expresado por el otro, sino de una cierta incapacidad nuestra para percibir que realmente somos amados. Y lo que nos falta es precisamente ensayar nosotros mimos ese afecto que angustiadamente estamos solicitando mediante el reproche, la queja o la fase altisonante que endilgamos al otro para llamar la atención.


REPROCHES

Nuestras historias están llenas de malentendidos, desde aquel inicial de quienes creyeron que comiendo una fruta serían como dioses y terminaron reconociéndose desnudos, hasta quienes en los últimos tiempos creyeron que multiplicando hasta el delirio los arsenales nucleares iban a ganar la guerra y se encontraron desnudos de un poder que no podían usar sin autodestruirse.

O los malentendidos de quienes hurgaron dentro de las entrañas de la materia y siguen hurgando, descubrieron los secretos de las combinaciones químicas y están por desentrañar, si no es que ya lo hicieron, las combinaciones de los genes humanos. Y terminaron en el dilema de construir un hombre robot llevado a la muerte o desacelerar el paso e imbuir de respeto su indagación y reconocer que hay límites porque el árbol de la ciencia del bien y del mal aún sigue plantado en medio del paraíso.

Mas como todos somos Adán y todos somos Eva, nuestra debilidad es congénita y las serpientes tentadoras rondan por todas partes poniéndonos enfrente malentendidos que a veces son risibles pero, a veces, trágicos.

No deja de ser aleccionador que se haya creído que la Tierra y todo el firmamento giraba en su torno, lo cual generó malentendidos trágicos que hicieron historia; pero eso culminó en el descubrimiento de una creación insondable y maravillosa, con soles innúmeros, galaxias incontables y un Universo inmenso sin el Sol en su centro pero con el hombre como centro de perspectiva.

Que se hubiera creído que los hombres somos la medida de todas las cosas y encontrarnos con que puede haber innúmeros astros habitados por innúmeros seres inteligente. Pero aquí, entre nos, seguimos siendo la medida de todas las cosas.

Nuestra limitación nos llevó a malentendidos y por eso llegamos a nuestro actual dilema. Quisimos conocer y conocimos, pero nos podemos destruir y estamos agitados en una agitación que no conocieron anteriormente los siglos, la explosión de los elementos naturales, las sociedades y los sistemas en algo que parece una explosión de cólera de fuerzas desafiadas.

Pero “mientras más grande es la cólera, mayor es la explosión de amor” (pensamiento extraído de un poema de Karol Wojtyla, poeta). Pero hay muchos logros en el hombre, los cuales “…sin embargo no han de servir de pretexto para soslayar los defectos de un sistema económico cuyo motor principal es el lucro, donde el hombre se ve subordinado al capital, convirtiéndose en una pieza de la inmensa maquinaria productiva, quedando su trabajo reducido a simple mercancía a merced de los vaivenes de la ley de la oferta y la demanda” (pensamiento extraído de un discurso de Juan Pablo II, Papa).

Y VOLVER, VOLVER, VOLVER

Parece que en el fondo lo que sucedió fue que quisimos tomar, pueblos, sociedades y personas, nuestro propio camino, autónomo y le lanzamos a Dios el retador grito de rebeldía, admirados de nuestros propios poderes. Pero ahora por fortuna estamos recapacitando y le estamos diciendo: “Viva la Vida”. Habíamos hecho un gran berrinche a Dios para que nos quisiera, no dándonos cuenta que de todos modos nos ama.

Y en medio de la tempestad, cuando le estábamos pidiendo cuentas, nos gritó como a Job: dónde estabas Adán cuando generé la gran explosión del Universo que tejió galaxias, soles y planetas.

Dónde estabas cuando los rayos de mi potencia estimularon a tu Tierra para que generara en el seno de sus aguas vida innúmera y variada y se extendiera por la superficie inhabitada entonces de tus islas y continentes.

Dónde estabas cuando insuflé, en ti, limo de la tierra, mi Espíritu perenne para que tuvieras vida permanente. Dónde estabas cuando te dejaste engañar por la serpiente y creíste poder ser dios.

Pero para que se te quite lo berrinchudo y vuelvas a hacerme caso, borraré ese malentendido y te me daré a mí mismo, te haré un dios por participación, a ti criaturita, para que no vuelvas a creerte soberano dominador y explotador de todo, aun de los seres minúsculos de mi creación, que destruyes.

Por eso nos dio a Jesucristo, su Hijo, para que, a través de El, tengamos vida definitiva, plena, satisfactoria, una vez abandonados los ídolos que nos tentaban de ser omniscientes y todopoderosos. Porque con El, reproches aparte, se acaban todos los malentendidos.


(Publicado en GUIA, Semanario Regional Independiente, Zamora, Mich., México, VENTANAS 4—B, 16 de Marzo de 1997)


Reproducido en Mi Ziquítaro, Silviano’s Web

 


GNU

Copyright (c) 2007 Silviano Martínez Campos. Se autoriza la copia, la distribución y la modificación de este documento bajo los términos de la licencia de documentación libre GNU, versión 1.2 o cualquier otra que posteriormente publique la Fundación del Software Libre (Free Software Fundation); sin secciones invariables (Unvariant Sections), textos de portada (Front-Cover Texts), ni textos de contraportada (Back-Cover Texts).

Se incluye una copia en inglés de esta licencia en el artículo Text of the GNU Free Documentation License.

Categorías:

  • Esta página fue modificada por última vez el 23 nov 2007, a las 09:14.
  • Esta página ha sido visitada 383 veces.

++++++++++++++

FANT.27.- PADRES DE MAS DE CUATRO

Saltar a: navegación, buscar

Martínez Campos, 10/III/96

GUIA

PADRES DE MAS DE CUATRO

Silviano Martínez Campos

“Soy padre de más de 4”, es una expresión popular, entre nosotros, para dar a entender un sentimiento de afirmación que muchas veces raya en la actitud dominadora que llamamos machismo.

“Soy tu padre”, se decía antes, por lo menos entre niños y adolescentes, para dar a entender un cierto ascendiente o una cierta dominación, por lo menos en las querellas un tanto en broma, un tanto en serio, que se dan entre gente menuda.

Y había una canción mas o menos insultante, aunque nadie se escandalizaba por ella puesto que hasta se tocaba en público, la cual giraba en torno al personaje central, el chivo padre, que como todo campesino sabe, es el que encabeza la chivada.

Pero a la protección del padre acudían y acuden los niños pequeños como recurso de defensa cuando no se puede más en sus pequeños pleitos callejeros y esgrimen la consiguiente amenaza: “Le voy a decir a mi papá”.

O cuando se trata de presumir, dicen: mi papá es esto (y sigue la letanía de títulos y cualidades) o mi papá tiene esto ( y sigue la lista de posesiones que desde luego el otro no tiene). Es una nececesidad de asegurarse, en el apoyo del padre propio y a costa del ajeno.

Cuántas consideraciones podrían hacerse con motivo del Día del Padre, festividad realmente nueva, aunque matizada de mercantilismo para balancear la más tradicional y mayormente arraigada del Día de la Madre.

“Pa” y “ma” parecen ser en muchas partes primeros balbuceos de los infantes cuando comienzan a hablar y, según los estudiosos, en por lo menos algunos de los idiomas de nuestra área cultural, es el origen de la palabra padre.

Plantean también los estudiosos como posibilidad el que en una época lejana de la historia hubiera dominado la madre, en lo que se llamó matriarcado, etapa posteriormente sustituida por la del patriarcado, que lleva milenios.

