A PROPÓSITO DEL DÍA DEL PADRE

                    ????????????????????????

FANT.27.- PADRES DE MAS DE

CUATRO

Saltar a: navegación, buscar

Martínez Campos, 10/III/96

GUIA

 

PADRES DE MAS DE CUATRO

Silviano Martínez Campos

“Soy padre de más de 4”, es una expresión popular, entre nosotros, para dar a entender un sentimiento de afirmación que muchas veces raya en la actitud dominadora que llamamos machismo.

“Soy tu padre”, se decía antes, por lo menos entre niños y adolescentes, para dar a entender un cierto ascendiente o una cierta dominación, por lo menos en las querellas un tanto en broma, un tanto en serio, que se dan entre gente menuda.

Y había una canción mas o menos insultante, aunque nadie se escandalizaba por ella puesto que hasta se tocaba en público, la cual giraba en torno al personaje central, el chivo padre, que como todo campesino sabe, es el que encabeza la chivada.

Pero a la protección del padre acudían y acuden los niños pequeños como recurso de defensa cuando no se puede más en sus pequeños pleitos callejeros y esgrimen la consiguiente amenaza: “Le voy a decir a mi papá”.

O cuando se trata de presumir, dicen: mi papá es esto (y sigue la letanía de títulos y cualidades) o mi papá tiene esto ( y sigue la lista de posesiones que desde luego el otro no tiene). Es una nececesidad de asegurarse, en el apoyo del padre propio y a costa del ajeno.

Cuántas consideraciones podrían hacerse con motivo del Día del Padre, festividad realmente nueva, aunque matizada de mercantilismo para balancear la más tradicional y mayormente arraigada del Día de la Madre.

“Pa” y “ma” parecen ser en muchas partes primeros balbuceos de los infantes cuando comienzan a hablar y, según los estudiosos, en por lo menos algunos de los idiomas de nuestra área cultural, es el origen de la palabra padre.

Plantean también los estudiosos como posibilidad el que en una época lejana de la historia hubiera dominado la madre, en lo que se llamó matriarcado, etapa posteriormente sustituida por la del patriarcado, que lleva milenios.

Pero si las mujeres se ponen listas y continúan minando las concepciones vigentes del patriarcado, puede que dicha era no dure mucho. Cuál pudiera ser la direccón que tomen las cosas, nadie sabe; pero tal vez una solución intermedia sea que lleguemos al dominio del hijo, que en muchos casos y familias ya está vigente.
COMIENZAN LAS DIFICULTADES

Pobrecitos padres, cuando no les llueve les llovizna. En una actitud conmiserativa hacia ellos, habría qué considerar el oficio de padre ahora como el más difícil.

Comenzando por los padres solteros muy jóvenes, que pican y corren y, aun cuando no son muchos, los hay. Porque es una verdadera lástima que dejen embarazada a la muchacha y luego no acepten su paternidad. Pero nadie les enseñó a ser padres a edad temprana.

O los padres que sin ser solteros, por azares del destino o a resultas de “una metida de pata”, llegan al matrimonio jóvenes y cuando menos lo espean ya son padres de, ahora sí, más de 4. Cuando al lado de ellos hay a su vez unos padres amorosos y solidarios, no hay problema. Pero cuando se les deja solos a los pobres, ¡Cuántas penalidades!.

A los padres a quienes sin ser muy “chavos” ni muy viejos, los tiempos les han movido el tapete. Nos enseñaron a ser padres de otra manera, con el ejemplo a veces autoritario, a veces complaciente, a veces débil, pero funcionaba.

Mas se vino el gran cambio en nuestro entorno, y ahora parece que las cosas no funcionan. Claro, cuando quiere uno que marchen bien, porque habrá alguien a quien le sea indiferente siquiera que funcionen.

Sin embargo, los padres más atribulados deben ser los de mayor edad, digamos los ancianos. Muchos creen que a ellos de plano se les pasó el tren. Que ya no sirven par nada y aun cuando no tengan ya hijos en edad de crianza, continúan como padres para sus nietos pero ya nadie los toma en cuenta.

Sí señor, se acabó el tiempo en que el anciano era considerado un guía para la familia y una especie de patriarca. Lo que decía era mandato para la familia, pero ahora hasta los nietos lo corrigen y le dicen: “No abuelito, ya no es así, eso era en sus tiempos”.

Una categoría de padres merece especial tolerancia: los padres autoritarios, dominadores y represivos que tenían (o tienen si aún los hay) al hijo como propiedad. Por ellos sí los tiempos pasaron de noche, ya que ignoraban o ignoran que el hijo también tiene derechos y, aun cuando esté obligado al respeto, al amor, no está obligado a la sumisión abyecta, autodestructiva. Y la falta de sumisión es lo que más lastima a los padres autoritarios y por ello sufren cuando el hijo se defiende. Algo incomprensible para dichos padres, por eso merecen tolerancia.
PERO HAY DE PADRES A PADRES

De todas maneras, es muy padre ser padre. Es toda una bendición el haber recibido el don de la paternidad, el ser instrumentos para que la fuerza creadora del Universo se manifestara en un nuevo ser. Pero también es un aprendizaje ser padre. El comenzar una vida de experiencia novedosa e ir creciendo como padre junto con el hijo y al mismo tiempo ir descubriendo que de alguna manera vas reproduciéndote en él, en lo más noble que hay en ti pero ¡Ay!, a veces también en tus defectitos o defectotes.

El don de la paternidad biológica tal vez no se dé a todos. Y el don de la paternidad espiritual en sus máximas expresiones, tampoco. Pero todos podemos ser padres de más de 4 en el don de humanidad, lo que también es una bendición. Es gratificante ser un padre así, en una paternidad que, ésta sí, puede comenzar desde joven y prolongarse durante toda la vida.

Padre de un pensamiento que sirva para que otro prójimo a su vez encuentre la mejor manera de vivir. Padre de una actitud que a su vez haga ver al otro que la vida vale la pena, aun cuando a veces se manifieste en forma trágica.

Padre de una iniciativa, grande o pequeña, que permita activar voluntades para que las cosas mejoren, en la familia, en la sociedad y en el mundo. Padre de un sueño, que facilite a quienes te rodean, captar la diferencia entre lo que realmente vale y lo que aun cuando útil, es transitorio. Padre de un ideal compartido, que te permita no perder los estribos en medio del vendaval de los tiempos postrimeros del siglo y del milenio.

Y por encima de todo, paternal (aunque no paternalista) porque trates de ver con tolerancia la miseria ajena y en lo que puedas remediarla, porque después de todo hay alguna coincidencia de la propia limitación.

Aun cuando haya padres irresponsables, dominantes, autoritarios, más que por maldad por inercia y atavismos sociales, nunca deja de estar vigente la sabiduría tradicional que invita a respetarlos y amarlos. Esa sabiduría que conservan muchos padres ancianos, aparentemente inútiles, pero que de alguna manera calladamente conservan la savia de la vida.

En medio de una humanidad en dificultades, donde está faltando la verdadera fraternidad (no sólo la escrita en los textos), la verdadera maternadad (no sólo la de las celebraciones), la verdadera paternidad bien podría contribuir a nulificar la mentalidad de que “cada quien se rasque con sus uñas”, porque de ser así algunos las tienen más grandes y hacen mayores alborotos, como en el caso de los violentos.

Un espíritu abierto no tiene por qué temer la vorágine de los cambios que nos envuelven, mismos que al parecer no significan otra cosa que una metamorfosis o transformación (su significado es el mismo), una recreación, un renacimiento de la especie y con ella tal vez de toda la vida, a pesar de las apariencias en contra.

