MOSAICO, 6-XI-014

Martínez Campos, 6-XI-014

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

                   LA PIEDAD, 6 de Noviembre.- CUALQUIERA QUE HAYA pasado conviviendo aquí, dijéramos durante 25 años y dado que tenga cierto, aun cuando mínimo, sentido de observación, se dará cuenta de que La Piedad (y su región) ha cambiado de lo lindo. Y si por edad o temperamento mide ya su tiempo en décadas, esa observación le dirá: sí, ¡sí, cómo cambian las cosas!, y es muy cierto eso de que al tiempo nadie lo detiene. Lo obvio.  ¿Y ese cambio, para bien o para mal?. Pues para las dos cosas, claro. AUN CUANDO EL crecimiento, esa “filosofía” de la existencia, aplicada a personas y sociedades, está ahora en cuestión porque dicho crecimiento ha puesto en un brete a toda la existencia y a todo el planeta, incluido el rincón de él que pisamos, La Piedad y su ya zona conurbada, sí que han crecido. ALGUNA VEZ ME  comentó un hombre de empresa que determinado circulo de negocios aquí se oponía, por ejemplo, a que aquí se estableciera la gran empresa que luego se plantó en Zacapu. Y era voz pública que grupos de negociantes “no veían con buenos ojos” se establecieran grandes centros comerciales: ¡Y aquí están!, la ciudad está conformada ya, además de una red de comunicaciones carreteras, por grandes establecimientos. Unos van, otros vienen, pero esas tiendas determinan la vida ciudadana, aun cuandoe los modestos mercados de abastos y sus alrededores, siguen funcionando. Hay, pues, para todos. Otra cosa será si esos y otros establecimientos llegan a resolver (nadie duda que ayudan) el gran problema del desempleo, en una región de migrantes que buscan transfronteras lo que no encuentran aquí. LO QUE ME conmociona es el enterarme del gran deterioro ambiental envolvente, planetario, del cual nadie, nadie, escapamos. Y no me parece exagerada la metáfora de que el gran Río Lerma, a su paso por aquí, está muerto (en realidad en toda su cuenca), A través de los años se ha convertido en receptor de cloacas, desechos, residuos fabriles y aquellos idílicos paisajes con sauces llorones, abundancia de peces y aguas tranquilas y azas transparentes, dudo que las actuales generaciones los vean. Fruto del “crecimiento” en su fase destructiva.  PERO ME ADMIRO de los grandes pasos en el terreno educativo que ha dado La Piedad. En mis tiempos de diarista, visitaba mucho el Colegio Vasco de Quiroga, y las oficinas de la allí establecida Universidad del Valle de Atemajac. Ahora, en su flamante edificio, es centro de enseñanza superior de primer nivel; también me tocó ver el nacimiento del Instituto Tecnológico de La Piedad, ahora lo mejor por aquí, en su género y sus modernas instalaciones en la meseta que lo alberga; visité con frecuencia al naciente Colegio de Michoacán, mientras funcionaba en un local céntrico. Luego la modernidad lo habría de trasladar a su gran edificio, en zona residencial. Allí he logrado “cubrir” y con mucho gusto, diversos actos públicos. Pero algunas de sus actividades de difusión cierto que eran reservadas para la noche y por razones obvias para públicos reducidos. AHORA EL GRAN Colegio de Michoacán, apoyado por la autoridad municipal, sale más a la calle, a llegar su ciencia y sus conocimientos a un público más amplio, en labores de divulgación. Este día jueves, mientras mi persona va rauda y veloz por la autopista a iniciar las quimioterapias en Morelia, se establecerá en el centro de la ciudad un gran domo para capturar la atención, la curiosidad y las ansias de saber de la juventud, en torno a la ciencia. Y luego, mañana viernes, en la plazoleta de la bandera, en el mirador de la Colonia Vasco de Quiroga, un telescopio para que los piedadenses contemplen mas de cerca el firmamento. “Burbuciencia es un domo tipo carpa geodésica con capacidad para albergar a 80 personas sentados. Las paredes interiores funcionan como pantallas donde se proyectarán cortos y documentales científicos en tercera dimensión. Estará instalado en el Jardín “Marcos H. Pulido” conocido como La Purísima los días 6 y 7 de noviembre. El segundo de los eventos de divulgación de la ciencia que se estarán llevando a cabo en La Piedad es la Noche de Observación Astronómica donde gracias a la mediación del COLMICH con el Centro de Investigaciones en Óptica de León, será posible la instalación de un telescopio en la plazoleta de la bandera “Ricardo Guzmán” a las 20 de la noche del viernes 7 para apreciar el firmamento mediante este instrumento tanto en una pantalla como en el propio artefacto”. EN CÍRCULOS CIENTÍFICOS y de estudiosos, cierto que hay pre-ocupación y hasta alarma por lo que le sucede a la Tierrita en el terreno ambiental. Durante una conferencia el mes pasado en Monterrey, Leonardo Boff , fue reiterativo: nuestro planeta y todo lo que contiene de vida, está en riesgo. Nuestro crecimiento lo ha averiado. Hemos  puesto en riesgo el futuro para nuestros nietos. Todo por el crecimiento desbocado de los últimos dos siglos, acelerado desde mediados del anterior, el XX. (La urgencia de cuidar de la Tierra y de la vida) Así están las cosas. (www.silvianomartinez.wordpress.com )

