MOSAICO, 21-VIII-014

MOSAICO, 21-VIII-014.

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. PATRIOTISMO ELECTRÓNICO; SALARIO, EL DERECHO HUMANO MÁS VIOLADO; QUÉ HACEMOS CON LOS DERECHOS HUMANOS; DESPUÉS DE LA TEMPESTAD

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. PATRIOTISMO ELECTRÓNICO; SALARIO, EL DERECHO HUMANO MÁS VIOLADO; QUÉ HACEMOS CON LOS DERECHOS HUMANOS; DESPUÉS DE LA TEMPESTAD.

PENJAMILLO. 450 ANIVERSARIO

PENJAMILLO. 450 ANIVERSARIO.

Promesas de otro tipo de Transformación (III). Leonardo Boff

Promesas de otro tipo de Transformación (III). Leonardo Boff.

La Valija Informativa, 11-VIII-014

La Valija Informativa, 11-VIII-014.

Sueños Guajiros, Rústicos, VI. Silviano Martínez Campos. (Con introducción del 11-VIII-014)

Sueños Guajiros, Rústicos, VI. Silviano Martínez Campos. (Con introducción del 11-VIII-014).

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. Y AHORA SÍ, ADIÓS POBREZA; LA ECONOMETRÍA DE LOS POBRES

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. Y AHORA SÍ, ADIÓS POBREZA; LA ECONOMETRÍA DE LOS POBRES.

MOSAICO, 7-VIII-014

construcciones-antiguas-en-vistosa-calle-de-penjamillo Acto público cerro-del-metate-3 hpim3565

Martínez Campos, 7-VIII-014

GUIA

 