Pero si las mujeres se ponen listas y continúan minando las concepciones vigentes del patriarcado, puede que dicha era no dure mucho. Cuál pudiera ser la direccón que tomen las cosas, nadie sabe; pero tal vez una solución intermedia sea que lleguemos al dominio del hijo, que en muchos casos y familias ya está vigente.
COMIENZAN LAS DIFICULTADES

Pobrecitos padres, cuando no les llueve les llovizna. En una actitud conmiserativa hacia ellos, habría qué considerar el oficio de padre ahora como el más difícil.

Comenzando por los padres solteros muy jóvenes, que pican y corren y, aun cuando no son muchos, los hay. Porque es una verdadera lástima que dejen embarazada a la muchacha y luego no acepten su paternidad. Pero nadie les enseñó a ser padres a edad temprana.

O los padres que sin ser solteros, por azares del destino o a resultas de “una metida de pata”, llegan al matrimonio jóvenes y cuando menos lo espean ya son padres de, ahora sí, más de 4. Cuando al lado de ellos hay a su vez unos padres amorosos y solidarios, no hay problema. Pero cuando se les deja solos a los pobres, ¡Cuántas penalidades!.

A los padres a quienes sin ser muy “chavos” ni muy viejos, los tiempos les han movido el tapete. Nos enseñaron a ser padres de otra manera, con el ejemplo a veces autoritario, a veces complaciente, a veces débil, pero funcionaba.

Mas se vino el gran cambio en nuestro entorno, y ahora parece que las cosas no funcionan. Claro, cuando quiere uno que marchen bien, porque habrá alguien a quien le sea indiferente siquiera que funcionen.

Sin embargo, los padres más atribulados deben ser los de mayor edad, digamos los ancianos. Muchos creen que a ellos de plano se les pasó el tren. Que ya no sirven par nada y aun cuando no tengan ya hijos en edad de crianza, continúan como padres para sus nietos pero ya nadie los toma en cuenta.

Sí señor, se acabó el tiempo en que el anciano era considerado un guía para la familia y una especie de patriarca. Lo que decía era mandato para la familia, pero ahora hasta los nietos lo corrigen y le dicen: “No abuelito, ya no es así, eso era en sus tiempos”.

Una categoría de padres merece especial tolerancia: los padres autoritarios, dominadores y represivos que tenían (o tienen si aún los hay) al hijo como propiedad. Por ellos sí los tiempos pasaron de noche, ya que ignoraban o ignoran que el hijo también tiene derechos y, aun cuando esté obligado al respeto, al amor, no está obligado a la sumisión abyecta, autodestructiva. Y la falta de sumisión es lo que más lastima a los padres autoritarios y por ello sufren cuando el hijo se defiende. Algo incomprensible para dichos padres, por eso merecen tolerancia.
PERO HAY DE PADRES A PADRES

De todas maneras, es muy padre ser padre. Es toda una bendición el haber recibido el don de la paternidad, el ser instrumentos para que la fuerza creadora del Universo se manifestara en un nuevo ser. Pero también es un aprendizaje ser padre. El comenzar una vida de experiencia novedosa e ir creciendo como padre junto con el hijo y al mismo tiempo ir descubriendo que de alguna manera vas reproduciéndote en él, en lo más noble que hay en ti pero ¡Ay!, a veces también en tus defectitos o defectotes.

El don de la paternidad biológica tal vez no se dé a todos. Y el don de la paternidad espiritual en sus máximas expresiones, tampoco. Pero todos podemos ser padres de más de 4 en el don de humanidad, lo que también es una bendición. Es gratificante ser un padre así, en una paternidad que, ésta sí, puede comenzar desde joven y prolongarse durante toda la vida.

Padre de un pensamiento que sirva para que otro prójimo a su vez encuentre la mejor manera de vivir. Padre de una actitud que a su vez haga ver al otro que la vida vale la pena, aun cuando a veces se manifieste en forma trágica.

Padre de una iniciativa, grande o pequeña, que permita activar voluntades para que las cosas mejoren, en la familia, en la sociedad y en el mundo. Padre de un sueño, que facilite a quienes te rodean, captar la diferencia entre lo que realmente vale y lo que aun cuando útil, es transitorio. Padre de un ideal compartido, que te permita no perder los estribos en medio del vendaval de los tiempos postrimeros del siglo y del milenio.

Y por encima de todo, paternal (aunque no paternalista) porque trates de ver con tolerancia la miseria ajena y en lo que puedas remediarla, porque después de todo hay alguna coincidencia de la propia limitación.

Aun cuando haya padres irresponsables, dominantes, autoritarios, más que por maldad por inercia y atavismos sociales, nunca deja de estar vigente la sabiduría tradicional que invita a respetarlos y amarlos. Esa sabiduría que conservan muchos padres ancianos, aparentemente inútiles, pero que de alguna manera calladamente conservan la savia de la vida.

En medio de una humanidad en dificultades, donde está faltando la verdadera fraternidad (no sólo la escrita en los textos), la verdadera maternadad (no sólo la de las celebraciones), la verdadera paternidad bien podría contribuir a nulificar la mentalidad de que “cada quien se rasque con sus uñas”, porque de ser así algunos las tienen más grandes y hacen mayores alborotos, como en el caso de los violentos.

Un espíritu abierto no tiene por qué temer la vorágine de los cambios que nos envuelven, mismos que al parecer no significan otra cosa que una metamorfosis o transformación (su significado es el mismo), una recreación, un renacimiento de la especie y con ella tal vez de toda la vida, a pesar de las apariencias en contra.

En ese sentido, los fundamentalismos (querer conservar a toda costa todo como está o estaba), aunque socialmente inadecuados y hasta riesgosos, representan un refugio ante el cambio y tal vez (sin justificarlos) en el llamado período de transición sea una necesidad al servicio del equilibrio mientras se ve más clara la dirección que llevamos.

Para el creyente, la dirección es hacia una Potencia superior, un Misterio de paternidad (o maternidad) que a nuestro modo de ver científico de hombres contemporáneos, causó la gran explosión del Universo y entretegió galaxias, constelaciones, estrellas, planetas y posiblemente vida esparcida por todo el Universo.

A esa Potencia creadora que sobrepasa al Cosmos, a ese “Pantocrator” (Todopoderoso, por Soberano), a esa Presencia Amorosa, los cristianos lo llamamos Padre. Pero como Jesucristo, también lo podemos invocar cariñosa y confiadamente como “Abba” (papá). O sea, dicho a la mexicana: “Papá Diosito”, el que cura (salva) de todas las heridas que podamos causar los padres de la Tierra.
(Publicado en GUIA, Semanario Regional Independiente, Zamora, Mih., México. VENTANAS, 5—B, 10 de Marzo de 1997)
Reproducido en Mi Ziquítaro, Silviano’s Web

GNU

Copyright (c) 2007 Silviano Martínez Campos. Se autoriza la copia, la distribución y la modificación de este documento bajo los términos de la licencia de documentación libre GNU, versión 1.2 o cualquier otra que posteriormente publique la Fundación del Software Libre (Free Software Fundation); sin secciones invariables (Unvariant Sections), textos de portada (Front-Cover Texts), ni textos de contraportada (Back-Cover Texts).

Se incluye una copia en inglés de esta licencia en el artículo Text of the GNU Free Documentation License.

Categorías:

  • Esta página fue modificada por última vez el 23 nov 2007, a las 09:14.
  • Esta página ha sido visitada 365 veces.

 

 

ZIQUÍTARO. LOS BARRIOS

Los artesanales, artísticos corrales

L O S   B A R R I O S

 

Ziquítaro. Texto de fiesta patronal 2012. Con fotos de 12 de Enero 2013. Texto y fotos de Silviano Martínez Campos

(Desde la calle)

 

 

EL MIRADOR

Y el joven párroco padre Manuel Vázquez Rubio daba la bienvenida la noche del día 11, al último de los barrios en peregrinación y regresaba la imagen de la Virgen de Guadalupe a su nicho del templo para prepararse a recibir también, al día siguiente, día de la fiesta, ofrendas en flores y oraciones que le ofrecerían los devotos de su pueblito, Ziquítaro porque al fin y al cabo ellos la habían nombrado como patrona.