Anuncios

MOSAICO, 30-X-014

Martínez Campos, 30-X-014

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 30 de Octubre.- ¡NO ES DE extrañar que algunos pronunciamientos del Papa Francisco tengan “poca prensa”!. Me refiero a la gran prensa, esa de los grandes medios, dijéramos electrónicos, de esos que ve uno en su tele, entre más globalizados, mejor. Y cómo no va a ser, si el Pontífice se va duro, y a la cabeza, y fustiga al “dio$ de e$te mundo”, al ídolo dinero, o sea, al sistema basado en él, con sus efectos en la sociedad y en la naturaleza, con su consumismo exacerbado y la exclusión de muchos, la pobrería, del banquete de la vida. Pero no le hace, el discurso liberador va penetrando poco a poco en mentes y corazones dispuestos y, como dijo el sabio (creo que Santo Tomas de Aquino), “bonum per se ipsum difunditur”, lo que quiere decir que el bien se difunde por sí mismo. Porque si el discurso está bien enfilado, como es el caso de los del Papa, podrá ser muy bien recibido ya que “quid recipitur, ad modum recipientis recipitur”, lo que quiere decir que según el sapo es la pedrada, o más literalmente, lo que se recibe, se recibe al modo, a la manera de quien lo recibe. Porque el Papa denuncia y al mismo tiempo anuncia un nuevo mundo, el de la Esperanza. DIGO TODO ESTO, porque me pareció formidable, el discurso pronunciado por Francisco ante los participantes, en El Vaticano, del Encuentro de Movimientos Populares. (Lo puede encontrar completo, en www.vatican.va, Papa Francisco, discursos, 2014, octubre). Cuando un discurso, desde la perspectiva de la fe, va al fondo en su denuncia de una situación injusta y al mismo tiempo anuncia una alternativa de fondo, los hombres de iglesia lo llaman profético. Aquí la denuncia tiene  una dimensión global, terráquea, y el consiguiente anuncio de lo nuevo, una dimensión global, también por consiguiente. No tiene desperdicio dicho discurso, para quien busque una orientación de fondo en el maremágnum de interpretaciones en torno a lo que nos sucede. Entresaco, conforme a mis “intereses de información”, unos dos parrafitos: “Veo que aquí hay decenas de campesinos y campesinas, y quiero felicitarlos por custodiar la tierra, por cultivarla y por hacerlo en comunidad. Me preocupa la erradicación de tantos hermanos campesinos que sufren el desarraigo, y no por guerras o desastres naturales. El acaparamiento de tierras, la desforestación, la apropiación del agua, los agrotóxicos inadecuados, son algunos de los males que arrancan al hombre de su tierra natal. Esta dolorosa separación, que no es sólo física, sino existencial y espiritual, porque hay una relación con la tierra que está poniendo a la comunidad rural y su peculiar modo de vida en notoria decadencia y hasta en riesgo de extinción”. Luego de expresar (que el sistema) saquea la naturaleza para sostener el ritmo frenético de consumo que le es inherente, asegura que “… El cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la desforestación ya están mostrando sus efectos devastadores en los grandes cataclismos que vemos, y los que más sufren son ustedes, los humildes, los que viven cerca de las costas en viviendas precarias o que son tan vulnerables económicamente que frente a un desastre natural lo pierden todo. Hermanos y hermanas: la creación no es una propiedad, de la cual podemos disponer a nuestro gusto; ni mucho menos, es una propiedad sólo de algunos, de pocos: la creación es un don, es un regalo, un don maravilloso que Dios nos ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con respeto y gratitud. Ustedes quizá sepan que estoy preparando una encíclica sobre Ecología: tengan la seguridad que sus preocupaciones estarán presentes en ella…”. (Aplausos). DURANTE EL MISMO  Encuentro Mundial de Movimientos Populares, Evo Morales , presidente de Bolivia, en representación de pueblos indígenas, pidió respetar la madre tierra y no aceptar que el capitalismo reduzca a la tierra a una simple mercancía. “El primer enemigo de la madre tierra es el capitalismo, fruto de eso es el calentamiento global del cual los países desarrollados no lo quieren reconocer,  tenemos que refundar el sistema económico financiero mundial, expresó el presidente Morales. Añadió que se tiene que recuperar la alianza entre los pueblos, porque antes se vivía en redes de cooperación, para reafirmar la integración de los países ante el capitalismo. Todo esto según información de prensa del gobierno boliviano. AQUÍ, EN NUESTRO “hábitat”, no por provinciano menos valioso, la autoridad municipal se esmera para que los festejos del Día de Muertos  sean atractivos para los visitantes locales o foráneos. En el panteón municipal, tanto el sábado, como el domingo serán celebradas misas  para que los creyentes católicos oren  por sus difuntos; habrá vigilancia para resguardar el área. “Se contará con dos pipas de agua para surtir del vital líquido a las personas que ocupen para limpiar las tumbas o bien, para la colocación de flores”. (www.silvianomartinez.wordpress.com)