En ese sentido, los fundamentalismos (querer conservar a toda costa todo como está o estaba), aunque socialmente inadecuados y hasta riesgosos, representan un refugio ante el cambio y tal vez (sin justificarlos) en el llamado período de transición sea una necesidad al servicio del equilibrio mientras se ve más clara la dirección que llevamos.

Para el creyente, la dirección es hacia una Potencia superior, un Misterio de paternidad (o maternidad) que a nuestro modo de ver científico de hombres contemporáneos, causó la gran explosión del Universo y entretegió galaxias, constelaciones, estrellas, planetas y posiblemente vida esparcida por todo el Universo.

A esa Potencia creadora que sobrepasa al Cosmos, a ese “Pantocrator” (Todopoderoso, por Soberano), a esa Presencia Amorosa, los cristianos lo llamamos Padre. Pero como Jesucristo, también lo podemos invocar cariñosa y confiadamente como “Abba” (papá). O sea, dicho a la mexicana: “Papá Diosito”, el que cura (salva) de todas las heridas que podamos causar los padres de la Tierra.
(Publicado en GUIA, Semanario Regional Independiente, Zamora, Mih., México. VENTANAS, 5—B, 10 de Marzo de 1997)

 

 

 

GNU Copyright (c) 2007 Silviano Martínez Campos. Se autoriza la copia, la distribución y la modificación de este documento bajo los términos de la licencia de documentación libre GNU, versión 1.2 o cualquier otra que posteriormente publique la Fundación del Software Libre (Free Software Fundation); sin secciones invariables (Unvariant Sections), textos de portada (Front-Cover Texts), ni textos de contraportada (Back-Cover Texts).Se incluye una copia en inglés de esta licencia en el artículo Text of the GNU Free Documentation License.
Anuncios

Ziquítaro. Fiesta patronal 2014. LA SERENATA

La serenata, 22

ZIQUÍTARO. Fiesta patronal 2014. SERENATA, en fotos

+++++++++

(Textos y fotos de SMC. Cuando no, se indica)

Martínez Campos, 16/I/914

La serenata, 28la serenata, 27La serenata, 31

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 16 de Mayo.-  AUN CUANDO EL conflicto forme parte de la vida, uno desearía que cuando se presenta, su desenlace llegue mediante la razón y el entendimiento, antes que por la fuerza y menos por las armas. Y aun cuando ni su entendimiento ni menos su solución sea simple, según se plantea, tampoco es imposible entenderlo. En el fondo, también se ha dicho, puede entenderse que lo genera un mundo de competencia y no de solidaridad y de acuerdo, y menos el ejercicio de esos altos valores llamados compasión y generosidad.

Y eso, en grande, y en pequeño. Se hace lo que se puede, en el momento. A lo grande, luego de que los esquemas viejos parecen ya no funcionar, ni en el entendimiento ni en la práctica, el mundo de los políticos en los altos niveles, lo vemos en las noticias, se muestra visiblemente preocupado y sus personeros van y vienen, para tapar los baches (o barrancos) que otras generaciones abrieron. Y está bien, tarde o temprano aceptaremos que la salida realmente humana es la unificación humana, de momento con la ONU (Naciones Unidas) como instrumento ineludible para hacer la transición hacia la civilización planetaria, aun cuando esto hoy por hoy, por utópico, suene rimbombante.La serenata, 13La serenata, 14La serenata, 15La serenata, 16

Desde luego, los pueblos, las comunidades en la redondez de la Tierra, también se mueven para llenar los vacíos que deje la política incompetente o inconsciente.  Y EN LO pequeño, ¡Cuánto desencuentro, cuánto desconcierto y cuánto sufrimiento!, cuando el conflicto no resuelto (choque de intereses) se apodera de una región, o de una comunidad. Lo estamos sintiendo en Michoacán, particularmente, en sus zonas críticas, un fenómeno con repercusiones nacionales y centro también de atención en otras latitudes. Abundan análisis, enfoque de analistas autorizados por su competencia o por su conocimiento de causa, o de causas.

En todo caso, para el común de las personas, es también obligación informarnos. Y bien podemos aprender a buscar, para conformar nuestro criterio. De lo contrario, caeremos en opiniones más bien emotivas y sumamente parciales, o acaso partidarias. Al respecto, me parece una opinión informada y crítica, la expresada por el colega Carlos, que comienza: “Michoacán no está en guerra y la violencia no es nueva” “ , la encuentra en la siguiente dirección electrónica: https://www.facebook.com/carlosluis.wagnerecheagaray .

La serenata, 12La serenata, 1La serenata, 2La serenata, 4

EN ZIQUÍTARO, AL ver y sentir vibrar a todo un pueblito (y sus visitantes) al ritmo al que lo llevaban los ritmos, sones, piezas, canciones, las magníficas interpretaciones de una banda de música tradicional de San Angel Sorumucapio, durante el baile popular de la fiesta patronal, sentí, percibí la paz de fondo, la que da el sentirse parte, y sintonizar en armonía consigo mismo. Atrás quedaron aquellos tiempos del desencuentro, la cruza contaminada de rencores entre apellidos.

Las nostalgias por supuestos paraísos perdidos, las remembranzas de tiempos mejores. Lo que, en mi caso, se expresaba desde un enfoque retórico, pero desde la emoción juvenil, en el artículo que escribí durante mi paso efímero por un diario de la ciudad de México, antes de mi comienzo del periodismo profesional 8 años después. De esto, hace 57 (cincuenta y siete años). http://eltaller.us.es/index.php/HISTORIA_DEL_PUEBLO_OLVIDADO .

La serenata, 3La serenata, 5la serenata, 6La serenata, 7

DESDE LUEGO, LA paz de fondo, la convivencia civilizada, no se da sin esfuerzos y sin el afianzarse en los altos valores morales que hemos heredado. Y esto, también a lo grande y a lo pequeño. Por eso los líderes políticos buscan la cercanía con los líderes morales, lo que no significa que las políticas pacificadoras sean declaradas abiertamente confesionales. Desde el enfoque del creyente, particularmente cristiano, sólo la paz de Dios hace, a fondo, habitables nuestras comunidades y nuestro entorno, desde el regional, los pueblos, un  país y el mundo.

Esa paz, vista desde nuestra humana perspectiva, no es otra cosa que, en nuestro entorno, los conflictos inevitables se resuelvan en justicia, respeto mutuo y compasión activa o sea el amor a todo viviente, comenzando por el ser humano desvalido, es decir, el menesteroso. Y ejerciendo la justicia mediante programas adecuados, todo alejado de la dominación, los caciquismos y el privilegio para personas y grupos, estamos en el camino, y así se desarman las furias. En casos, nuestra historia nos dice lo contrario. Para qué nos hacemos. Quien hace la justicia en las comunidades, regiones o el mundo, ya está en el camino, aunque ni siquiera mencione a  Dios ni se dé, como se decía, tantos golpes (contricionales) de pecho. www.miregionmichoacana.wordpress.com; www.mitierramaravillosa.wordpress.com ).

La serenata, 17La serenata, 18La serenata, 19La serenata,20

+++++++++

+++++++++

La serenata, 21La serenata, 22La serenata, 23La serenata, 24

Martínez Campos, 15/I/014

GUIA

Silviano Martínez Campos

ZIQUÍTARO, municipio de Penjamillo, enero 2014. La comunidad parroquial celebró con devoción y alegría su fiesta patronal en honor a la Virgen de Guadalupe, recibiendo con gusto a cientos de migrantes y sus familias radicados en los Estados Unidos, pero además abriéndose a muchos visitantes de comunidades cercanas, que aprecian esta fiesta como una de las más interesantes de la región.

