Carta Pública al Papa Francisco: una Asamblea por la vida en la Tierra. Leonardo Boff

Carta Pública al Papa Francisco: una Asamblea por la vida en la Tierra

25/09/2013

El Papa Francisco atento a los signos de los tiempos, sabe reaccionar ante ellos sea con gestos innovadores, sea con palabras que le brotan del corazón. Una urgencia sentida por muchos cristianos y no cristianos es que tenemos que preocuparnos por el futuro de la vida, pues las bases que la sustentan están siendo destruidas. Se pide al Papa que convoque, junto con otros líderes religiosos, una Asamblea, una especie de Concilio Ecuménico para que las Iglesias y religiones se comprometan, a partir de su reserva de espiritualidad y de valores morales, en la defensa de la promoción de la vida, de la Madre Tierra, de los ecosistemas y especialmente de aquellos más amenazados que son los pobres y los marginados. Pedimos que se sumen más y más personas para que nuestra petición gane peso y fuerza y pueda impresionar al Papa Francisco para que, iluminado por el Espíritu, tome esta decisión. No tenemos mucho tiempo: Lboff

****************************** Carta Pública al Papa Francisco: una Asamblea por la vida en la Tierra

Carísimo Papa Francisco,

Nosotros, los cristianos abajo firmantes, así como personas de otras religiones y personas de buena voluntad, le dirigimos esta carta pública con una petición muy especial. Nos gustaría que Usted convocase un evento global, como una Asamblea, para la defensa de la vida en la Tierra.

Hoy la vida está herida de muerte por el hambre (900 millones de personas en el mundo), por la sed (1200 millones de personas no tienen agua limpia para beber todos los días y 2400 millones carecen de saneamiento básico), por  las guerras, por la destrucción del medio ambiente (suelos, agua, biodiversidad, aire) y, sobre todo, se cierne sobre la humanidad y sobre todas las formas de vida la amenaza asombrosa de los cambios climáticos. Como dice el  Documento de Aparecida, estamos atravesando no solo una época de cambio, sino un cambio de época (DAp 44). Una sociedad consumista y depredadora como la actual no es futuro para el conjunto de la humanidad.

Cuando Dios creó el mundo entregó la Tierra a los hombres y mujeres para que nosotros “la cultivásemos y guardásemos” (Gen 2,15). Después del diluvio, cuando Noé salió del Arca con sus familiares y todos los animales que estaban en ella, Dios hizo con ellos una alianza primordial, diciendo: “por mi parte voy a establecer una alianza contigo y con tu descendencia, con todos los seres vivos que están con vosotros, aves, animales domésticos y salvajes, en fin, con todos los animales de la Tierra que salieron con vosotros del arca” (Gen 9, 9-10). El propio apóstol Pablo nos dice que “también la misma creación espera ser liberada de la esclavitud de la corrupción, en vista de la libertad que es la gloria de los hijos de Dios”  (Rom 8, 21). Por tanto, Dios ama todo lo que ha creado y nos ha dado el mandamiento de cuidar de su creación.

Los pueblos tradicionales y originarios y, últimamente, los científicos han denunciado que todas las formas de vida corren peligro sobre la faz de la Tierra. Sin embargo, no existe una respuesta a la altura del desafío de este momento de la historia por parte del mundo político y económico. Como Usted mismo ha dicho, no podemos aceptar pasivamente la globalización de la indiferencia.

Usted tiene autoridad moral y espiritual ante toda la humanidad para convocarla a este urgente debate y aún más urgentes acciones. Le hacemos esta petición como una forma de contribuir a la efectividad de sus gestos, los cuales nos interpelan a una postura de cuidado y de protección de la vida amenazada. Gestos estos expresados en la ida a Lampedusa, en la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil, en la visita a los inmigrantes en Italia, o en el ayuno contra las guerras. En caso de que usted convoque una Asamblea para defender la vida en su plenitud, no sólo para oír a los especialistas, sino también a los pueblos originarios impactados por la destrucción de su ambiente, a los afectados y refugiados por los cambios climáticos, a las víctimas del hambre y de la sed, ciertamente gran parte de la humanidad atenderá con prontitud este llamamiento.

Es lo que los abajo firmantes también esperamos. Con respeto y un abrazo fraterno, en el espíritu de san Francisco de Asís, en comunión con todas las formas de vida y toda la humanidad, confirmamos nuestra petición.

Brasilia-DF, 16 de septiembre de 2013

Nota: Pueden enviar su adhesión a magalhaes@caritas.gov.br ou para robertomalvezzi@oi.com.br

MOSAICO, 9-V-013

Mosaico bdn

Mosaico bdn (Photo credit: Wikipedia)

Martínez Campos, 9/V/013

GUIA

 