 

MOSAICO, 26-III-014. Mas fotos del desfile infantil de Primavera

????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Martínez Campos, 26-III-014
GUIA
MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 26 de Marzo.- ERA COSA DE ver, y de oír, a nuestras madres, a nuestras abuelas (forma de referirse a nuestros antepasados, a “los de antes”), que rozadora o cuchillo en mano, hacían señales al rezo del “Jesucristoaplacatuira” conjurando a las negruzcas nubes a fin de cortar, destrozar la “víbora” del cielo que amenazaba precipitarse con su maligno poder, sobre los indefensos humanos, reses, animales, sembradíos. Porque eran temibles dichas víboras, a las que se les atribuían el poder hasta de perforar barrancas. En mi caso, no recuerdo haber visto ninguna, aun cuando las negruzcas, pardas, veloces y amenazantes nubes anunciadoras de tempestades paseaban raudas, veloces, también cargadas de granizo, por lo blancuzcas, eso decían, sobre los cielos campiranos de nuestra occidental región michoacana . Lo más que llegué a conocer, fueron “viboritas” empolvadas y llaneras las cuales se presentaban en forma de remolino, más que asustadoras, motivo de juego para la diversión infantil campesina.???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????? AHORA SÉ QUE la cosa es en serio y las tan temibles “víboras” existen, de los que nos dan cuenta los noticieros, referidas ellas a las que se presentan en forma de fortísimos tornados, los de siempre, pero ahora más intensos y destructivos, en amplia región de los Estados Unidos. Que el cambio climático contribuye a su fuerza devastadora, dicen. Será o no, pero se están presentando en otras latitudes de la Tierra, junto con los no tan raros deslaves como el de los últimos días en el Estado de Washington, con muertos y desaparecidos, o el nuestro, en Guerrero, el año pasado, el de La Pintada, en septiembre del año pasado, con muertos y desaparecidos. POR ESO ES muy comprensible que el pequeño (no por pequeño menos destructivo) tornado del fin de semana en las cercanías de Tangancícuaro, en nuestro Michoacán, haya causado sorpresa, por imprevisto y por relativamente raro en aquellas regiones, según testimonio de vecinos. Desde luego, nadie si no fuese un experto en cuestiones meteorológicas, podría afirmar que lo de Tangancícuaro y sus cercanías, fue efecto del cambio climático. Pero en el caso de los ahora fortísimos tornados en Estados Unidos y otras latitudes, se contempla ya, en opinión científica, la posibilidad de que se deban a cambio climático. Son datos de experiencia, pues, que nos hacen avanzar en nuestra toma de conciencia de que las cosas en nuestra “Tierrita” realmente están cambiando. Y si pretende uno profundizar informándose, sobra dónde ahora, para no acudir a las explicaciones mágicas de nuestros antepasados. Esta internet que nos tiene de cabeza, ayuda mucho. Para hacer este Mosaico, visité varios sitios, entre ellos http://www.veoverde.com. DEVERAS QUE A los de ahora, porque así lo sentimos, nos tocaron tiempos más revueltos. Y datos de experiencia, percibidos no sólo en nuestro sufrido México, nos indican que la insana violencia (caso de que la violencia defensiva sea sana) va en aumento, con crímenes ejecutados con toda increíble locura. Desde luego, esto de la violencia debe ser complejísimo, desentrañable, en sus causas, desde “socio-económico-políticas-religiosas-geofísicas” y párele de contar. Me permito hacer referencia, a una opinión, es sólo uno de los enfoques,: “… las formas y tipo de violencia están relacionadas íntimamente con el poder. El poder es la capacidad de los seres humanos para hacer o mandar hacer. Todos tenemos algún tipo de poder; éste puede ser emocional o económico. Pero es importante distinguir que hay diferencias en el uso del poder, comenzando por la cantidad de poder que se tiene, y sobre todo, para qué y cómo se usa. Algunas personas, como las que no tienen confianza en sí mismas, buscan el poder a través del dinero, de la información o del conocimiento que sólo ellas manejan, o de la violencia, para “sentirse más que los demás”. Desgraciadamente la violencia es la forma más fácil de conseguirlo, porque cualquiera tiene acceso a ella. Cuando el poder y el control se usan para satisfacer necesidades egoístas, es decir, cuando se abusa del poder, se oprime y domina a las personas y se genera una profunda violencia; por ejemplo, la que se puede dar de los padres hacia los hijos, de los hombres hacia las mujeres, de los jefes hacia los empleados, de una nación hacia otra. Por eso en todas las sociedades y culturas se desarrollan mecanismos de control, como son las leyes, para mantener las conductas individuales y de grupo dentro de los límites de la no violencia”. http://www.conevyt.org.mx/cursos/cursos/un_hogar/contenido/fasciculos/epv13/epv13_02.htm). El referido, es el Portal educativo del Consejo Nacional de Educación para la Vida y el Trabajo.????????????????????????????????????????????????Se define como una oferta educativa, información, servicios, recursos de aprendizaje, bibliotecas. (http://www.conevyt.com ).
(http://www.mitierramaravillosa.wordpress.com).

Brasil en la encrucijada: ¿prolongar la dependencia o completar la invención?. Leonardo Boff

Brasil en la encrucijada: ¿prolongar la dependencia o completar la invención?