El acto religioso central el día 12, estuvo presidido por el arzobispo emérito de Chihuahua, monseñor José Fernández Arteaga, oriundo de Santa Inés, municipio de Tocumbo, aquí en Michoacán, quien durante la misa, administró a menores los sacramentos del bautismo, la confirmación y la primera comunión.

El arzobispo, quien fuera también obispo en Apatzingán, Colima, y coadjutor en Chihuahua, exhortó a los menores a comenzar a vivir su fe, y a padrinos, padres y fieles, a que acompañen a los pequeños en la vivencia del Evangelio, que se lleve a la práctica de la vida diaria.

Los festejos comenzaron una semana antes, con peregrinaciones a los distintos barrios, donde la imagen de La Guadalupana permanecía una noche para presidir rezos y cantos de los fieles, y regresarla  a su templo en la víspera de la fiesta, expuesta para su veneración a cientos de fieles durante el festejo central.

Días antes comenzaron a llegar los paisanos  para unirse a los cerca de dos mil residentes aquí, en los diversos actos festivos, desde peregrinaciones con cohetes y música en los barrios, hasta jaripeos, las misas y la grandiosa serenata en torno al bello jardín, donde lucieron sus mejores galas muchachas, muchachos, niños y adultos.

La serenata, 25La serenata, 26la serenata, 27La serenata, 28

MUCHA MÚSICA, QUE NI QUÉ

Conjuntos musicales contratados por barrios, algunos espontáneos buscando agenciarse algunos pesos; pero sobre todo bandas de música profesionales, como la de Santa Fe del Río, que se vio en el kiosko por la mañana del doce y, la también muy versátil banda de San Angel Surumuapio, que interpretó música del gusto de todos frente al templo, por la tarde dio un concierto a la Guadalupana, frente a su trono, le tocó las golondrinas y, por la noche, el mencionado conjunto amenizó el baile popular dentro de los festejos, e hizo bailar al son o al ritmo que les tocaba, a cientos de jóvenes y adultos que vibraban lo mismo con una pieza ranchera, un ritmo de los nuevos, o algo romántico para las parejitas.

Durante los ritos sacramentales, el arzobispo Fernández Arteaga empezó con expresiones festivas frente a los niños, a quienes les dijo que llegaban catrines, vestidos con su vestido de fiesta, e iban todos a completar su iniciación cristiana. Porque, les indicó, el bautismo, la confirmación y la comunión son los fundamentos de la vida cristiana.La serenata, 29la serenata, 30La serenata, 31La serenata, 32

Esto, agregó, para ser plenamente cristianos y poder ellos no solamente recibir, sino colaborar, ayudar a evangelizar a los demás. Y debemos recibir a Dios con un corazón limpio, les dijo, pero  no solamente los pequeños, sino todos, incluidos padrinos, padres y fieles. Y los que se van a confesar, todos, vamos a juzgarnos pecadores y pedir perdón, expresó. Se rezó el Yo Pecador, y siguió una explicación para todos, del significado de dichos sacramentos.

QUE TODOS CATEQUICEN

Así, dijo el arzobispo, seguramente María ha seguido cumpliendo el oficio que Dios le dio, todos los obispos hemos dicho que ella es la catequista de México, la catequista de América. De alguna forma ella interviene, se hace presente con la señorita catequista, con el catequista, con los demás, para que también ellos como Juan Diego, enseñen quién es Dios.

Los niños ya lo saben, y nosotros también,  pero de alguna forma vamos a renovar la fe  al participar, porque no solamente estamos asistiendo, no  a una comedia, no a un drama, sino estamos participando en la celebración del sacramento de la eucaristía, el sacramento del bautismo y el sacramento de la confirmación.

Al principio de la misa, el párroco Manuel Vásquez  Rubio presentó a los fieles asistentes,  al arzobispo Fernández Arteaga, y a los presbíteros co-oficiantes, Martín García, párroco en Chirintzio, Jesús Valencia, párroco en  Penjamillo, y Sotero Fernández, quien fue vicario en Penjamillo en los cincuenta.

La serenata, 33la serenata, 34La serenata, 35La serenata, 36

El párroco de Ziquítaro agradeció la cooperación de los residentes en los Estados Unidos, a los residentes aquí, porque precisó, “ustedes son los que hacen la fiesta en estas festividades a la Virgen María”.

Aun cuando el día 13 habría jaripeo y baile por pago de boleto en la noche, la fiesta patronal prácticamente terminó luego de las espléndida serenata, y luego del bello castillo elaborado por artesanos de Jacona, dirigidos por los expertos: la pareja conformada por Serafín y Gracia y sus hijos.

ZIQUÍTARO SIGUE SU MARCHA

Luego del día 12, empezaron a retirarse poco a poco los paisanos que convivieron con familiares y ziquitarenses durante estos días de fiesta. Al ser abordado, en entrevista que manejo aparte, el párroco Manuel Vázquez afirmó que sin los visitantes, la comunidad sigue su ritmo.

“ Con un poco menos de presencia, de gente, porque ahora vienen bastantes fieles a las celebraciones, vemos bastante gente en las calles. Un  poco menos de gente, pero la comunidad sigue, su camino de fe, su camino de trabajo”.

“Yo lo veo esto reflejado los domingos principalmente, que hay asistencia bastante en las celebraciones de las Eucaristía y en el movimiento fuera de la iglesia, en el pueblo, sigo viendo cómo la gente se esfuerza en ir a trabajar, los que van fuera de la comunidad y regresan el mismo día. Creo que la comunidad no se detiene ya, sigue su curso, sigue su camino”, expresó el párroco en Ziquítaro, desde hace siete años.

La serenata, 45La serenata, 46La serenata, 47(Foto de Miry)

Serenata, 48

(Foto de Martín)

El padre Sotero, vicario en Penjamillo harás 58 años, había hecho referencia a los tiempos críticos de entonces, como cuando se puso la  primera piedra del ahora bello templo. Cierto, en todo, desde aquellos lejanos tiempos, todo ha cambiado, y para bien. Se notó durante esta muy tranquila celebración de la fiesta patronal.

También quien escribe, que fue maestro improvisado aquí, cuando joven, aquellos tiempos, se atreve a decir, en una nota periodística, que sí, algo, o más bien mucho, aquí ha cambiado. Lo expresaron los fieles con su presencia en el templo lleno, lo expresaron los cientos de jóvenes luciendo sus galas durante la serenata y lo expresó la magnífica banda de San Angel Surumucapio, haciendo bailar al son que les tocaba, a los entusiasmados jóvenes, muchos de ellos campesinos, se notaba, lo que entonces, en aquellos tiempos,  con toda franqueza, no era posible.La serenata, 37La serenata, 38La serenata, 39La serenata,40

Que comienza: “Michoacán no está en guerra y la violencia no es nueva”…

https://www.facebook.com/carlosluis.wagnerecheagaray

http://eltaller.us.es/index.php/HISTORIA_DEL_PUEBLO_OLVIDADO

La serenata, 41La serenata, 42La serenata, 43La serenatga, 44

Hoy revolución significa echar el freno de emergencia. Leonardo Boff

Hoy revolución significa echar el freno de emergencia

2014-01-19

Se atribuye a Karl Marx esta frase pertinente: «sólo se hacen las revoluciones que se hacen». Es decir, la revolución no se configura como un acto subjetivo y voluntarista. Cuando ocurre así, es pronto vencida por inmadura y falta de consistencia. La revolución sucede cuando las condiciones de la realidad están objetivamente maduras y simultáneamente existe en los grupos humanos el deseo subjetivo de quererla. Entonces, irrumpe, con la posibilidad, no siempre segura, de vencer y consolidarse.