                                            MOSAICO

                                 Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 9 de Mayo.-  EN VECES MEJOR será irse por la tangente, es decir por la anécdota, por la reminiscencia, en temas tan peliagudos como cambios climáticos y crisis generales. A fin de cuentas, todo lo que diga uno son opiniones. Los datos duros los manejan los especialistas, los científicos y aún ellos buscan por tanteos según sus métodos aceptados. Aunque viéndolo bien, ya vienen poniéndose de acuerdo en que el cambio climático es real y principalmente de origen humano y que la crisis es general, aun cuando con manifestaciones locales, a veces dramáticas. POR ESO, SIMPLE opinador, aun cuando no por eso menos importante como todo quien opina, me voy por la anécdota y recuerdo aquella mañanita cuando en febrero de 1943, casi me bajaron de la cama mis papás, al grito de “está temblando”. Luego habíamos de saber que era la hora en que estaba reventando el volcán Paricutín, aun cuando relativamente lejos de Ziquítaro (el ombligo del mundo dicho sea de paso), allá por los rumbos de Uruapan, en San Juan Parangaricutiro. Y de allí en adelante, durante largos meses, “llovía” una ceniza negruzca que penetraba rendijas, ensombrecía pastos, tapizaba tejados y hacía medio oscuros los días y no se diga las noches. Y RESULTA QUE hace dos días según informes, amplia región del valle de Puebla, sufrió los efectos de la ceniza volcánica, expulsada por el volcán Popocatépetl. Me tráe recuerdos esa región, de rica agricultura cuando la conocí, con plantíos enormes de chilares y las faldas de la gran montaña cubiertas de pinares, aires frescos y arroyitos helados y cantadores, que contemplé durante por lo menos una excursión estudiantil por aquellos paraísos. Y resulta que ahora sus glaciares y los del Iztaccíhuatl (La Mujer Dormida), están en declive. A cambios climáticos se atribuyen. No dudo de la capacidad de previsión humana (organizada), para enfrentar la escasez del agua que podría sobrevenir décadas adelante, en muchos poblados que viven de los deshielos de los volcanes, entonces dormidos y ahora, caso del Popo, que medio despierto, con sus bostezos pone en alerta a los múltiples vecindarios, incluida a La Angelópolis.  DURANTE TANTOS AÑOS pasé por aquellas carreteras desde la capital hacia Tepexpan, a visitar a mi hermanita enferma. Hablo de los sesenta, setenta. Transportes de medio pelo, es decir no lujosos, caminos no tan modernos, paisajes polvorientos, poblados  y colonias en crecimiento. Ahora, con la gran urbanización y zonas conurbadas, en Xalostoc el gran accidente de la pipa gasera y hasta esta mañana, 23 muertos. Familias enteras afectadas. La maravillosa civilización que ha traído beneficios sin fin, pero también males al por mayor con sus territorios dominados por el automotor y accidentes multiplicados por la intensidad de tráficos, irresponsabilidades sin fin de conductores o autoridades reguladoras. Y ahora ese tremendo accidente cuyas causas exactas aún se están investigando. RECUERDO, CREO QUE allá por 1943, traían a todos los jóvenes en edad militar, marchando en  preparativos una vez que México le declaró la guerra a las potencias del eje. Por eso, y dado que yo me le pegaba a mi  papá Chon, fuese a un fandango popular (era músico pueblerino) o algún otra “aventura” , vine a conocer La Piedad. Pasamos por el mercado y por ir bobeando las frutas, que ni siquiera conocía, me perdí entre sus puestos. Todo asustado regresé por donde entré, rumbo a la presidencia municipal. Mi papá ya andaba buscando al “niño perdido” y nos encontramos a medio camino del mercado y de la plaza. Ahora, en el “Mercado Gildardo Magaña”, la presidencia, que encabeza el alcalde Hugo Anaya Avila, acaba de poner en funcionamiento sanitarios para ancianos y discapacitados. Buena cosa esta, porque como es sabido, por razones biológicas los de la tercera edad requieren de vez en cuando hacer escalas técnicas. Y ojalá extiendan los horarios de los sanitarios públicos, cuando hay actos o festivales en la explanada de la plaza. De lo contrario, como hay premuras irrenunciables, se corre el riesgo de que alguien recoja, desde  detrás de un carro, al infractor de las buenas costumbres, bajo el cargo de faltas a la moral. ESTÁN ABIERTAS LAS inscripciones para quienes, mayores de 65 años, pretendan ingresar al programa de apoyo a los adultos mayores. Hay tiempo para el trámite, se cierra en octubre y la condición es  que los interesados no reciban pensión ni jubilación. Porque es de precisarse, opino, que ciertas pensiones establecidas, aunque de miseria, sirven para sobrevivir y para cubrir medicinas…cuando las hay. En los altos niveles de la burocracia, es otra cosa, no las requieren, y dado el caso, cuando desafortunadamente lo necesiten, traspasan la frontera y se van a tratare en los mejores hospitales de allá, del otro lado. Los demás, siempre están en riesgo de irse, antes de tiempo, al otro lado. (www.miregionmichoacana.wordpress.com )

++++++++++++

¡FELICITACIONES A TODAS LAS MAMÁS, LAS DE AQUÍ, LAS DE ALLÁ Y LAS DE MÁS ALLÁ!

????????????????????????

????????????????????????

????????????????????????

????????????????????????

????????????????????????

????????????????????????

????????????????????????

????????????????????????

pedro-cordoba-aguirre-y-familia1

Rita y Benita Campos Cerda

Petrita y Socorro Martínez CamposPetra Mejía y Plácido Martínez Mejía

María Cerda Carranza (Mariquita) en los setenta

Margarita Campos Serrato. Foto familiar

Margarita Mej+ia ( De J. Manuel Cabrera Campos)

La joven familia, en la ciudad de México, durante una fiesta. Miguel, Emmanuel, Lupita, Silviano, Miry). Del album familiar

Erlinda Campos y José Luis del Río. Foto de José Luis del Río Carranza

Cleofas Serrato Hurtado. Foto familiar

67298_1623681599947_661056_n matilde

942810_10201030597515143_1280158426_n

942810_10201030599995205_1600675932_n

944702_10201030599475192_68726838_n