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 7 de Agosto.- BIEN RECUERDO, HARÁ unos veinticuatro años, mi primera nota que mandé como corresponsal aquí, de La Voz de Michoacán, fue sobre el funcionamiento de la biblioteca municipal del centro, la “Jesús Romero Flores”. Y la información para esa nota primeriza, me la proporcionó el joven Fernando Tejeda Alvarado (1962). Desde entonces, lo he conocido como un piedadense activo, dinámico, con acentuado afán de aprender, y de enseñar. Debe tener muchos valores, sin duda, pero me gustaría destacar su vinculación al terruño (terruño grande, La Piedad, su región) que se ha manifestado en el participar de palabra y obra en la vida pública de su ciudad. Y digo también de palabra, por su elaboración de diversos trabajos relativos a su hábitat, su entorno.Cancha y casa parroquial hpim35361 u7_ea-penjamillo-desfile-3 image-silviano-colegio-3 Considero que sería oportuno hablar  posteriormente de él, de manera más merecida, pero ahora me refiero al libro que hace días puso en mis manos y se denomina “Penjamilllo, “Lugar de Sabinos”, a propósito del 450 aniversario de dicha población, en una versión más ampliada y en la que menciona larga lista de colaboradores en la obra y a la participación del ingeniero Pascual Raya Sepulveda, penjamillense, quien fuera también alcalde, y un numeroso grupo de personas de aquel municipio empeñadas en “la conservación de las raíces históricas y la tradición cultural de Penjamillo”. LA OBRA, DE 251 páginas y mil ejemplares de edición, se remonta a los orígenes de Penjamillo, y luego recorre sus comunidades, sus sitios, sus fiestas, sus costumbres. Especial relieve se da a la comunidad de Santa Fe, una alusión a Ziquítaro como paso del insurgente don Miguel Hidalgo, una lista de alcaldes, desde 1939 con Francisco Duarte, al 2011 con Francisco Piceno y una mención de personajes del municipio como Miguel Meza, José Ortiz Rodríguez, Juan Abarca Pérez, Josefina Báez Calderón (Josefina Báez de Ortiz), Manuel López Pérez, Gustavo Madrigal Barajas, José Antonio Pérez Partida y, sin que por mi parte me considere personaje, una mención a su servidor Silviano Martínez Campos en cuanto a su actividad periodística. Curato, 1 Curato, 2 Curato, 3 Curato, 4UN APARTADO ESPECIAL merece al autor de “Penjamillo”, lo que denomina por su título “La Epoca del Cacicazgo en Penjamillo”, fenómeno que lo remonta a tiempos lejanos, pero que en el Siglo XX tomó su particular fisonomía, en el ambiente del agrarismo. Destaca el liderazgo de don Abrahan Martínez, reconocido como tal e inclusive el Congreso del Estado decretó un homenaje anual del líder asesinado en 1954, según el autor de la obra. Pero en ella no se da ningún relieve a su sucesor, el líder de facto don Francisco Silva. DE DON FRANCISCO, Pancho Silva, como se le conocía, tengo un vago recuerdo de niño, allá por principios de los cuarenta y creo que ya desempeñaba cierto liderazgo. Llegué a verlo, sin  presentarnos, en una tienda en 1955 cuando mi escuelita. Curato, 5 Curato, 6 Curato, 7Supe por mi papá que “no veía con buenos ojos” (esta no era la expresión original, yo la acomodo) que yo diera clase en Ziquítaro a una de las facciones, aun cuando por mi parte, la abrí para todos. A invitación, voluntariamente di mis clases de 1955 a 1956, año en que voluntariamente también me retiré, a fin de recorrer mundo. Luego, ya en los sesenta, lo vi una mañana en la plaza, iba yo con mi hermana enferma desde México, me presenté y le pregunté por un taxi. Posteriormente, años después, ya como periodista, aquí, durante un homenaje a don Abrahan Martínez, saludé a don Pancho, él ya anciano. No era nada personal, pues. SOBRE LA SITUACIÓN conflictiva en Ziquítaro (y en el municipio) llegué a escribir, durante mi  paso efímero poro el diario Zócalo en la ciudad de México, en 1957, un artículo que titulé “Historia del Pueblo Olvidado”. Muy retórico, por cierto, pero mi edad de entonces era de 22 años y aún no incursionaba en el periodismo profesional. Se puede encontrar en http://eltaller.us.es/index.php/ . Curato, 10 Curato, 11 curato-7 curato-8 Del curato, 8 HE APRENDIDO A ver un poco más a fondo las cosas. En el caso que nos ocupa, el régimen imperante, el régimen autoritario de entonces, que por otra parte dejó mucho bueno, positivo, para el  país, se valía de los “hombres fuertes” para el control de pueblos y regiones. No todo era rudo y turbio, por supuesto, pero cuando se presentaban casos, también se dejaba pasar, pasar, pasar. Injusticia institucionalizada, pues. Pero ya pasaron aquellos tiempos, 50, 60 años o más antes. Ahora me gusta ver a nuestros padres y abuelos, como hijos de su tiempo, vinculados como en estos casos, al sistema central que necesitaba del control total para mantenerse y perpetuarse. México y sus regiones y sus  pueblitos, es otro, cierto, pero aún falta y día vendrá en que la democracia representativa de ahora, imperfecta como es, pero necesaria, se transforme en democracia participativa. En el curato images u7_ea-penjamillo-desfile-3 índice(www.miregionmichoacana.wordpress; www.mitierramaravillosa.wordpress.com)

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Meza. EL PAQUETE, AHORA, EN MANOS DE EPN

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Meza. EL PAQUETE, AHORA, EN MANOS DE EPN.

Las amenazas de la Gran Transformación, I. Leonardo Boff

Las amenazas de la Gran Transformación (I)

2014-08-05


La Gran Transformación consiste en el paso de una economía de mercado a una sociedad de mercado. O dicho de otra manera: de una sociedad con mercado a una sociedad sólo de mercado. El mercado siempre ha existido en la historia de la humanidad, pero nunca había existido una sociedad sólo de mercado, es decir, una sociedad que coloca la economía como único eje estructurador de toda la vida social, sometiendo a ella la política y anulando la ética. Todo es vendible, hasta lo sagrado.