2014-03-14

Observador atento de los procesos de transformación de la economía mundial en contrapunto con la brasilera, Celso Furtado, uno de nuestros mejores nombres en economía política, escribió en su libro Brasil: la construcción interrumpida: «En medio milenio de historia, partiendo de una constelación de fechorías, de poblaciones indígenas desgarradas, de esclavos trasplantados desde otro continente, de aventureros europeos y asiáticos en busca de un destino mejor, llegamos a un pueblo de extraordinaria polivalencia cultural, un país sin paralelo por su inmensidad territorial y su homogeneidad lingüística y religiosa. Pero nos falta la experiencia de pruebas cruciales como las que conocieron otros pueblos cuya supervivencia llegó a estar amenazada. Nos falta también un verdadero conocimiento de nuestras posibilidades y principalmente de nuestras debilidades. Pero no ignoramos que el tiempo histórico se acelera y que la cuenta de ese tiempo se hace contra nuestra. Se trata de saber si tenemos un futuro como nación que cuenta en la construcción del devenir humano o si prevalecerán las fuerzas que se empeñan en interrumpir nuestro proceso histórico de formación de un Estado-nación» (Paz e Terra, Rio 1993, 35).

La actual sociedad brasilera, hay que reconocerlo, ha conocido avances significativos bajo los gobiernos del Partido de los Trabajadores. La inclusión social realizada y las políticas sociales beneficiosas para millones de personas que siempre estuvieron al margen tienen una magnitud histórica cuyo significado todavía no acabamos de evaluar, especialmente si las comparamos con las fases históricas anteriores, hegemonizadas por las élites tradicionales que siempre detentaron el poder del Estado.

Pero estos avances no son aún proporcionales a la grandeza de nuestro país y de su pueblo. Las manifestaciones de junio de 2013 mostraron que buena parte de la población, particularmente los jóvenes, está insatisfecha. Estos manifestantes quieren más. Quieren otro tipo de democracia, la participativa, quieren una república no de negociados sino de carácter popular, exigen con razón transportes que no les roben tanto tiempo de vida, servicios básicos de higiene, educación, que los habilite para entender mejor el mundo y para mejorar el tipo de trabajo que escojan; reclaman sanidad con un mínimo de decencia y calidad. Crece en todos la convicción de que un pueblo enfermo e ignorante jamás dará un salto cualitativo hacia otro tipo de sociedad menos desigual y, por eso, como la llamaba Paulo Freire, menos malvada. El PT deberá estar a la altura de esos nuevos desafíos y renovar su agenda o pagar el precio de no continuar más en el poder.

Estamos aproximándonos a aquello que Celso Furtado llamaba “pruebas cruciales”. Tal vez como nunca antes en nuestra historia, hemos llegado al momento crítico de las “pruebas”. Las próximas elecciones tendrán, a mi modo de ver, una característica singular. Dada la aceleración de la historia, impulsada por la crisis sistémica mundial, nos veremos forzados a tomar una decisión: o aprovechamos las oportunidades que los países centrales en profunda crisis nos propician, reafirmando nuestra autonomía y garantizando nuestro futuro, autónomo pero relacionado con la totalidad del mundo, o las desperdiciamos y viviremos amarrados al destino decidido siempre por ellos, que nos quieren condenar a ser solo abastecedores de los productos in natura que les faltan y así nos vuelven a recolonizar.

No podemos aceptar esta extraña división internacional del trabajo. Tenemos que retomar el sueño de algunos de nuestros mejores analistas de la valía de Darcy Ribeiro y de Luiz Gonzaga de Souza Lima, entre otros, que propusieron una reinvención o refundación de Brasil sobre bases nuestras, gestadas por nuestro ensayo civilizatorio, tan enaltecido por Celso Furtado.

Este es el desafío lanzado de forma urgente a todas las instancias sociales: ¿Ayudan a la invención de Brasil como nación soberana, repensada en los marcos de la nueva conciencia planetaria y del destino común de la Tierra y de la humanidad? ¿Podrán ser co-parteras de una ciudadanía nueva ―la co-ciudadanía y la ciudadanía terrena― que articula al ciudadano con el Estado, al ciudadano con otro ciudadano, lo nacional con lo mundial, la ciudadanía brasilera con la ciudadanía planetaria, ayudando así a moldear el devenir humano? ¿O se harán cómplices de esas fuerzas que no están interesadas en la construcción del proyecto-Brasil porque se proponen incluir a Brasil en el proyecto-mundo-globalizado de una forma subalterna y dependiente, con ventajas concedidas a las clases opulentas, beneficiadas con este tipo de alianza?