Actualmente tendríamos todas las condiciones objetivas para una revolución. Revolución está tomada aquí en su sentido clásico como el cambio de los fines generales de una sociedad que crea los medios adecuados para alcanzarlos, lo que implica el cambio en las estructuras sociales, jurídicas, económicas y espirituales de esa sociedad.

Hoy en día la degradación general en casi todos los ámbitos, especialmente en la infraestructura natural que sustenta la vida, es tan profunda que, en sí, necesitaría una revolución radical. De lo contrario, podemos llegar demasiado tarde y presenciar catástrofes ecológico-sociales de magnitudes nunca antes vividas en la historia humana.

Pero no existe todavía en los “dueños del poder” la conciencia subjetiva de esta urgencia. Ni la quieren. Prefieren mantener su poderío aun a riesgo de sucumbir ellos mismos en un eventual Armagedón. El Titanic se está hundiendo, pero su obsesión por las ganancias es tan grande que siguen comprando y vendiendo joyas como si no estuviese pasando nada.

Generalmente las “revoluciones” son hechas por los poderosos que se anticipan a los oprimidos, diciendo, como se practica con frecuencia en Brasil: «hagamos nosotros la revolución antes de que la haga el pueblo». Naturalmente no se trata de una revolución sino de un golpe de clase, usando, como en el caso de la “revolución de 1964”, a las fuerzas armadas para ese fin. Los vencedores tienen sus acólitos que les cantan loas, les levantan monumentos, dan el nombre de los golpistas a calles, puentes y plazas, como persiste todavía en Brasil.

La historia de los vencidos raramente se hace. Su memoria es borrada. Pero a veces esta memoria resurge como una fuerza de denuncia peligrosa. El historiador mexicano Miguel León-Portilla ha tenido el mérito de narrar El Reverso de la Conquista de América Latina por los ibéricos. En ella recoge los testimonios dramáticos y lacerantes de las víctimas aztecas, mayas e incas. En portugués ha sido traducido como La conquista de América Latina vista por los Indios (Vozes 1987). Veamos apenas un testimonio indígena con ocasión de la toma de Tlatelolco (próxima a la capital Tenochtitlán, actual ciudad de México). Es simplemente para llorar:

«En los caminos yacen dardos rotos; cabelleras dispersas; casas destejadas, muros en llamas, abundan los gusanos en calles y plazas y las paredes están salpicadas de cerebros reventados; las aguas son rojas, como si las hubieran teñido; hemos masticado hierba salitrosa, pedazos de adobe, lagartijas, ratones y tierra en polvo, además de los gusanos» (León-Portilla, p. 41).

Tales tragedias nos plantean la pregunta nunca respondida satisfactoriamente: ¿Tiene sentido la historia? ¿sentido para quién? Hay todo tipo de interpretaciones, desde las más pesimistas que ven la historia como una secuencia de guerras, asesinatos y matanzas, hasta las más optimistas, como la de los iluministas que pensaban la historia como el crecimiento hacia el progreso sin fin y hacia sociedades cada vez más civilizadas.

Las dos grandes guerras mundiales, la de 1914 y la de 1939, y las que se hicieron después, matando a cerca de 200 millones de personas, han pulverizado ese optimismo. Hoy nadie nos puede decir en qué dirección caminamos: ni los sabios y santos Dalai Lama y Papa Francisco. Los eventos se suceden con toda su ambigüedad, unos esperanzadores, otros amedrentadores.

Me afilio a la tradición judeocristiana que afirma: la historia sólo puede ser pensada a partir de dos principios: el de la negación de lo negativo y el del cumplimiento de las promesas. La negación de lo negativo quiere decir que el criminal no va a triunfar sobre la víctima. El peso de lo negativo de la historia no será el sentido definitivo. Por el contrario, el Creador “enjugará toda lágrima de los ojos, la muerte ya no existirá y no habrá luto ni llanto, ni dolor, porque todo eso ya pasó” (Apocalipsis 21,4).

El principio del cumplimiento de las promesas afirma: “he aquí que renuevo todas las cosas; habrá un cielo nuevo y una tierra nueva; Dios habitará entre nosotros y todos los pueblos serán pueblos de Dios” (Apocalipsis 21, 5; 1 y 3). Es la esperanza inmortal de la tradición bíblica que no desaparecía ni cuando los judíos eran llevados a las cámaras nazis de exterminio.

Con referencia a la situación actual me remito a una frase de Walter Benjamin, citada por un estudioso suyo, Michael Löwy: «Marx había dicho que las revoluciones son la locomotora de la historia mundial. Pero tal vez las cosas se presenten de manera completamente diferente. Es posible que las revoluciones sean, para la humanidad que viaja en ese tren, el acto de accionar los frenos de emergencia» (Walter Benjamin: aviso de incendio, Boitempo 2005, p. 93-94). Nuestro tiempo es el de echar el freno antes de que el tren reviente al final de la línea.

Ziquítaro. Fiestas Patronales 2014. Padre Manuel Vázquez Rubio. Celebración

El padre Manuel Vázquez Rubio

PADRE MANUEL VÁZQUEZ, Párroco en Zisquítaro

(Entrevista en la mañana del día 13)

Por Silviano Martínez Campos

—-Padre Manuel, a un día después de la fiesta central, de la celebración central,¿ cómo se siente usted, un poco relajado, tuvo alguna tensión especial de que alguna cosa, no dentro sino fuera del templo fuera no ser muy funcional, no salir muy bien?.

—-Creo que todo ha funcionado muy bien. La fiesta en realidad la realizan los fieles y con la participación de todos ellos, movidos por la fe, la docilidad a la fe, no hay necesidad de tener muchas complicaciones, sino una vez que se dan las  indicaciones, la gente sabe perfectamente lo que tiene qué hacer, y esto facilita todas las cosas. No hemos encontrado ningún problema, hasta el momento.Padre Sotero

—-He escuchado muchas opiniones, en el sentido de que ha habido muchos cambios: el templo más bello; obviamente ya estaba, pero usted ha contribuido mucho a embellecerlo, lo que es evidente. Pero en cuestión de la comunidad cristiana, cómo ve usted a siete años de ministerio en esta parroquia, cómo ve usted a la comunidad.

—-Bueno, yo creo que la comunidad sigue creciendo en todos los aspectosd, en lo e spiritual y en el aspecto humano. En el aspecto humano, la gente se hace cada vez más sensible a las necesidades entre los hermanos y, por lo tanto también esto se refleja en el trabajo que está haciendo en la iglesia, en la parroquia, porque la gente se esfuerza por embellecer este lugar para que tenga una mejor función. Para que por dignidad del lugar y dignidad de las personas el lugar se encuentre bello, cómodo. Y la gente se ha esforzado en este aspecto. En relación a la sociedad allá afuera, entre las familias, pues también yo veo cómo las personas han crecido en humanidad y veo el acompañamiento en todos los acontecimientos de alegría de tristeza. Y poco a poco la comunidad ya ido creciendo, creo yo, en este aspecto, fraternal.En la celebración, padre Sotero

—-Alguien me comentaba que los asistentes a esta fiesta, particularmente a los eventos como serenatas, jaripeos,  y todo,la mayor parte son foráneos, no sólo del municipio, sino de Estados Unidos, visitantes. Una vez que se van ¿sigue Ziquítaro igual como antes, o hay algún cambio?. En el aspecto humano, en el aspecto de fe, en el aspecto de relaciones humanas de la población.