No se trata de cualquier tipo de mercado. Es un mercado que se rige por la competición y no por la cooperación. Lo que cuenta es el beneficio económico individual o corporativo y no el bien común de toda una sociedad. Generalmente ese beneficio se consigue a costa de la devastación de la naturaleza y de la gestación perversa de desigualdades sociales. En este sentido la tesis de Thomas Piketty en El capital en el siglo XXI es irrefutable.

El mercado debe ser libre, por lo tanto rechaza controles y ve como su gran obstáculo al Estado, cuya misión sabemos que es ordenar con leyes y normas la sociedad, también el campo económico, y coordinar la búsqueda del bien común. La Gran Transformación postula un Estado mínimo, limitado prácticamente a las cuestiones ligadas a la infraestructura de la sociedad, al fisco, mantenido lo más bajo posible, y a la seguridad. Todo lo demás debe ser buscado en el mercado, pagando.

El afán de mercantilizarlo todo ha penetrado en todos los sectores de la sociedad: en la salud, en la educación y el deporte, en el mundo de las artes y del entretenimiento y hasta en grupos importantes de las religiones y de las Iglesias. Estas incorporaron la lógica del mercado, la creación de una masa enorme de consumidores de bienes simbólicos, Iglesias pobres en espíritu, pero ricas en medios de hacer dinero. No es raro que en el mismo complejo comercial funcione un templo y a su lado un shopping. En fin, se trata siempre de lo mismo: obtener ingresos, ya sea con bienes materiales o con bienes “espirituales”.

Quien estudió en detalle este proceso avasallador fue un historiador de la economía, el húngaro-norteamericano Karl Polanyi (1886-1964). Él acuñó la expresión La Gran Transformación, título de un libro suyo escrito en 1944, antes de terminar la Segunda Guerra Mundial. En su tiempo la obra no mereció especial atención. Hoy, cuando sus tesis se ven cada vez más confirmadas, se ha convertido en lectura obligatoria para quienes se proponen entender lo que está ocurriendo en el campo de la economía, que repercute en todos los campos de la actividad humana, sin excluir la religiosa. Se cree que el papa Francisco se ha inspirado en Polanyi para criticar la actual mercantilización de todo, hasta del ser humano y de sus órganos.

Esta forma de organizar la sociedad en torno a los intereses económicos del mercado ha escindido a la humanidad de arriba abajo: se ha creado un foso enorme entre los pocos ricos y los muchos pobres. Se ha gestado una espantosa injusticia social con multitudes descartables, consideradas ceros económicos, aceite quemado, que ya no son interesantes para el mercado porque producen irrisoriamente y no consumen casi nada.

Simultáneamente la Gran Transformación de la sociedad de mercado ha creado también una injusticia ecológica inicua. En su afán de acumular, los bienes y recursos de la naturaleza han sido explotados de forma predatoria, devastando ecosistemas enteros, contaminando los suelos, las aguas, los aires y los alimentos, sin ninguna otra consideración ética, social o sanitaria.

Un proyecto de esta naturaleza, de acumulación ilimitada, no puede ser soportado por un planeta limitado, pequeño, viejo y enfermo. Y ha surgido un problema sistémico, al cual los economistas de este tipo de economía raramente se refieren: los límites físico-químicos-ecológicos del planeta Tierra han sido alcanzados. Tal hecho dificulta, si es que no impide, la reproducción del sistema, que necesita una Tierra repleta de «recursos» (bienes y servicios o «bondades» en el lenguaje de los indígenas).

De continuar por este rumbo, podremos experimentar, como ya lo estamos experimentando, reacciones violentas por parte de la Tierra. Como es un Ente vivo que se autorregula, reacciona para mantener su equilibrio afectado a través de eventos extremos, terremotos, tsunamis, huracanes y una total falta de regulación de los climas.

Esa Transformación, por su lógica interna, se está volviendo biocida, ecocida y geocida. Destruye sistemáticamente las bases que sustentan la vida. La vida corre peligro y la especie humana podría, ya sea por las armas de destrucción masiva existentes o por el caos ecológico, desaparecer de la faz de la Tierra. Sería la consecuencia de nuestra irresponsabilidad y de la total falta de cuidado por todo lo que existe y vive.