Habrían de ser, en esta ocasión, los del barrio de El Mirador, comunidad donde la familia Moreno, donde don Lugardo Moreno, comunidad a medio camino del que conduce a San Antonio Carupo, éste último a 6 kilómetros de Ziquítaro.

Unos cuántos kilómetros a pie, o en vehículo transitando por el camino nuevo, recién estrenado el año pasado, y llegaron los peregrinos gritando su alegría y su devoción a la Virgen en vistosa cohetería, luego acompañados por la banda de música de Ichán y posteriormente, después de la misa, alegre paseo disfrutando de la festiva presencia de la gente, dándose el gusto de darse sus vueltas por el bello jardín de su Ziquítaro.

¡Cómo ha crecido Ziquítaro!. ¡Cuánta su gente ahora!. ¡Cómo también lo ha movido, hasta llegar aquí, el impulso de sus generaciones que siguen vivas en el recuerdo, la memoria de sus hijos!.

Y sus barrios, vivos en la memoria infantil y juvenil de quien escribe. Y acaso la nomenclatura religiosa para ellos, por razones prácticas de la devoción parroquial, no haya diluido la nomenclatura que le fueron dando las generaciones al ponerle a sus barrios nombres pintorescos que permanecen también, en la memoria de los viejos.

LA VISCOSA

La Viscosa, barrio nuevo, de pocas décadas que según dicen fue nombrado así por el jocoso humor de Abel Aguiñiga, cuando asentado en el que fuera Potrero de los Cerdas, el caserío era mínimo y luego la iniciativa y creatividad de las generaciones lo fue conformando en calles bien trazadas, casas de nueva fabricación y solares arbolados y jardinados al gusto campesino.

Habría de ser encomendado el barrio a la vigilancia de San Isidro a quien le dedicaron vistosa capillita por allí, al final de Los Nopales Altos, por donde don Refugio Garnica, por donde don Francisco Aguiñiga, por donde don Clemente Aguiñiga. Donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.????????????????????????

LOS NOPALES ALTOS

Los Nopales Altos, de empinada calzada, a prueba de ascensos cansados, de esos que pone la vida cuando quiere se consigan metas mejores. Los Nopales Altos, donde don Luis Bolaños, donde don Genaro Bolaños, doña Flora Gómez, donde don Trino Aguiñiga, donde doña Lucita Duarte, donde don Elías Rodríguez, donde don Carlos Rodríguez, donde Quico Aguiñiga, donde Quico Duarte, de donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

EL CHORRO

El Chorro, que hacía honor con su nombre al arroyo en otros tiempos impetuoso, cuando la lluvia en sus tormentas no regateaba el agua la Presa de la Luz, kilómetros abajo, o a la ciénega de fértiles tierras. El Chorro, otrora casco de hacienda según se decía, que hacía honor a su breve pero servicial manantial que regalaba su agua en cántaros de barro de Zináparo a las afanosas amas de casa de por allí, y de barrios vecinos arroyo arriba. De donde doña Rafaela Cerda, de donde doña Josefa Cerda, de donde don Doroteo Campos, de donde don Francisco Mora, de donde doña Antoñita Lara, de donde don Refugio Mejía, de donde doña Guadalupe Lara, de donde don Raymundo Mejía, de donde don José Mejía, de donde don José Roa. De donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

LA MANGA

La Manga, e inmediaciones, de curvilíneas callejuelas cercadas de piedras a la vieja usanza, recuerdos de cuando el trabajo artesanal del cercado no cedía el lugar a la motoconformadora o a la pala mecánica. Donde don Agustín Ventura, donde don Federico Molina, Federico, Quico. Miguel; donde don Miguel Ruiz, donde doña Merced Campos. donde Chuche, donde Lolita. Donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

LA BOLSA

La Bolsa, barrio desaparecido, callejón de cercas y piedra, de esas que nunca mueve el tiempo, porque están hechas para vencer a las generaciones. Será porque nacen donde nacen manantiales que han quitado la sed a barrios y poblados enteros. Donde don Mariano Ríos, donde doña Socorro Mora, donde Chole, Roberto, Enedina, Bertha. Donde don Rafael Montañez, Miguel, Santiago. Donde don Abel Ojeda, Silvino y donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

SANTA INÉS Y SUS INMEDIACIONES

Santa Inés y sus inmediaciones en su camino a El Guayabo. Recogiendo, juntando los pasos que se gastaron un poco en el trepar infantil y juvenil por la empinada ladera que premiaba, arriba, con la mazorca tierna en elote, luego de admirar lo bien hecho de jilotes, hongos de maíz en otras latitudes llamados huitlacoches. Empinada ladera que premiaba con la caña dulce llevada de la milpa, al camino hacia la parcelita del haba, la pedacera del Potrero Viejo, la milpa del Palo de la Llegada, de paso por la inverosímil pero así creíble Cueva del León.

Empinada ladera que ha guardado el lento y ruidoso pisotear de las reses rumbo a los mejores pastos tras dejar en el austero granero familiar las mazorcas que vieron desde la era el nacer de las estrellas. O el tazole de la modesta era donde se apaleó el frijol para que no faltara calientito en las noches lluviosas. Allí, en ese barrio donde don Aureliano Salgado, doña Rafaela Magaña , y Aureliano, Catalina, Lugardita, Chava, Benjmín, Lupita, Quinti, Manuel, el de la sonrisa bondadosa de niño grande. Donde don José López y Miguel, donde Donaciano Cano, donde don Lupe Mora y Arcadio y Angel y Chapanita y Bonifacio. Donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

LOS GUANUMOS

Los Guanumos, donde según decires maternos dejé mi ombligo aquellos días primeros del 35, y será que sigo buscándolo ahora por todos los barrios y por eso he llamado a Mi Ziquítaro el ombligo del mundo. Donde doña Cleofitas, de bondadosa sonrisa y Gilo y Ruperto y Reyna y José. Donde don Samuel Ventura y doña Benita Ruiz. Donde don Luis Campos, donde don Ramiro Báez y doña Socorro y Rubén y Ramiro y don José Campos de suave trato y doña Rita, e Isidro. Donde, en aquella casa, don Refugio, doña Josefa, don Roberto, doña Lucrecia, Y luego don Melesio y Gracia. Y luego José Luis y tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.????????????????????????

Y luego, arribita, abajo del peñascal donde crece el Chilillo, el zapote y el añoso mezquite, desde donde se ve el Gigante vecino, donde hubo por allí duraznos en flor y matas de cabuchile y hornos para hacer las gorditas de maiz o de trigo. Allí donde dejé el corazón y cada vez que voy lo recojo para pasearlo por el mundo. Allí donde Chepa, la tía Chepa, ahora anciana, ejerció su ministerio de ángel de la guarda para sus padres ancianos. Allí donde Pachito y Mariquita. Donde mamá Benita, Eva, Carmelita, Chuche. Allí junto donde don Pachito, doña Conchita y Delfina, Indalecio, José, Abigail. Donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

Los Guanumos, dije, el barrio de la bella calzada y ojalá su empedrado artesanal no sea empapado por el sello encementado que corte el húmedo rumor de las aguas que cáen con las aguas que corren escondidas en sus entrañas. La bella calzada, de pedregal impenetrable en mis correrias de infancia, cuando entre cohetes y truenos provocados por el azufre y el hacha, en día de fiesta, una banda de música venida desde la artística Sierra me inició en los gozos campiranos de percibir sintonizados el pisar fuerte de los guaraches campesinos, con el barullo de los muchachos, el festivo griterío y tal vez el tañer de las entonces gemelas campanas llamando a comenzar la fiesta.