—-Sí, sigue la comunidad igual, con un poco menos de presencia, de gente, porque ahora vienen bastantes fieles a las celebraciones, vemos bastante gente en las calles. Un  poco menos de gente, pero la comunidad sigue, su camino de fe, su camino de trabajo. Yo lo veo esto reflejado los domingos principalmente, que hay asistencia bastante en las celebraciones de las Eucaristía y en el movimiento fuera de la iglesia, en el pueblo, sigo viendo cómo la gente se esfuerza en ir a trabajar, los que van fuera de la comunidad y regresan el mismo día. Creo que la comunidad no se detiene ya, sigue su curso, sigue su camino.

—-Obviamente (esta pregunta tiene relación con los cambios muy probablemente fundamentales que están sucediendo en la Iglesia Católica). Cómo percibe usted estas cosas, aparentemente novedosas, del cambio en el Papado, con el nuevo Papa Francisco.

—-Yo las percibo, desde el  punto de vista espiritual, en la dimensión sacerdotal, pues como una bendición de Dios, elige a aquellos que desde la parte humana, pueden llamarnos la atención, pueden recordarnos que en el principio las cosas en relación a la vida sacerdotal y al servicio como apóstoles, no deben de ser muy complicadas, tienen qué ser sencillas. De  pronto, sentimos así un poco, como extraña, lo que el Papa nos invita a vivir y hacer como renovación.En la celebración, segunda lectura

Sin embargo creo que es lo más natural de la forma cómo ha de vivir la Iglesia. Lo vemos extraño porque nos hemos acostumbrado a lo largo de los siglos y también creo yo que la gente, al paso de los días, en nuestros lugares, nos va haciendo sentir en un lugar más particular, más alto y lejano al mismo tiempo. La gente misma contribuye a reconocer en el sacerdocio un don particular, pero este don no es para alejarnos de ellos, sino para acercarnos. No es para sentirnos más importantes, sino para ser más humildes y serviciales.

—-El padre Sotero (Sotero Fernández), que estuvo aquí en los años cincuenta, y lo reitera, ha dicho en varias ocasiones que (lo he entendido en referencia a usted), que usted ha venido a dar, a regalar, no a quitar. Cuál cree usted que en estos siete años ha sido su aportación como párroco a esta comunidad católica.Segunda lectura, en la celebración

—-Yo creo que principalmente la aportación es la propia de mi misión: ser pastor. En la línea de servicio, en la línea de atención, en la línea sacramental, en la línea de atención a las personas que buscan a Dios y buscar conjuntamente con ellos el camino que los haga llegar a su objetivo principal, que es la gracia de Dios. Por ese  lado: y la otra aportación que yo creo, es a lo mejor dedicarme con más enfoque, con más tiempo, a mejorar un poco el aspecto, por lo menos esta  parte, en torno al templo, el atrio, las calles enfrente de la parroquia y trabajar un poco por embellecerla.En la celebración

—-Una pregunta un  poco especulativa. La comunidad siempre se encariña con los presbíteros, con sus párrocos y pues el párroco, cuando se va, deja mucho. La comunidad considera que es una relación bonita, bella. Qué dejaría usted en la eventualidad que un día, cercano, lejano, le dieran otra función en otra parroquia, en otro ministerio.Primera lectura. Lupita

—-A mi me gustaría dejar bases dentro de la comunidad, en  primer lugar la gente entienda que los sacerdotes tenemos una misión y tenemos qué ir allá donde el obispo nos indique. Porque nosotros reconocemos en el obispo la presencia de Cristo y finalmente, entendemos las cosas así:  donde Dios me llama a servir. Ahora estoy aquí, después, estaré en otro lugar. Que la gente entienda que como sacerdotes no podemos quedarnos para siempre en un lugar, no podemos ser exclusivos, somos para el servicio de todos en todos los pueblos. Y el otro aspecto sería también dejarles en el corazón a las gentes el cariño que yo siento a esta comunidad. Al paso de los tiempos humanamente se encariña, quiere a la gente, se enseña uno a amar al pueblo y bueno, que ello sepan que yo también el tiempo que he estado aquí, me hace sentir, me han hecho sentir en paz, tranquilo, me han hecho sentir felicidad y, sobre todo, me han hecho sentir parte de su familia.En la celebración, Lupita Salgado

—-Sobre todo porque es su primera parroquia.

—-Sobre todo porque es la  primera parroquia. Y como dicen muchos, es el primer amor, le llaman. Entonces, sí se encariña uno demasiado.

—-¿A pesar de que Ziquítaro haya sido tan conflictivo, según la consideración general?.

—Yo creo que todos los pueblos tienen conflictos. Y los sacerdotes debemos tener claridad de que donde quiera que vayamos, habrá personas a favor nuestro y en contra. Lo vemos en la Sagrada Escritura con Jesucristo: tenía gente que lo seguía, que lo admiraba, que lo escuchaba; pero también había mucha gente que no estaba con él, que lo asediaban y no aceptaban su palabra. Yo creo que esta es la misión y así será en todoslos lugares.Primera lectura

—–Nos extendimos, padre, sin ninguna formalidad. Tengo entendido que usted padre Manuel, ahora es responsable de dos parroquias, sería la de Acuitzeramo y la de Ziquítaro, o la de Ziquítaro y la de Acuitzeramo. ¿Esa es una innovación?.

—-Sí, es una innovación que en estos últimos años el señor obispo ha realizado, nos ha pedido que le ayudemos con doble parroquia ya que por  una parte hay carencia sacerdotal y por otro lado, también el señor obispo desea que las parroquias tengan una extensión territorial un poco más amplia, aunque esto dificulta y aumenta mucho el trabajo, pero sí es una innovación.Jóvenes cantores de Purépero, Karen y Oswaldo

Me ha tocado ser el primero en iniciar con dos parroquias y ahora ya  hay dos o tres sacerdotes que tienen doble parroquia.

—¿No sería una dispersión de esfuerzos?.

—-Probablemente sienta uno al inicio como una dispersión de esfuerzos, pero ya experiencia ya en el camino, por un lado nos enseña a planear mejor, a comprometernos más, a tener menos tiempo para nosotros mismos, pero lo hacemos con gusto.En la celebración, fieles

—Bueno Acuitzeramo y Ziquítaro son vecinos, podría decirse que más que vecinos, hermanos: comparten la misma región, la misma mentalidad, una región de migrantes, etcétera. ¿Eso facilitaría su brabajo?.

—-Desde luego que sí.- Esto facilita mucho el trabajo, no es una comunidad muy lejana y, por otro lado, como lo acaba de decir, la experiencia del pueblo, la cultura, las vivencia, las necesidades, son similares entre Ziquítaro y Acuitzeramo.