Las próximas elecciones van a arrojar luz sobre estos dos proyectos. Debemos decidir de qué lado estaremos. La situación es urgente pues, como advertía pesaroso Celso Furtado: «todo apunta hacia la inviabilización del país como proyecto nacional» (op. cit. 35). No queremos aceptar como fatal esta seria advertencia. No hay que reconocer las derrotas sin haber dado antes todas las batallas, como nos enseñaba Don Quijote en su gaya ciencia.

Todavía hay tiempo para hacer cambios que pueden reorientar el país hacia su rumbo cierto, especialmente ahora que, con la crisis ecológica, Brasil ha adquirido un peso decisivo en la balanza y el equilibrio buscado por el planeta Tierra. Es importante creer en nuestras virtualidades, diría más, en nuestra misión planetaria.


MOSAICO, 20-II-014

                           ????????????????????????

Martínez Campos, 20/II/014

GUIA

 

                                               MOSAICO

                                      Silviano Martínez Campos

                   LA PIEDAD, 20 de Febrero.- ES DE SUPONERSE que los líderes mundiales, en sus altos niveles, por supuesto, están más que informados sobre la situación del planeta, concretamente respecto al deterioro ambiental y más en particular sobre los cambios climáticos y sus consecuencias. Los países representados en la ONU (Organización de las Naciones Unidas), cuentan con su respectivo representante en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, que viene, desde hace años, analizando el asunto y diseñando políticas o más bien  pautas de orientación para los líderes y no sólo para ellos. Ahora ya se manejan las cosas  en torno a la idea central: el cambio climático es real  e irreversible y en gran medida responsabilidad de la actividad humana. Si acaso habrá ignorancia en otros niveles de operadores de políticas públicas, en los ámbitos locales o regionales. ASÍ, Y TODO, debe ser muy difícil para los líderes tomar decisiones muy concretas, efectivas, espectaculares, que indiquen con toda claridad una reorientación de las cosas para enfrentar el gran reto, pero ya, aquí, y ahora, en este lugar, y en todos los rincones de la Tierra. Para lograr eso, requeriríamos como en El Día que paralizaron la Tierra (película), que llegara el extraterrestre y nos  pusiera un ultimátum, comenzando por la minimizada ONU, maniatada, según  podemos entender desde hace tiempo, por los intereses de las potencias. NI REQUERIMOS EXTRATERRESTRES para que nos digan que la cosa está peliaguda. Y que hemos sobrepasado ya determinados límites, según los científicos. Y que si no arreglamos las cosas, las abejitas se quedarán sin trabajo por falta de flores, se negarán a fertilizar las plantas y, de paso nos privarán de su riquísimo producto, la miel, elaborada en sus minúsculos laboratorios estomacales. O la mariposa Monarca, que podría negarse a recorrer sus cuatro mil kilómetros porque, en determinado paraje de su recorrido, su alimento está cotaminado por fungicidas o pesticidas. Y