Allí, donde doña María y Carmen mi catequista, Justa, Pedro, Alfonso y los recuerdos que estrujan la memoria cuando los sitios se vuelven casas del sufrimiento. Donde don Luis y luego Froyla y doña Delfina. Calle, callejón antes, donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

Donde don Juan, doña María, doña Amelia. Doña María, don Joaquín, y Salvador, Javier, Joaquín, Catalina, Carmela, Expedito. Y en el recuerdo juntando los pasos de niño campesino tanto como los del burro, o del caballo, en el callejón que de seguro llevaba, sin errarle, hacia La Uña de Gato, El Rodeo, El Palo de la Llegada, Potrero de Juan Campos, Potrero de Trino Aguiñiga, EL Cabulote; y si era el caso, La Leona, La Escondida o San Antonio, hacia el Poniente; o El Cerro del Metate, La Loma Amarilla o de ser el caso, hacia los callejones rumbo a Caurio. Y ahora, hacia el anchuroso mundo luego que la cinta asfáltica midió y dividió un mundo rural, campirano, con uno tecnológico, abierto, impredecible.

EL ARROYO DEL CHORRO

El arroyo de El Chorro, otrora generoso en bañar sus piedras, ahora seco y austero, pero además contenidos sus ímpetus, por si las dudas, para que no derrame sus aguas cuando le sean generosas y mejor las lleve, abajo, hacia La Luz, el plan, el Lerma y lejos, lejos, hacia el ancho mar, al que llevaba, antes, el sonoro saludo de todos los de Ziquítaro. Donde la tía Rafaila, don Pancho, Lico, Rodo, Glafira, Socorrito el ángel de la guarda que mitigaba los dolores de su tía Benita, en la casa del sufrimiento.

Donde don Onofre y doña Trina, Rafael, Lupita, Esperanza mi catequista, Bettha, Lucita, al igual que jovial, devota. Donde Pascualillo y Agustina pero antes, don Alfonso y doña Celia, y Layo, Marce, Luis. Donde don Ambrosio y doña Lupe. Y por allí cerquita don Amado y doña Benita que oraba, como supe, por el joven escandaloso y resentido, sin que desde luego le pusiera ella los referidos calificativos. Y por  eso mi visita, agradecida, a la anciana pronto a cumplir sus cien años, siempre de abundante verbo y  lucides mravillosa.Don Miguelito, don Salvador, Benjamín, doña Eulalia, de generosa sonrisa, en honor a su nombre y de afectos compartidos. Y por allí abajo, donde don Nacho y doña Josefa, y Pedro y Bertha, y don Eliezer y doña Margarita, y Jovita, Vigis, Elisa. Y tantas familias como antes, como ahora, que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

LA PENCA

La Penca, espacio de pasos vividos y ahora recogidos, aún antes de que El Consejo, potrero, y el Cerrito de la Santa Cruz con su viejo chirimoyo se convirtieran en su barrio agregado; y mucho antes de que se estableciera allí, en sus espacios, la casa del sufrimiento.

Barrio, La Penca, donde siempre brotó la vida hecha líquido bienhechor, con su manntial El Ojito de gua, El Ojito, o para acabar pronto, L’ojitodiagua. O el gran zapote de por allí, de donde doña Cliofas; los corrales donde don Nacho Campos siempre se comunicaba con la tierra en el amado ecuaro; donde don Victorino y vecinos siempre interesados debatían asuntos del pueblo; donde don Vicente derramaba ingenio para promover sus dulces, o don Macario,que pregonaba los suyos expuestos en una canastota de “ráiz” o acaso de carrizo, en aquellos tiempos de las bolitas de leche, charamuscas, garapiñados y acaso diablitos acaramelados amarillos, rojos o verdes, montados en su varita mágica, a manera de agarradera para que no se embadurnara la golosa mano infantil.

Donde don Nacho Campos, sí, pero también donde doña Rafaela Mojica, originaria de san antonio Carupo, agradable familia que derramaba simpatía con Consuelo, Flora, Quico, Quini. Donde don Blas y doña María, serviciales como el que más y siempre reconciliados con el trabajo, si acaso alguna vez no lo hubiesen estado. Donde tantas familias le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

Donde don Rica, músico promotor de familia de músicos, compositor de corridos de ambiente revolucionario, de sonrisa que derramaba la bondad y la sabiduría cosechada en sus años maduros. y doña Marina y Luisa y Aurora y Matías y José y Jesús.

Donde don Chuche Cortés y doña Socorro, y Balta, Chuche, Sarita. Donde don Manuel y doña Margarita. Don Chuche Mora, Juanito, Margarita. Don Ramón, doña Josefina, Ma. Refugio, Ramona, Salvador, Lucita, Alfonso.

EL LLANO

El Llano, desde don Luis Maya y doña Martita Maldonado,hasta don Francisco Ibarra y doña Rafaela Aguiñiga; desde don Epigmenio Férnández y doña Soledad, hasta don Ciríaco Ibarra y doña Eloísa; desde don Miguel Ventura y doña Soledad, hasta don José Martínez y doña Ricarda Arroyo. Eso era mucho antes, porque ahora los nietos diseñaron casas jardinadas y calles cuadriculadas.   Y la casita aquella pasó en su diseño al país del nunca jamás y las voces del chiquillerío cuando fue transformada en aulas improvisadas, se volvieron ahora vocerío en el área urbanizada con planteles institucionalizados donde ahora sí van los maestros, cuando entonces tal vez lo impedía la sinrazón incivilizada. Y aquella casita de la escuela improvisada, se volvió un poco ambulante, hasta terminar en la que después sería la casa del sufrimiento.

Y allá enfrente de la casita que emigro al país de los sueños, don Macedonio y  doña Tomasa y los lamentos dolorosos del joven Fidelito en su postración dolorosa y aquellas curaciones y lamentos medicinas insuficientes, por aquel tiempo,  para mitigar el sufrimiento y los rezos de todos y del niño Silviano invitado a rezar y testigo temprano involuntario de que es real, tan real e incomprensible, el dolor humano. Y que es real, tan real como imcomprensible, el desencuentro humano que enfrenta a los humanos, sea esto entre familias, grupos, pueblos, naciones o el mismo   mundo planetario.

Y luego, tiempo después, esa casa del sufrimiento donde don Alfonso Duarte , Poncho, de hablar suave y pausado tan vinculado a la tierra, su gabán de fibra campesina y doña Guadalupe, doña Lupe y Cando. Y en la contraesquina donde la familia  Duarte- Sepúlveda. Don José, don Jóse, de prosapia campirana, doña Altagracia de generosa sonrisa y generoso actuar en la vida vecindaria. Y de recuerdo perenne, afectos bien sembrados y fructíferos de todos, Poncho, Lalo, Roberto, José, Salvador,  Consta, Fitos, Toya, Alicia, todos sembradores de afectos y amoroso vecindario.????????????????????????