Párroco Manuel Vázquez Rubio

En la celebración, fielesEn la celebración, los fielesConcelebrantesEl templo, antes de la misa concelebradaLa plaza, 1La plaza, 2La Plaza, 3La Plaza, 4La Plaza, 5Banda de Santa Fe, en el kiosko, 1Banda de Santa Fe, en el kiosko, 2Banda de Santa Fe, en el kiosko, 3El cancel del templo, vista hacia la plaza

+++++++++++

+++++++++++

Durante la solemne celebración en Ziquítaro

Martínez Campos, 15/I/014

GUIA

Silviano Martínez Campos

ZIQUÍTARO, municipio de Penjamillo, enero 2014. La comunidad parroquial celebró con devoción y alegría su fiesta patronal en honor a la Virgen de Guadalupe, recibiendo con gusto a cientos de migrantes y sus familias radicados en los Estados Unidos, pero además abriéndose a muchos visitantes de comunidades cercanas, que aprecian esta fiesta como una de las más interesantes de la región.Fieles,1

El acto religioso central el día 12, estuvo presidido por el arzobispo emérito de Chihuahua, monseñor José Fernández Arteaga, oriundo de Santa Inés, municipio de Tocumbo, aquí en Michoacán, quien durante la misa, administró a menores los sacramentos del bautismo, la confirmación y la primera comunión.

El arzobispo, quien fuera también obispo en Apatzingán, Colima, y coadjutor en Chihuahua, exhortó a los menores a comenzar a vivir su fe, y a padrinos, padres y fieles, a que acompañen a los pequeños en la vivencia del Evangelio, que se lleve a la práctica de la vida diaria.Fieles, 2

Los festejos comenzaron una semana antes, con peregrinaciones a los distintos barrios, donde la imagen de La Guadalupana permanecía una noche para presidir rezos y cantos de los fieles, y regresarla  a su templo en la víspera de la fiesta, expuesta para su veneración a cientos de fieles durante el festejo central.

Días antes comenzaron a llegar los paisanos  para unirse a los cerca de dos mil residentes aquí, en los diversos actos festivos, desde peregrinaciones con cohetes y música en los barrios, hasta jaripeos, las misas y la grandiosa serenata en torno al bello jardín, donde lucieron sus mejores galas muchachas, muchachos, niños y adultos.

Fieles, 3

MUCHA MÚSICA, QUE NI QUÉ

Conjuntos musicales contratados por barrios, algunos espontáneos buscando agenciarse algunos pesos; pero sobre todo bandas de música profesionales, como la de Santa Fe del Río, que se vio en el kiosko por la mañana del doce y, la también muy versátil banda de San Angel Surumuapio, que interpretó música del gusto de todos frente al templo, por la tarde dio un concierto a la Guadalupana, frente a su trono, le tocó las golondrinas y, por la noche, el mencionado conjunto amenizó el baile popular dentro de los festejos, e hizo bailar al son o al ritmo que les tocaba, a cientos de jóvenes y adultos que vibraban lo mismo con una pieza ranchera, un ritmo de los nuevos, o algo romántico para las parejitas.Fieles, 4

Durante los ritos sacramentales, el arzobispo Fernández Arteaga empezó con expresiones festivas frente a los niños, a quienes les dijo que llegaban catrines, vestidos con su vestido de fiesta, e iban todos a completar su iniciación cristiana. Porque, les indicó, el bautismo, la confirmación y la comunión son los fundamentos de la vida cristiana.Fieles, 5

Esto, agregó, para ser plenamente cristianos y poder ellos no solamente recibir, sino colaborar, ayudar a evangelizar a los demás. Y debemos recibir a Dios con un corazón limpio, les dijo, pero  no solamente los pequeños, sino todos, incluidos padrinos, padres y fieles. Y los que se van a confesar, todos, vamos a juzgarnos pecadores y pedir perdón, expresó. Se rezó el Yo Pecador, y siguió una explicación para todos, del significado de dichos sacramentos.Fieles, 6

QUE TODOS CATEQUICEN

Así, dijo el arzobispo, seguramente María ha seguido cumpliendo el oficio que Dios le dio, todos los obispos hemos dicho que ella es la catequista de México, la catequista de América. De alguna forma ella interviene, se hace presente con la señorita catequista, con el catequista, con los demás, para que también ellos como Juan Diego, enseñen quién es Dios.

Los niños ya lo saben, y nosotros también,  pero de alguna forma vamos a renovar la fe  al participar, porque no solamente estamos asistiendo, no  a una comedia, no a un drama, sino estamos participando en la celebración del sacramento de la eucaristía, el sacramento del bautismo y el sacramento de la confirmación.Fieles, 7

Al principio de la misa, el párroco Manuel Vásquez  Rubio presentó a los fieles asistentes,  al arzobispo Fernández Arteaga, y a los presbíteros co-oficiantes, Martín García, párroco en Chirintzio, Jesús Valencia, párroco en  Penjamillo, y Sotero Fernández, quien fue vicario en Penjamillo en los cincuenta.

El párroco de Ziquítaro agradeció la cooperación de los residentes en los Estados Unidos, a los residentes aquí, porque precisó, “ustedes son los que hacen la fiesta en estas festividades a la Virgen María”.Fieles, 8

Aun cuando el día 13 habría jaripeo y baile por pago de boleto en la noche, la fiesta patronal prácticamente terminó luego de las espléndida serenata, y luego del bello castillo elaborado por artesanos de Jacona, dirigidos por los expertos: la pareja conformada por Serafín y Gracia y sus hijos.

ZIQUÍTARO SIGUE SU MARCHA

Luego del día 12, empezaron a retirarse poco a poco los paisanos que convivieron con familiares y ziquitarenses durante estos días de fiesta. Al ser abordado, en entrevista que manejo aparte, el párroco Manuel Vázquez afirmó que sin los visitantes, la comunidad sigue su ritmo.

“ Con un poco menos de presencia, de gente, porque ahora vienen bastantes fieles a las celebraciones, vemos bastante gente en las calles. Un  poco menos de gente, pero la comunidad sigue, su camino de fe, su camino de trabajo”.Fieles, 9

“Yo lo veo esto reflejado los domingos principalmente, que hay asistencia bastante en las celebraciones de las Eucaristía y en el movimiento fuera de la iglesia, en el pueblo, sigo viendo cómo la gente se esfuerza en ir a trabajar, los que van fuera de la comunidad y regresan el mismo día. Creo que la comunidad no se detiene ya, sigue su curso, sigue su camino”, expresó el párroco en Ziquítaro, desde hace siete años.

El padre Sotero, vicario en Penjamillo harás 58 años, había hecho referencia a los tiempos críticos de entonces, como cuando se puso la  primera piedra del ahora bello templo. Cierto, en todo, desde aquellos lejanos tiempos, todo ha cambiado, y para bien. Se notó durante esta muy tranquila celebración de la fiesta patronal.Fieles, 10

También quien escribe, que fue maestro improvisado aquí, cuando joven, aquellos tiempos, se atreve a decir, en una nota periodística, que sí, algo, o más bien mucho, aquí ha cambiado. Lo expresaron los fieles con su presencia en el templo lleno, lo expresaron los cientos de jóvenes luciendo sus galas durante la serenata y lo expresó la magnífica banda de San Angel Surumucapio, haciendo bailar al son que les tocaba, a los entusiasmados jóvenes, muchos de ellos campesinos, se notaba, lo que entonces, en aquellos tiempos,  con toda franqueza, no era posible.Fieles, 11

++++++++++

En la celebración, confirmaciones, bautizos y primeras comunionesArzobispo JoséArzobispo José y padre ManuelConcelebrantes, arzobispo y párrocoArzobispo José Fernández, instruye a niños y adultosEl arzobispo emérito de Chihuahua, durante la celebración en ZiquítaroDurante la solemne celebración en ZiquítaroPárroco Manuel Vázquez Rubio. En primer término, una niña de primera comuniónEl párroco en Ziquítaro, explica durante la celebración

MOSAICO, 14-XI-013

Fresh corn ready to roast in Mexico City stree...