parece que los líderes van a hacer algo al respecto, en favor de las maripositas y todo lo que significan para nosotros, particularmente el vapuleado Michoacán y la zona de estancia entre nosotros del bellísimo insecto. NO SE IBAN a entretener los líderes sólo en la mariposita. Y según las informaciones, los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama junto con el primer ministro Stephen Harper, dedicaron su encuentro de nueve horas a pensar en grande y tal vez a obrar en grande, nada más y nada menos, que crear la zona de su influencia inmediata, México, Estados Unidos y Canadá, para hacerla, sí, la más competente del mundo. Competitiva, se entiende, en el ámbito económico, respecto a las otras decenas de países del globo. QUE ASÍ SEA, mientras encontramos la salida de la crisis, sólo que según los entendidos, el sistema como está ya no dá más, por más apoyos coyunturales que se le den. Porque la contraparte, la sociedad organizada, dice que no, sino debe diseñarse otro mundo que le arrebate la riqueza, la cual debe ser compartida, a los poderosos de la política y del dinero. Sólo que el arrebate no será, estilo anarcos, derribando rejas o vallas, ni activando botellitas molotov, sino activando una nueva política, la de la democracia participativa, que incluya con mucho a los hasta ahora excluidos, los que ni siquiera pueden informarse de los proyectos de los poderosos. En parte, esos nuevos diseños, esos sueños con los pies en la Tierra, se dan en muchas organizaciones civiles, en partidos con visión y no sólo con políticas grillescas y tribales. Pero calladita la cosa, también a través de las herramientas, quién lo dijera, diseñadas precisamente por los del dinero. Y hay quien asegura que las redes sociales precisamente, están cambiando las relaciones. Están obligando al poder a salir de sus castillos, de sus fortalezas y de sus emporios, para hacer real la democracia, hasta ahora representativa de los mismos, de los pocos. Eso tarda y tardará. Parece que las transiciones no son súbitas, como se quisiera. Y en ellas juegan todavía fundamental papel, los liderazgos tradicionales, encabezados muchas veces por hombres y por mujeres, que aun cuando acotados por el sistema al que están engarzados, su creatividad en el arte de la política es real y paso a paso efectiva porque saben que, en su arte, las decisiones no son fáciles, a veces o tal vez siempre optan por el mal menor y que algo hace ya, el que camina. Y los más lúcidos tal vez sepan que las veredas están sembradas de pedruscos. Pero como dijo un político, aquí, en campaña electoral, el que no quiera ver fantasmas, que no salga de noche. UN REGIDOR PIEDADENSE, Luis López Torres, propondrá que se fomente y reglamente, el uso de grafitis en la ciudad, como medio de expresión para los jóvenes. Tal vez resulte bien, darle pautas a los jóvenes, sin manejarles sus contenidos , echen a vuelo su imaginación y hagan arte callejero. No sólo en internet se puede. (www.miregionmichoacana.wordpress.com) .