Y por allí cerquita, cómo no, don Jesús y doña Tere. El candor de su familia buena, y recuerdo a Manuel, Zena, Daniel, Ernestina, Elia. Y allí enfrentito, donde don Trino y doña Luisa. Cómo no recordar las noches de Luna jugando a los colores (su trama escondida en la memoria) y con los compañeritos vecinos imaginar carreras trepados en un caballo brioso de “burrillo”, caña frágil pero suficiente para galopar  por las calles anchorosas, hasta La Correa, en el ancho llano. O al “perro” juego de correteo (con su trama escondida en la memoria), o al encntado, o a la matatena o al cinco, más propio de las niñas, juegos algunos de ellos cifrados por la sabiduría tradicional para informar, enseñar, educar, catequizar, qué se yo, al fin eso se perdió junto con muchos otros saberes encantados que ayudarían ahora a regenerar el mundo. Y sí, allí estaban Toño, de grato recuerdo, en las andanzas en la Universidad de la vida, por ganarse el pan compartido con la familia.Él, Toño Madrigal, decía que yo le enseñé a leer, yo decía que él me enseñó a desenvolverme en el campo, luego del invernadero de los años de encierro educativo.

El Llano de don Severiano y doña Refugio, de Enrique, Rogelio y Severa; de don Luis y doña Refugio y Miguel, Elisa, Jesús; pero también de María, y Pedro, Socorro, José, Alicia, Gracia, Zenaida, Luis. De don José y Ricarda, e Imelda, Heriberta, Margarita, Flora, Esperanza, Lucita; de don Francisco y Rita, y Eladio, Eliseo, Francisco, Teresa, María Luisa. De don Vicente y doña Petra, don Chon y doña Benita, de Silviano, Petrita, Roque, Sarita, Rosa, Lucha, Chela y Socorro.

Y más arriba del Llano, por la calzada que fue vía obligada hacia Epejan, en La Nopalerita, donde don Antonio y doña María, de Florentino, Carlos, Roberto. Apellidos, afectos, emociones que se cruzan, como los arroyos. Arroyo de La Pila que baña pedregales de potreros, escondía pedregoso y seco su acabado vigor en la barranca de El Consejo y rodeando El Llano sale al encuentro del arroyo del Chorro y se abrazan ambos, luego de que juntos abrazaron por años con sus húmedos brazos el terruño, ignorante, entonces , de los cambios climáticos.

EL CENTRO

Y en El Centro, donde se trenzan apellidos, recuerdos, encuentros y, aun cuando en tiempos felizmente idos, también desencuentros. Donde los barrios polinizan amistades, juveniles amores, ejercicios del civismo cívico y la oración concertada. Donde antes nacía el alfabeto, luego intentos amorosos pero fragmentarios en escuelitas caseras, algunas con maestros de prosapia como los Díaz o los Ríos o las escuelitas emergentes, provisionales, como la de Silviano (quien escribe). Donde las oraciones rituales se concertan, luego que las dos campanas, desde el mezquite, en la casa del sufrimiento, llamaban a misa con el vicario visitante.

Pero ahora, la campana simbólica sustituida por el altavoz, reserve su tañer para cuando, como se dice, repican fuerte, en la ahora parroquia con su templo reluciente. su atrio novedoso hecho arte y pausa devota por el joven presbítero ahora su párroco, Manuel Vázquez Rubio a quien entrego mi ofrenda laica.

Y regreso luego de la pausa devota,  a  ese Centro donde don Trino Martínez, y Paz y Hermila. Donde don Emilio y doña Angelina, donde Raquel, María, Carmelita, Magdalena, Margarita, Angelita, Lupita; o donde Jesús, Francisco, Sacramento, Emilio. Donde las alas de los primeros amores emprendieron su vuelo hacia barrios cercanos llevándose en su volar aromas de azahares de naranjos, coloridos granos encarnados de los primeros amores, afectos limpios, transparentes, ingenuos, como ingenua es la luz de la Luna, no contaminada por el aire enturbiado. Transparente, ese aire,  como lo es el firmamento libre de estruendos y si acaso merecedor del concierto infantil ejecutado al unísono por el grillo y la estrella.

Ese centro donde don Everardo y doña María, donde Everardillo, Tino, Eva, Arturo, Rubén, Benjamín, Tavo, todos de gratos recuerdos. Y don Froylán y doña Consuelo y tantas familias le dan vitalidad a la vida con su humno recuerdo.

En ese Centro donde nace el agua del entendimiento que traspasa los apellidos y los tiempos y vuela, vuela hacia dimensiones no sabidas, testificado todo eso por el centenario sabino. Ese centro donde don Francisco y doña Juanita, don Joaquín y don Aurelio, don Francisco y doña Luz, don Luis y doña Erlinda, don Leonardo y doña Trina, don Ignacio y doña Esther, don Eliezer y doña Crispina, doña Mariana, don Goyo y doña Adelaida, allí donde Roberto, Lugardo y Toño.

Toño el vaquerillo que entonaba loas a su madrinita, mi madre y él quien me enseñó a hacer hondas de costal con materiales reciclados. Toño el vaquerillo y luego Chame, el vaquerillo, quienes me enseñaron en su amistad infantil, la bondad del Dios que no mata con rayos ni mucho menos a niños, sino siembra para recoger buena cosecha, levanta para sublimar y recrea para compartir su reino.

Para Él sea mi ofrenda del recuerdo, una incompleta LA PARENTELA que se teje con hijos, nietos biznietos, tataranietos de prosapia campirana, emigrantes y sus hijos de lugares a nosotros extraños, pero hermanados en el afecto de nuestra gente, ellos que van en busca del trabajo para satisfacer necesidades, como ante, aun cuando fuese en la hacienda y luego en el incipiente ejido.

Cuando a pesar de todo era un valor comunitario el trabajo en la común faena para mejorar su ejido, el sudor entregado con gusto en el trabajo de la parcela escolar, la admiración por el trabajo escolar expuesto en la pared del plantel como costura de niña o como trabajo manual de niño, cuando la escuela tras las jacarandas era realmente cardenista y hacía el honor a su nombre, cuando los maestros se vestían de proletarios, porque lo eran, cuando enseñaban el “alfabeto estrella potente que has llenado los siglos de luz”, o se interesaban “in situ” por la labor o por la tierra, entonces realmente compartida en el uso, todavía no deteriorado del ámbito común de convivencia.

Ofrenda de mi lista que, en muchos casos, fue viva en la convivencia con pares infantiles, o en la admiración de los adultos ejemplares. Ofrenda que pretende hacer honor a quienes viven, los de aquí, o a los que viven, los de allá.

LA PARENTELA, tejida entre muchos en florido ramillete de recuerdos, toda siempre renovada en el torbellino de la vida creativa, presentada con sus sufrires ante la imagen del Crucificado, pero también ante el florido ofertorio de la Virgen Morena.

Y presento mi PARENTELA de apellidos cruzados, y quede en el olvido la sinrazón de los agravios y se presente como ofrenda a la memoria en el altar de lo nuevo, de la generación nueva que aprende a desprenderse de rencores y resabios y sabe conjuntar el ayer con el ahora; pero sin nostalgias estrujantes ni ensoñaciones engañosas en torno a la condición humana.

Y así, mi deseo porque los de aquí, los de allá, y los de más allá, desgranen, en mis letras, el rosario agradecido porque viven y canten juntos el “aleluya” glorificador a Quien vive siempre, y cada quien a su manera, desde este Ziquítaro, el humilde pueblito, pueda sumarse a todos los que desde hoy y para siempre, entonen, en su templo, o en sus calles, en sus campos, o en sus cerros, el misterioso Santo, Santo, Santo. (Silviano,

11–13–II–012)

????????????????????????

Susana Bolaños

DSCN0977

https://www.facebook.com/susana.bolanos.7/friends

DSCN0797

Ziquítaro. En su fiesta patronal 2013. Sus personas. Silviano Martínez Campos

????????????????????????