Fresh corn ready to roast in Mexico City street. Deutsch: Frischer Mais bereit, Braten in Mexico City Straße. العربية: الذرة الطازجة على استعداد لالمشوي في مكسيكو سيتي في الشوارع. Русский: Свежая кукуруза жарится на улице в Мехико. हिन्दी: ताजा मकई मेक्सिको सिटी सड़क में भुना करने के लिए तैयार है. 中文: 准备在墨西哥城街头烤鲜玉米。 (Photo credit: Wikipedia)

English: Elote.

English: Elote. (Photo credit: Wikipedia)

Martínez Campos, 14/XI/013

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 14 de noviembre.- DADO QUE, SEGÚN nos dicen académicos, somos una sociedad enferma; pero además lo constatamos diariamente con sólo prender la tele y ver y escuchar un noticiero, pues las personas requerimos de curación tanto del cuerpo como del alma. Hará muchos años, en la ciudad de México, pregunté a un médico, por qué causa enfermiza era el mayor número de consultas. Enfermedades sicosomáticas, dijo, casi por mitad o más. Todo está relacionado en nuestro ser. Necesitamos pues muchos y mejores médicos y paramédicos, Y mientras tanto, nuestras instituciones de salud, cada vez más desembarazadas de sus problemas económicos, son necesarias, sea nuestro Seguro, o el llamado seguro popular. Ni son perfectas, ni lo serán, pero son necesarias para la generalizada pobrería que no  puede ir a gastarse ni aquí ni del otro lado, las millonadas en la medicina  privada. Y ojalá nunca el capitalismo en decadencia se atreva a tocarlas, porque sería peor una eventual privatización médica, que una eventual privatización energética. PERO AHORA, TAMBIÉN abundan proyectos de medicinas alternativas, tal vez algunos muy serios, tal vez otros propuestas de charlatanes, que lo digan quienes sepan de ello. Pero la herbolaria, según se entiende, es una práctica tan vieja como la especie y practicada por la sabiduría de los pueblos aborígenes. Y los remedios caseros, algunos buenos, otros que ni recordarlos, como las purgas con aceite de ricino, o las lavativas de triste y chusca memoria. A PROPÓSITO DE yerbas, recuerdo a mi tía Conchita, experta desde luego en remedios caseros. Que el niño Silviano se sobrepasaba en alguna tragazón indigesta, pues cósele yerba del “haito”. Que tiene calentura, ponle unos chiquiadores de manteca en las sienes; que para esto es buena la yerba de la golondrina, que los cabellos de elote son buenos p’al maldiorín; que tiene lombrices, hazle tal y tal, que está desganado y no quiere comer, hazle su sopa de fideo (con el resultado que alguien, no yo, aborreciera la tal sopa, porque era sopa de calentura (je, je). Bueno, todos esos remedios no necesariamente llevaban dedicatoria para el tal individuo, sino eran indicaciones generales y que cada quien agarrara su receta. AQUÍ EN LA Piedad, quiero entender que el DIF municipal está promoviendo la herbolaria, como medicina alternativa, para quien quiera o pueda utilizarla. Es el caso de un curso intensivo de esa materia, realizado en la comunicad de Acuitzio. Los participantes, según informaciones, tuvieron la oportunidad de conocer las propiedades de determinadas plantitas del entorno, como “romero, malva, yerbabuena, chicalote, pelo de elote, cáscara de granada, árnica, limón, eucalipto, rosa de castilla, fresno, Jamaica, gordolobo, anís, lentejilla, orégano, cebolla, ajo, aguacate, entre otras, sirvieron para la elaboración de pomadas contra males de la piel, jarabes para la tos, pasta dental, jabones, vaporub, entre otros”. Carmen Lilia Rojas Abarca, estuvo al pendiente del desarrollo del taller. HAY OTRAS ENFERMEDADES tan difíciles de diagnosticar y tan difíciles de curar, como la de la violencia. Complejo asunto, que por donde se le aborde, se topa uno con pared. Dice la ONU que “La inseguridad ciudadana, la violencia y el delito aumentan en América Latina pese a los avances económicos y sociales que la región ha reportado durante la última década”. Y que “ la región sigue siendo la más desigual e insegura del mundo, con más de 100,000 homicidios al año”. Resulta que no es sólo México, opino, sino todo el Continente (si le agregamos al vecino del Norte, que no puede lanzar primeras piedras, y menos en cuestiones guerreras). QUÉ DECIR DE esa otra “violencia”, la de la madre Tierra tan amorosa y al mismo tiempo tan airada cuando se enoja. Que lo digan los pobres filipinos víctimas por miles y miles del tifón Haiyán. Ya sabemos que tifones, ciclones, huracanas, nos acompañan desde toda nuestra historia. La diferencia es que ahora, por los cambios climáticos, son más “feroces”, intensos, y tal vez extensos, con sus consiguientes efectos destructivos. Día, a día, nos llueven informaciones sobre esto. Como ese de que la acidificación de los océanos, podría ocasionar la pérdida del 30  por ciento de las especies marinas. ANTE TANTA CALAMIDAD  frente a nuestros “ojos”, y la anunciada por la ciencia especializada, no nos queda más que rezar, y actuar. Es admirable la solidaridad que se genera (lo vemos en México en cada desastre) en el mundo, la organizada y la espontánea. El mundo da para más que penas. Se me ocurre pensar, y de seguro no lo  inventé yo, que la salida terráquea es una especie de novísima organización (dijéramos una especie de socialismo, ahora planetario, aunque no se mencione la palabrita porque se asustan los del dinero cibernético, los del gran capital pues). Y para comenzar, no es por demás reanimar, reavivar la ONU, como instrumento incipiente hacia un gobierno mundial (gobernanza mundial, se dice), pero no el de las ilusiones de supermanes que tengan en sus mentes y en sus manos el dominio del mundo. (www.losnuevostiempos.wordpress.com)

Ziquítaro. Equipo de futbol en 1956. Pie-nota de Silviano Martínez Campos

PELÉ, EL ÍDOLO FUTBOLÍSTICO DE AQUELLOS TIEMPOS (50s. 60s, 70s)

Português do Brasil: Pelé no encontro com cria...

Português do Brasil: Pelé no encontro com crianças africanas, onde reforçou a importância da Copa na África do Sul. O rei do futebol ainda aproveitou o evento para incentivar as crianças a praticarem o esporte. (Photo credit: Wikipedia)

ziquitaro-los-futbolistas-de-los-cincuentassss-puessssss1

L A   F O T O

La plaza, 1

(Foto de enero del 2014, de SMC, para comparar con la anterior. Al fondo, se ve un árbol: el mismo, según todos los indicios, que aparece en la foto blanco y negro de ¡1955 ó 1956, más de medio siglo después!)

ZIQUITARO. En foto y texto, en torno a una fotografía del recuerdo.