 

 

¿Seremos una célula canderígena a ser extirpada?. Leonardo Boff

Cambio climático

Cambio climático (Photo credit: @Cristianhold)

¿Seremos una célula cancerígena a ser extirpada?

2013-11-25

Hay negacionistas de la Shoah (eliminación de millones de judíos en los campos nazis de exterminio) y hay negacionistas de los cambios climáticos de la Tierra. Los primeros reciben el desprecio de toda la humanidad; los segundos, que hasta hace poco sonreían cínicamente, ahora ven día a día que sus convicciones están siendo refutadas por hechos innegables. Sólo se mantienen coaccionando a algunos científicos para que no digan todo lo que saben, como ha sido denunciado por diferentes y serios medios alternativos de comunicación. Es la razón enloquecida que busca la acumulación de riqueza sin ninguna otra consideración.

En tiempos recientes hemos conocido eventos extremos de la mayor gravedad: los huracanes Katrina y Sandy en Estados Unidos, tifones terribles en Paquistán y Bangladesh, el tsunami del Sudeste de Asia, el tifón de Japón que dañó peligrosamente las centrales nucleares de Fukushima y hace pocos días el avasallador tifón Haiyan en Filipinas que ha dejado miles de víctimas.

Hoy se sabe que la temperatura del Pacífico tropical, de donde nacen los principales tifones, estaba normalmente por debajo de los 19,2°C. Las aguas marítimas se han ido calentando hasta el punto de quedar hacia el año 1976 en 25°C y a partir de 1997/1998 alcanzaron los 30°C. Tal hecho produce gran evaporación de agua. Los eventos extremos ocurren a partir de los 26°C. Con el calentamiento, los tifones aparecen con más frecuencia y con vientos de mayor velocidad. En 1951 eran de 240 km/h; en 1960-1980 subieron a 275 km/h; en 2006 llegaron a 306 km/h y en 2013 a los terroríficos 380 km/h.