(ESTE, ES UN TEXTO RELATIVO A LA FIESTA PATRONAL DE ZIQUÍTARO 2012. LO APROVECHO PARA SUBIR FOTOS , DE Silviano Martínez Campos, DE LA FIESTA, PERO CORRESPONDIENTE A 2013. Material de la fiesta del año pasado, lo encuentra en http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com)

Ziquítaro, fiesta patronal (2012)

(Desde la calle)

LOS BARRIOS

Texto de Silviano Martínez Campos

EL MIRADOR

Y el joven párroco padre Manuel Vázquez Rubio daba la bienvenida la noche del día 11, al último de los barrios en peregrinación y regresaba la imagen de la Virgen de Guadalupe a su nicho del templo para prepararse a recibir también, al día siguiente, día de la fiesta, ofrendas en flores y oraciones que le ofrecerían los devotos de su pueblito, Ziquítaro porque al fin y al cabo ellos la habían nombrado como patrona.

Habrían de ser, en esta ocasión, los del barrio de El Mirador, comunidad donde la familia Moreno, donde don Lugardo Moreno, comunidad a medio camino del que conduce a San Antonio Carupo, éste último a 6 kilómetros de Ziquítaro.

Unos cuántos kilómetros a pie, o en vehículo transitando por el camino nuevo, recién estrenado el año pasado, y llegaron los peregrinos gritando su alegría y su devoción a la Virgen en vistosa cohetería, luego acompañados por la banda de música de Ichán y posteriormente, después de la misa, alegre paseo disfrutando de la festiva presencia de la gente, dándose el gusto de darse sus vueltas por el bello jardín de su Ziquítaro.

¡Cómo ha crecido Ziquítaro!. ¡Cuánta su gente ahora!. ¡Cómo también lo ha movido, hasta llegar aquí, el impulso de sus generaciones que siguen vivas en el recuerdo, la memoria de sus hijos!.

Y sus barrios, vivos en la memoria infantil y juvenil de quien escribe. Y acaso la nomenclatura religiosa para ellos, por razones prácticas de la devoción parroquial, no haya diluido la nomenclatura que le fueron dando las generaciones al ponerle a sus barrios nombres pintorescos que permanecen también, en la memoria de los viejos.

LA VISCOSA

La Viscosa, barrio nuevo, de pocas décadas que según dicen fue nombrado así por el jocoso humor de Abel Aguiñiga, cuando asentado en el que fuera Potrero de los Cerdas, el caserío era mínimo y luego la iniciativa y creatividad de las generaciones lo fue conformando en calles bien trazadas, casas de nueva fabricación y solares arbolados y jardinados al gusto campesino.

Habría de ser encomendado el barrio a la vigilancia de San Isidro a quien le dedicaron vistosa capillita por allí, al final de Los Nopales Altos, por donde don Refugio Garnica, por donde don Francisco Aguiñiga, por donde don Clemente Aguiñiga. Donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

LOS NOPALES ALTOS

Los Nopales Altos, de empinada calzada, a prueba de ascensos cansados, de esos que pone la vida cuando quiere se consigan metas mejores. Los Nopales Altos, donde don Luis Bolaños, donde don Genaro Bolaños, doña Flora Gómez, donde don Trino Aguiñiga, donde doña Lucita Duarte, donde don Elías Rodríguez, donde don Carlos Rodríguez, donde Quico Aguiñiga, de donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

EL CHORRO

El Chorro, que hacía honor con su nombre al arroyo en otros tiempos impetuoso, cuando la lluvia en sus tormentas no regateaba el agua la Presa de la Luz, kilómetros abajo, o a la ciénega de fértiles tierras. El Chorro, otrora casco de hacienda según se decía, que hacía honor a su breve pero servicial manantial que regalaba su agua en cántaros de barro de Zináparo a las afanosas amas de casa de por allí, y de barrios vecinos arroyo arriba. De donde doña Rafaela Cerda, de donde doña Josefa Cerda, de donde don Doroteo Campos, de donde don Francisco Mora, de donde doña Antoñita Lara, de donde don Refugio Mejía, de donde doña Guadalupe Lara, de donde don Raymundo Mejía, de donde don José Mejía, de donde don José Roa. De donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

LA MANGA

La Manga, e inmediaciones, de curvilíneas callejuelas cercadas de piedras a la vieja usanza, recuerdos de cuando el trabajo artesanal del cercado no cedía el lugar a la motoconformadora o a la pala mecánica. Donde don Agustín Ventura, donde don Federico Molina, Federico, Quico. Miguel; donde don Miguel Ruiz, donde doña Merced Campos. donde Chuche, donde Lolita. Donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

LA BOLSA

La Bolsa, barrio desaparecido, callejón de cercas y piedra, de esas que nunca mueve el tiempo, porque están hechas para vencer a las generaciones. Será porque nacen donde nacen manantiales que han quitado la sed a barrios y poblados enteros. Donde don Mariano Ríos, donde doña Socorro Mora, donde Chole, Roberto, Enedina, Bertha. Donde don Rafael Montañez, Miguel, Santiago. Donde don bel Ojeda, Silvino y donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

SANTA INÉS Y SUS INMEDIACIONES

Santa Inés y sus inmediaciones en su camino a El Guayabo. Recogiendo, juntando los pasos que se gastaron un poco en el trepar infantil y juvenil por la empinada ladera que premiaba, arriba, con la mazorca tierna en elote, luego de admirar lo bien hecho de jilotes, hongos de maíz en otras latitudes llamados huitlacoches. Empinada ladera que premiaba con la caña dulce llevada de la milpa, al camino hacia la parcelita del haba, la pedacera del Potrero Viejo, la milpa del Palo de la Llegada, de paso por la inverosímil pero así creíble Cueva del León.

Empinada ladera que ha guardado el lento y ruidoso pisotear de las reses rumbo a los mejores pastos tras dejar en el austero granero familiar las mazorcas que vieron desde la era el nacer de las estrellas. O el tazole de la modesta era donde se apaleó el frijol para que no faltara calientito en las noches lluviosas. Allí, en ese barrio donde don Aureliano Salgado, doña Rafaela Magaña , y Aureliano, Catalina, Lugardita, Chava, Benjmín, Lupita, Quinti, Manuel, el de la sonrisa bondadosa de niño grande. Donde don José López y Miguel, donde Donaciano Cano, donde don Lupe Mora y Arcadio y Angel y Chapanita y Bonifacio. Donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.????????????????????????

LOS GUANUMOS

Los Guanumos, donde según decires maternos dejé mi ombligo aquellos días primeros del 35, y será que sigo buscándolo ahora por todos los barrios y por eso he llamado a Mi Ziquítaro el ombligo del mundo. Donde doña Cleofitas, de bondadosa sonrisa y Gilo y Ruperto y Reyna y José. Donde don Samuel Ventura y doña Benita Ruiz. Donde don Luis Campos, donde don Ramiro Báez y doña Socorro y Rubén y Ramiro y don José Campos de suave trato y doña Rita, e Isidro. Donde, en aquella casa, don Refugio, doña Josefa, don Roberto, doña Lucrecia, Y luego don Melesio y Gracia. Y luego José Luis y tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.????????????????????????

Y luego, arribita, abajo del peñascal donde crece el Chilillo, el zapote y el añoso mezquite, desde donde se ve el Gigante vecino, donde hubo por allí duraznos en flor y matas de cabuchile y hornos para hacer las gorditas de maiz o de trigo. Allí donde dejé el corazón y cada vez que voy lo recojo para pasearlo por el mundo. Allí donde Chepa, la tía Chepa, ahora anciana, ejerció su ministerio de ángel de la guarda para sus padres ancianos. Allí donde Pachito y Mariquita. Donde mamá Benita, Eva, Carmelita, Chuche. Allí junto donde don Pachito, doña Conchita y Delfina, Indalecio, José, Abigail. Donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

Los Guanumos, dije, el barrio de la bella calzada y ojalá su empedrado artesanal no sea empapado por el sello encementado que corte el húmedo rumor de las aguas que cáen con las aguas que corren escondidas en sus entrañas. La bella calzada, de pedregal impenetrable en mis correrias de infancia, cuando entre cohetes y truenos provocados por el azufre y el hacha, en día de fiesta, una banda de música venida desde la artística Sierra me inició en los gozos campiranos de percibir sintonizados el pisar fuerte de los guaraches campesinos, con el barullo de los muchachos, el festivo griterío y tal vez el tañer de las entonces gemelas campanas llamando a comenzar la fiesta.????????????????????????