Equipo de futbol en 1956 Pie–Nota de Silviano

Martínez Campos, 13/XI/06
MI ZIQUITARO

PIE-NOTA: DEPORTISTAS
Silviano Martínez Campos

Esta foto requiere sus explicaciones. En primer lugar, fue tomada en
1956, en el terreno donde ahora es la plaza, entonces conocido como Ecuaro de las Cerdas, y cancha habilitada para el futbol. Con vista hacia el Oriente, rumbo a Los
Nopales Altos. Se alcanza a ver al fondo el portal de doña Juanita Silva
y de don Joaquín Mejía y hacia arriba, por el horizonte, un gran árbol que parece aún existe. Bien lo sabemos, los jóvenes muchas veces no entendemos (entendíamos, debí decir) insinuaciones y ya se nos había informado que no querían cancha allí, porque se pensaba construir una plaza (eso tardó, claro). Como que no lo entendimos, y nos lo dijeron con hechos: un buen día apareció un montón de piedras frente a cada portería. Y así por la buena, la cancha se mudó a terrenos donde ahora está el barrio llamado La Viscosa, en el Potrero de los Cerdas y años después habría de establecerse, ya en cancha propia y definitiva, en las orillas de El Llano, a la salida a Penjamillo. La foto es chiquita y no es la misma visibilidad a los 22 años que a los 71 entrados a 72, por lo que no identifico a unos 3 compañeros, a quienes señalo en el texto con un paréntesis. Aún así, van los nombres: abajo, de izquierda a derecha: Joel Campos, Silviano Martínez, Jesús Ruiz, Salvador Carranza, José Roa, Alfonso del Río, Ramiro Báez, Rafael Cortés, Benjamín Mejía y quien se puso la mano en la frente sin saber que cincuenta años después nos privaría de su identidad. Arriba, de pie, de izquierda a derecha, José Esqueda, (n),Eliseo Aguiñiga, Salvador (n), Ignacio Salgado,Isidro Campos, Salvador Duarte, Juan Mora, (n), Agustín Ventura y Gonzalo Gómez. Algún lector, que por lo demás podría rectificar un nombre o apellido si estos estuvieran equivocados, podría también plantear serias dudas como éstas: ¿quiénes eran los suplentes?. Respuesta: allí no había suplentes, todos éramos ases. ¿Por qué son 21 y no 22, como debe ser?. Respuesta: simple, falta el que tomó la foto y el que lo identifique,
que hable. Sé que algunos ya no están entre nosotros. Pero para el recuerdo, siguen con nosotros. ¿Ganaron algunos partidos?. Respuesta: ganamos y perdimos, éramos jugadores, no supermanes. Y para ilustrar esto que digo, me permito contar un par de anécdotas: nos invitaron a jugar en Las Canoas, comunidad del municipio de
Panindícuaro. Para ubicar al lector, por las consecuencias que creo tuvo la fecha, era Miércoles de Ceniza. A buena hora salió la caravana desde Ziquítaro, todos a caballo. Lo digo también para que el lector, imparcial como debe ser, saque sus consecuencias. Como se comprenderá, era época de calor y además la cabalgata duró alrededor de dos, tres horas, si no es que más. Así es que llegamos a eso de las dos, tres de la tarde. Desde luego los compañeros competidores de la comunidad, haciendo gala de hospitalidad, nos invitaron a comer, a jugador por casa. Y aquí es el lugar para que el lector saque sus
conclusiones, porque no eran de desdeñar aquellos guisados tan tentadores que incluían
torreznos, nopales, capirotada y no recuerdo algunas otras exquisiteces más propias de esos días de penitencia. No respondo de los demás, pero en el caso propio,¡la
atragantada que me dí!. Y no sé si sería el caso de los compañeros porque soy incapaz de insinuar en lo más mínimo algo que deteriore el honor deportivo. Hablo por mí: no dí
una durante el partido y hubo goliza. Que cada quién responda de sus apetencias, pero en mi caso le ganó la panza a los pies, porque luego de una tragazón semejante, viene
mejor una siesta que un partido de fútbol. Lo digo con todo arrepentimiento, aunque sea
cincuenta años después. Y es que una cabalgata de unas dos horas, o más, sol inclemente como para tostar garbanzos, hambre cuaresmal y día de penitencia, eran
como para pensarlo. Claro, la penitencia vino en la goliza, pero la siguiente anécdota es más bien de orden personal, aunque “los resultados no nos favorecieron” (no me atrevo a decir que goliza, pero de que perdimos, perdimos). Y digo que de orden personal, porque ni siquiera hubo la tragazón compensatoria y la penitencia estuvo más dura. Esto me da pena confesarlo y estoy a punto de darme un tope de arrepentimiento en la
computadora. Esta vez fue en Caurio de Guadalupe, aunque no estoy seguro si cabalgata de horas de por medio, o rodeo en algún vehículo: Ziquítaro-Epejan-Villa Jiménez-Caurio. No recuerdo si el tentador fue el compañero, o de plano fui yo, lo que tampoco es imposible; el caso es que nos fuimos en el intermedio a la tiendita cercana y pedimos un tequilita para darnos energía. Me salió lo Maradona y lo Pelé, comencé a practicar las chilenas, popularmente palomitas y ¡Paz!, que me falla una, caí de lado y
me disloqué el brazo izquierdo. Habría de venir la penitencia, dolorosa, del arreglo del
hueso o del músculo dislocado. Fue conducta antideportiva la mía, y aunque le tocó también un dislocamiento al pie izquierdo, en otra ocasión, por fortuna terminó mi ciclo de futbolista cuando me fui a recorrer mundo. De lo contrario, no digo que hubiese terminado en algún estadio, cubierto de honores, pero sí, a como iba mi práctica, en
silla de ruedas hubiera sido lo más probable.

+++++++++

http://ziquitaromipueblito.wordpress.com/category/ziquitaro-mi-ombligo-del-mundo/

http://ziquitaromipueblito.wordpress.com/category/el-vivir-aqui/los-futbolistas-fotos-marzo-08/

(PD. Creo ahora (30-IX-013, haber identificado a Agustín Ventura. Faltarían unos dos compañeros más. Quien detecte un error, favor de indicarlo)

Silviano, ahora, unos añitos después, en foto de Miguel Martínez Campos, tomada unos añitos antes

Silviano, en foto de Miguel, 2

++++++++++

La Piedad. Convivios familiares.

( La Piedad. De convivios familiares. Fotos de Silviano Martínez Campos. En dos fotos, de sobrinos)

 

Convivios familiares, 29Convivios familiares, 18Convivencias familiares, 66Convivios familiares, 1Con vivios familiares, 2Convivios familiares,3Convivios familiares, 4Convivios familiares, 6Convivios familiares, 7Convivios familires, 8Convivios familiares, 9Convivios familiares, 10Convivios familiares, 11Convivios familiares, 12Convivios familiares, 13Convivios familiares, 14Convivios familiares, 15Convivios familiares, 16Convivios familiares, 17Convivios familiares, 18Convivios familiares, 19Convivios familiares, 19Convivios familiares, 20Convivios familiares, 21Convivios familiares, 22Convivios familiares, 23Convivios familiares, 24Convivios familiares, 25Convivios familiares, 26Convivios familiares, 27Con vivios familiares, 28Convivios familiares, 29Convivios familiares, 30Convivios familiares,31Convivios familiares, 32Comnvivios familiares, 33Convivios familiares, 34Convivios familiares, 35Convivios familiares,39Convivios familiares, 40Convivios familiares, 41Convivios familiares, 42Convivios familiares, 43Convivios familiares, 44Convivios famimilares, 45Convivios familiares, 46Convivios familiares, 47Convivios familiares, 48Convivios familiares, 49Convivios familiares, 50Comviovios familiares, 51Convivios familiares, 52Convivios familiares, 53Convivios familiares, 54Convivios familiares, 55Convivios familiares, 57Convivios familiares, 58Convivios familiares, 59Convivios familiares, 60Convivios familiares, 61Convivios familiares, 62Convivios familiares, 63Convivios familiares, 64Convivencias familiares, 65Convivencias familiares, 66Convivencias familiares, 67Convivencias familiares, 69Convivencias, 68