En los últimos meses cuatro informes oficiales de organismos ligados a la ONU lazaron una vehemente alerta sobre las graves consecuencias del creciente calentamiento global. Está comprobado, con un 90% de seguridad, que es provocado por la actividad irresponsable de los seres humanos y de los países industrializados.

Lo confirmó en septiembre el IPPC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático) que articula a más de mil científicos; lo mismo ha hecho el Programa del Medio Ambiente de la ONU (PNUMA); enseguida el Informe Internacional del Estado de los Océanos denunció el aumento de la acidez, que por eso absorbe menos C02; finalmente el 13 de noviembre en Ginebra la Organización Meteorológica Mundial. Todos son unánimes en afirmar que no estamos yendo hacia el calentamiento global, sino que estamos ya dentro de él. Si en los inicios de la revolución industrial la concentración de CO2 era de 280 ppm (partes por millón), en 1990 se elevó a 350 ppm y hoy ha llegado a 450 ppm. En este año se ha dado la noticia de que en algunas partes del planeta ya se rompió la barrera de los 2°C, lo que puede acarrear daños irreversibles para los demás seres vivos.

Hace pocas semanas, a la Secretaria Ejecutiva de la Convención de la ONU sobre el  Cambio Climático, Christiana Figueres, en plena entrevista colectiva se le saltaron las lágrimas al denunciar que los países no hacen casi nada para la adaptación y la mitigación del calentamiento global. Yeb Sano de Filipinas, en la 19ª Cumbre del Clima de Varsovia realizada del 11 al 22 de noviembre, lloró ante los representantes de 190 países contando el horror del tifón que había devastado su país, alcanzando a su misma familia. La mayoría no pudo contener las lágrimas. Pero para muchos eran lágrimas de cocodrilo. Los representantes ya traen en su cartera las instrucciones preparadas previamente por sus gobiernos, y los grandes dificultan de muchas maneras cualquier consenso. Allí están también los dueños del poder en el mundo, dueños de las minas de carbón, muchos accionistas de petroleras o de siderurgias movidas por carbón, de  industrias de montaje y otros. Todos quieren que las cosas sigan como están. Es lo peor que nos puede pasar, porque entonces el camino hacia el abismo se vuelve más directo y fatal. ¿Por qué esa irracional oposición?

Vayamos directos a la cuestión central: este caos ecológico se lo debemos a nuestro modo de producción que devasta la naturaleza y alimenta la cultura del consumismo ilimitado. O cambiamos nuestro paradigma de relación con la Tierra y con los bienes y servicios naturales o vamos irrefrenablemente al encuentro de lo peor. El paradigma vigente se rige por esta lógica: ¿cuánto puedo ganar con la menor inversión posible en el más corto lapso de tiempo con innovación tecnológica y con mayor potencia competitiva? La producción está dirigida al puro y simple consumo que genera acumulación, siendo esta el objetivo principal. La devastación de la naturaleza y el empobrecimiento de los ecosistemas ahí implicados son meras externalidades (no entran en la contabilidad empresarial). Como la economía neoliberal se rige estrictamente por la competición y no por la cooperación, se establece una guerra de mercados, de todos contra todos. Quien paga la cuenta son los seres humanos (injusticia social) y la naturaleza (injusticia ecológica).

Ocurre que la Tierra no aguanta más este tipo de guerra total contra ella. Necesita un año y medio para reponer lo que le arrancamos en un año. El calentamiento global es la fiebre que denuncia que está enferma, gravemente enferma.

O comenzamos a sentirnos parte de la naturaleza y entonces la respetamos como a nosotros mismos, o pasamos del paradigma de la conquista y de la dominación al del cuidado y de la convivencia y producimos respetando los ritmos naturales y dentro de los límites de cada ecosistema, o si no preparémonos para las amargas lecciones que la Madre Tierra nos dará. Y no se excluye la posibilidad de que ella no nos acepte más y se libere de nosotros como nos liberamos de una célula cancerígena. Ella puede continuar, cubierta de cadáveres, pero sin nosotros. Que Dios no permita semejante trágico destino.