Allí, donde doña María y Carmen mi catequista, Justa, Pedro, Alfonso y los recuerdos que estrujan la memoria cuando los sitios se vuelven casas del sufrimiento. Donde don Luis y luego Froyla y doña Delfina. Calle, callejón antes, donde tantas familias que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

Donde don Juan, doña María, doña Amelia. Doña María, don Joaquín, y Salvador, Javier, Joaquín, Catalina, Carmela, Expedito. Y en el recuerdo juntando los pasos de niño campesino tanto como los del burro, o del caballo, en el callejón que de seguro llevaba, sin errarle, hacia La Uña de Gato, El Rodeo, El Palo de la Llegada, Potrero de Juan Campos, Potrero de Trino Aguiñiga, EL Cabulote; y si era el caso, La Leona, La Escondida o San Antonio, hacia el Poniente; o El Cerro del Metate, La Loma Amarilla o de ser el caso, hacia los callejones rumbo a Caurio. Y ahora, hacia el anchuroso mundo luego que la cinta asfáltica midió y dividió un mundo rural, campirano, con uno tecnológico, abierto, impredecible.

EL ARROYO DEL CHORRO

El arroyo de El Chorro, otrora generoso en bañar sus piedras, ahora seco y austero, pero además contenidos sus ímpetus, por si las dudas, para que no derrame sus aguas cuando le sean generosas y mejor las lleve, abajo, hacia La Luz, el plan, el Lerma y lejos, lejos, hacia el ancho mar, al que llevaba, antes, el sonoro saludo de todos los de Ziquítaro. Donde la tía Rafaila, don Pancho, Lico, Rodo, Glafira, Socorrito el ángel de la guarda que mitigaba los dolores de su tía Benita, en la casa del sufrimiento.

Donde don Onofre y doña Trina, Rafael, Lupita, Esperanza mi catequista, Bettha, Lucita, al igual que jovial, devota. Donde Pascualillo y Agustina pero antes, don Alfonso y doña Celia, y Layo, Marce, Luis. Donde don Ambrosio y doña Lupe. Y por allí cerquita don Amado y doña Benita que oraba, como supe, por el joven escandaloso y resentido, sin que desde luego le pusiera ella los referidos calificativos.????????????????????????Y por  eso mi visita, agradecida, a la anciana pronto a cumplir sus cien años, siempr de abundante verbo y  lucides mravillosa.Don Miguelito, don Salvador, Benjamín, doña Eulalia, de generosa sonrisa, en honor a su nombre y de afectos compartidos. Y por allí abajo, donde don Nacho y doña Josefa, y Pedro y Bertha, y don Eliezer y doña Margarita, y Jovita, Vigis, Elisa. Y tantas familias como antes, como ahora, que le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

LA PENCA

La Penca, espacio de pasos vividos y ahora recogidos, aún antes de que El Consejo, potrero, y el Cerrito de la Santa Cruz con su viejo chirimoyo se convirtieran en su barrio agregado; y mucho antes de que se estableciera allí, en sus espacios, la casa del sufrimiento.

Barrio, La Penca, donde siempre brotó la vida hecha líquido bienhechor, con su manntial El Ojito de gua, El Ojito, o para acabar pronto, L’ojitodiagua. O el gran zapote de por allí, de donde doña Cliofas; los corrales donde don Nacho Campos siempre se comunicaba con la tierra en el amado ecuaro; donde don Victorino y vecinos siempre interesados debatían asuntos del pueblo; donde don Vicente derramaba ingenio para promover sus dulces, o don Macario,que pregonaba los suyos expuestos en una canastota de “ráiz” o acaso de carrizo, en aquellos tiempos de las bolitas de leche, charamuscas, garapiñados y acaso diablitos acaramelados amarillos, rojos o verdes, montados en su varita mágica, a manera de agarradera para que no se embadurnara la golosa mano infantil.

Donde don Nacho Campos, sí, pero también donde doña Rafaela Mojica, originaria de san antonio Carupo, agradable familia que derramaba simpatía con Consuelo, Flora, Quico, Quini. Donde don Blas y doña María, serviciales como el que más y siempre reconciliados con el trabajo, si acaso alguna vez no lo hubiesen estado. Donde tantas familias le dan vitalidad a la vida en su humano recuerdo.

Donde don Rica, músico promotor de familia de músicos, compositor de corridos de ambiente revolucionario, de sonrisa que derramaba la bondad y la sabiduría cosechada en sus años maduros. y doña Marina y Luisa y Aurora y Matías y José y Jesús.

Donde don Chuche Cortés y doña Socorro, y Balta, Chuche, Sarita. Donde don Manuel y doña Margarita. Don Chuche Mora, Juanito, Margarita. Don Ramón, doña Josefina, Ma. Refugio, Ramona, Salvador, Lucita, Alfonso.

EL LLANO

El Llano, desde don Luis Maya y doña Martita Maldonado,hasta don Francisco Ibarra y doña Rafaela Aguiñiga; desde don Epigmenio Férnández y doña Soledad, hasta don Ciríaco Ibarra y doña Eloísa; desde don Miguel Ventura y doña Soledad, hasta don José Martínez y doña Ricarda Arroyo. Eso era mucho antes, porque ahora los nietos diseñaron casas jardinadas y calles cuadriculadas.   Y la casita aquella pasó en su diseño al país del nunca jamás y las voces del chiquillerío cuando fue transformada en aulas improvisadas, se volvieron ahora vocerío en el área urbanizada con planteles institucionalizados donde ahora sí van los maestros, cuando entonces tal vez lo impedía la sinrazón incivilizada. Y aquella casita de la escuela improvisada, se volvió un poco ambulante, hasta terminar en la que después sería la casa del sufrimiento.

Y allá enfrente de la casita que emigro al país de los sueños, don Macedonio y  doña Tomasa y los lamentos dolorosos del joven Fidelito en su postración dolorosa y aquellas curaciones y lamentos medicinas insuficientes, por aquel tiempo,  para mitigar el sufrimiento y los rezos de todos y del niño Silviano invitado a rezar y tesigo temprano involuntario de que es real, tan real e incomprensible, el dolor humano. Y que es real, tan real como imconprensible, el desencuentro humano que enfrenta a los humanos, sea esto entre familias, grupos, pueblos, naciones o el mismo   mundo planetario.????????????????????????

Y luego, tiempo después, esa casa del sufrimiento donde don Alfonso Duarte , Poncho, de hablar suave y pausado tan vinculado a la tierra, su gabán de fibra campesina y doña Guadalupe, doña Lupe y Cando. Y en la contraesquina donde la familia  Duarte- Sepúlveda. Don José, don Jóse, de prosapia campirana, doña Altagracia de generosa sonrisa y generoso actuar en la vida vecindaria. Y de recuerdo perenne, afectos bien sembrados y fructíferos de todos, Poncho, Lalo, Roberto, José, Salvador,  Consta, Fitos, Toya, Alicia, todos sembradores de afectos y amoroso vecindario.

Y por allí cerquita, cómo no, don Jesús y doña Tere. El candor de su familia buena, y recuerdo a Manuel, Zena, Daniel, Ernestina, Elia. Y allí enfrentito, donde don Trino y doña Luisa. Cómo no recordar las noches de Luna jugando a los colores (su trama escondida en la memoria) y con los compañeritos vecinos imaginar carreras trepados en un caballo brioso de “burrillo”, caña frágil pero suficiente para galopar  por las calles anchorosas, hasta La Correa, en el ancho llano. O al “perro” juego de correteo (con su trama escondida en la memoria), o al encntado, o a la matatena o al cinco, más propio de las niñas, juegos algunos de ellos cifrados por la sabiduría tradicional para informar, enseñar, educar, catequizar, qué se yo, al fin eso se perdió junto con muchos otros saberes encantados que ayudarían ahora a regenerar el mundo. Y sí, allí estaban Toño, de grato recuerdo, en las andanzasen la Universidad de la vida, por ganarse el pan compartido con la familia.Él, Toño Madrigal, decía que yo le enseñé a leer, yo decía que él me enseñó a desenvolverme en el campo, luego del invernadero de los años de encierro educativo.

El Llano de don Severiano y doña Refugio, de Enrique, Rogelio y Severa; de don Luis y doña Refugio y Miguel, Elisa, Jesús; pero también de María, y Pedro, Socorro, José, Alicia, Gracia, Zenaida, Luis. De don José y Ricarda, e Imelda, Heriberta, Margarita, Flora, Esperanza, Lucita; de don Francisco y Rita, y Eladio, Eliseo, Francisco, Teresa, María Luisa. De don Vicente y doña Petra, de Silviano, Petrita, Roque, Sarita, Rosa, Lucha, Chela y Socorro.????????????????????????

Y más arriba del Llano, por la calzada que fue vía obligada hacia Epejan, en La Nopalerita, donde don Antonio y doña María, de Florentino, Carlos, Roberto. Apellidos, afectos, emociones que se cruzan, como los arroyos. Arroyo de La Pila que baña pedregales de potreros, escondía pedregoso y seco su acabado vigor en la barranca de El Consejo y rodeando El Llano sale al encuentro del arroyo del Chorro y se abrazan ambos, luego de que juntos abrazaron por años con sus húmedos brazos el terruño, ignorante, entonces , de los cambios climáticos.????????????????????????

EL CENTRO

Y en El Centro, donde se trenzan apellidos, recuerdos, encuentros y, aun cuando en tiempos felizmente idos, también desencuentros. Donde los barrios polinizan amistades, juveniles amores, ejercicios del civismo cívico y la oración concertada. Donde antes nacía el alfabeto, luego intentos amorosos pero fragmentarios en escuelitas caseras, algunas con maestros de prosapia como los Díaz o los Ríos o las escuelitas emergentes, provisionales, como la de Silviano (quien escribe). Donde las oraciones rituales se concertan, luego que las dos campanas, desde el mezquite, en la casa del sufrimiento, llamaban a misa con el vicario visitante.????????????????????????

Pero ahora, la campana simbólica sustituida por el altavoz, reserve su tañer para cuando, como se dice, repican fuerte, en la ahora parroquia con su templo reluciente. su atrio novedoso hecho arte y pausa devota por el joven presbítero ahora su párroco, Manuel Vázquez Rubio a quien entrego mi ofrenda laica.????????????????????????

Y regreso luego de la pausa devota,  a  ese Centro donde don Trino Martínez, y Paz y Hermila. Donde don Emilio y doña Angelina, donde Raquel, María, Carmelita, Magdalena, Margarita, Angelita, Lupita; o donde Jesús, Francisco, Sacramento, Emilio. Donde las alas de los primeros amores emprendieron su vuelo hacia barrios cercanos llevándose en su volar aromas de azahares de naranjos, coloridos granos encarnados de los primeros amores, afectos limpios, transparentes, ingenuos, como ingenua es la luz de la Luna, no contaminada por el aire enturbiado. Transparente, ese aire,  como lo es el firmamento libre de estruendos y si acaso merecedor del concierto infantil ejecutado al unísono por el grillo y la estrella.

Ese centro donde don Everardo y doña María, donde Everardillo, Tino, Eva, Arturo, Rubén, Benjamín, Tavo, todos de gratos recuerdos. Y don Froylán y doña Consuelo y tantas familias le dan vitalidad a la vida con su humno recuerdo.????????????????????????

En ese Centro donde nace el agua del entendimiento que traspasa los apellidos y los tiempos y vuela, vuela hacia dimensiones no sabidas, testificado todo eso por el centenario sabino. Ese centro donde don Francisco y doña Juanita, don Joaquín y don Aurelio, don Francisco y doña Luz, don Luis y doña Erlinda, don Leonardo y doña Trina, don Ignacio y doña Esther, don Eliezer y doña Crispina, doña Mariana, don Goyo y doña Adelaida, allí donde Roberto, Lugardo y Toño.????????????????????????

Toño el vaquerillo que entonaba loas a su madrinita, mi madre y él quien me enseñó a hacer hondas de costal con materiales reciclados. Toño el vaquerillo y luego Chame, el vaquerillo, quienes me enseñaron en su amistad infantil, la bondad del Dios que no mata con rayos ni mucho menos a niños, sino siembra para recoger buena cosecha, levanta para sublimar y recrea para compartir su reino.

Para Él sea mi ofrenda del recuerdo, una incompleta LA PARENTELA que se teje con hijos, nietos biznietos, tataranietos de prosapia campirana, emigrantes y sus hijos de lugares a nosotros extraños, pero hermanados en el afecto de nuestra gente, ellos que van en busca del trabajo para satisfacer necesidades, como ante, aun cuando fuese en la hacienda y luego en el incipiente ejido.????????????????????????

Cuando a pesar de todo era un valor comunitario el trabajo en la común faena para mejorar su ejido, el sudor entregado con gusto en el trabajo de la parcela escolar, la admiración por el trabajo escolar expuesto en la pared del plantel como costura de niña o como trabajo manual de niño, cuando la escuela tras las jacarandas era realmente cardenista y hacía el honor a su nombre, cuando los maestros se vestían de proletarios, porque lo eran, cuando enseñaban el “alfabeto estrella potente que has llenado los siglos de luz”, o se interesaban “in situ” por la labor o por la tierra, entonces realmente compartida en el uso, todavía no deteriorado del ámbito común de convivencia.????????????????????????

Ofrenda de mi lista que, en muchos casos, fue viva en la convivencia con pares infantiles, o en la admiración de los adultos ejemplares. Ofrenda que pretende hacer honor a quienes viven, los de aquí, o a los que viven, los de allá.

LA PARENTELA, tejida entre muchos en florido ramillete de recuerdos, toda siempre renovada en el torbellino de la vida creativa, presentada con sus sufrires ante la imagen del Crucificado, pero también ante el florido ofertorio de la Virgen Morena.

Y presento mi PARENTELA de apellidos cruzados, y quede en el olvido la sinrazón de los agravios y se presente como ofrenda a la memoria en el altar de lo nuevo, de la generación nueva que aprende a desprenderse de rencores y resabios y sabe conjuntar el ayer con el ahora; pero sin nostalgias estrujantes ni ensoñaciones engañosas en torno a la condición humana.????????????????????????

Y así, mi deseo porque los de aquí, los de allá, y los de más allá, desgranen, en mis letras, el rosario agradecido porque viven y canten juntos el “aleluya” glorificador a Quien vive siempre, y cada quien a su manera, desde este Ziquítaro, el humilde pueblito, pueda sumarse a todos los que desde hoy y para siempre, entonen, en su templo, o en sus calles, en sus campos, o en sus cerros, el misterioso Santo, Santo, Santo. (Silviano, 11–13–II–012)????????????????????????