Saturday

Anuncios

El pacto de las catacumvas vivido por el Papa Francisco. Leonardo Boff

El pacto de las catacumbas vivido por el Papa Francisco

2014-07-08

El día 16 de noviembre de 1965, cuando estaba terminando el Concilio Vaticano II (1962-1965), algunos obispos, animados por Dom Helder Câmara, celebraron una misa en las Catacumbas de Santa Domitila e hicieron el Pacto de las Catacumbas de la Iglesia sierva y pobre. Proponían para sí mismos ideales de pobreza y sencillez, dejando sus palacios y viviendo en simples casas o apartamentos. Ahora con el Papa Francisco este pacto gana plena actualidad. Vale la pena recordar los compromisos asumidos por los obispos.

«Nosotros, obispos, reunidos en el Concilio Vaticano II, conscientes de las deficiencias de nuestra vida de pobreza según el evangelio; motivados los unos por los otros, en una iniciativa en que cada uno de nosotros quisiera evitar la excepcionalidad y la presunción; unidos a todos nuestros hermanos de episcopado; contando sobre todo con la gracia y la fuerza de Nuestro Señor Jesucristo, con la oración de los fieles y de los sacerdotes de nuestras respectivas diócesis; poniéndonos con el pensamiento y la oración ante la Trinidad, ante la Iglesia de Cristo y ante los sacerdotes y los fieles de nuestras diócesis, con humildad y con conciencia de nuestra flaqueza, pero también con toda la determinación y toda la fuerza que Dios nos quiere dar como gracia suya, nos comprometemos a lo siguiente:

1) Procuraremos vivir según el modo ordinario de nuestra población, en lo que concierne a casa, alimentación, medios de locomoción y a todo lo que de ahí se sigue.

2) Renunciamos para siempre a la apariencia y a la realidad de la riqueza, especialmente en el vestir (tejidos ricos, colores llamativos, insignias de material precioso). Esos signos deben ser ciertamente evangélicos: ni oro ni plata.

3) No poseeremos inmuebles ni muebles, ni cuenta bancaria, etc. a nuestro nombre; y si fuera necesario tenerlos, pondremos todo a nombre de la diócesis, o de las obras sociales caritativas.

4) Siempre que sea posible confiaremos la gestión financiera y material de nuestra diócesis a una comisión de laicos competentes y conscientes de su papel apostólico, en la perspectiva de ser menos administradores que pastores y apóstoles.

5) Rechazamos ser llamados, oralmente o por escrito, con nombres y títulos que signifiquen grandeza y poder (Eminencia, Excelencia, Monseñor…). Preferimos ser llamados con el nombre evangélico de Padre.

6) En nuestro comportamiento y en nuestras relaciones sociales evitaremos todo aquello que pueda parecer concesión de privilegios, prioridades o cualquier preferencia a los ricos y a los poderosos (ej: banquetes ofrecidos o aceptados, clases en los servicios religiosos).

7) Del mismo modo, evitaremos incentivar o lisonjear la vanidad de quien sea, con vistas a recompensar o a solicitar dádivas, o por cualquier otra razón. Invitaremos a nuestros fieles a considerar sus dádivas como una participación normal en el culto, en el apostolado y en la acción social.

8) Daremos todo lo que sea necesario de nuestro tiempo, reflexión, corazón, medios, etc. al servicio apostólico y pastoral de las personas y grupos trabajadores y económicamente débiles y subdesarrollados, sin que eso perjudique a otras personas y grupos de la diócesis. Apoyaremos a los laicos, religiosos, diáconos o sacerdotes que el Señor llama a evangelizar a los pobres y los trabajadores compartiendo la vida y el trabajo.

9) Conscientes de las exigencias de la justicia y de la caridad, y de sus relaciones mutuas, procuraremos transformar las obras de “beneficencia” en obras sociales basadas en la caridad y en la justicia, que tengan en cuenta a todos y a todas, como un humilde servicio a los organismos públicos competentes.

10) Haremos todo lo posible para que los responsables de nuestro gobierno y de nuestros servicios públicos decidan y pongan en práctica las leyes, las estructuras y las instituciones sociales necesarias a la justicia, a la igualdad y al desarrollo armónico y total de todo el hombre en todos los hombres, y, así, al advenimiento de otro orden social, nuevo, digno de los hijos del hombre y de los hijos de Dios.

11) Porque la colegialidad de los obispos encuentra su más plena realización evangélica en el servicio en común a las mayorías en estado de miseria física cultural y moral ―dos tercios de la humanidad― nos comprometemos a: -participar, conforme a nuestros medios, en las inversiones urgentes de los episcopados de las naciones pobres;

-pedir juntos a nivel de los organismos internacionales, dando siempre testimonio del evangelio como lo hizo el Papa Pablo VI en las Naciones Unidas, la adopción de estructuras económicas y culturales que no fabriquen más naciones pobres en un mundo cada vez más rico, sino que permitan a las mayorías pobres salir de su miseria.

12) Nos comprometemos a compartir nuestra vida, en caridad pastoral, con nuestros hermanos en Cristo, sacerdotes, religiosos y laicos, para que nuestro ministerio constituya un verdadero servicio; así:

-nos esforzaremos para “revisar nuestra vida” con ellos;

-buscaremos colaboradores que sean más animadores según el Espíritu que jefes según el mundo;

-procuraremos hacernos lo más humanamente presentes y ser acogedores;

-nos mostraremos abiertos a todos, sea cual sea su religión.

13) Cuando volvamos a nuestras diócesis, daremos a conocer a nuestros diocesanos nuestra resolución, rogándoles nos ayuden con su comprensión, su colaboración y sus oraciones.

Que Dios nos ayude a ser fieles».

¿No son estos los ideales presentados por el Papa Francisco?

MOSAICO, 3-VII-014

????????????????????????

Martínez Campos, 3-VII-013
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 3 de Julio.- CON ASISTENCIA ESCASA de periodistas y en un edificio municipal apuntalado parcialmente con vigas, fue entregado el Premio Municipal de Periodismo, acto en el cual el alcalde Hugo Anaya Avila subrayó la trascendencia del quehacer periodístico, ratificó su respeto a la libre expresión y aseguró que su administración, lejos de ser oscurantista, es abierta. El acto de entrega del premio se efectuó ayer en el salón de cabildo, casi un mes del día dedicado a la libertad de expresión y los premiados fueron, en primer lugar Jorge Luis Padilla Segura y con mención honorífica, José Alberto Arellano Díaz.???????????????????????? ???????????????????????? ???????????????????????? LA ÚLTIMA SEMANA de junio, colegas asociados externaron su malestar por el retraso en la premiación, mediante en una “carta abierta” publicada en medios. Al principio de la carta se decía que “La Asociación de Periodistas de La Piedad condena el menosprecio mostrado por el Ayuntamiento de La Piedad hacia el trabajo periodístico que se ejerce en esta región, una de las más complicadas del país para el desempeño de esta actividad”. También: “Tras varios años de gestiones, en el año 2010 nuestra agrupación consiguió institucionalizar el 7 de junio como el “Día Municipal del Periodista”, fecha en la que se estableció por acuerdo de cabildo que cada año se entregaría un reconocimiento a los mejores trabajos de los reporteros y colaboradores de los medios de comunicación de la localidad a través del “Premio Municipal de Periodismo”. A casi cuatro semanas de que se cerró la convocatoria, efectuada en tiempo y forma, los integrantes de la comisión evaluadora no han sido capaces de revisar los trabajos que siguen guardados en los mismos sobres cerrados en que se entregaron oportunamente al área de Comunicación Social. El trabajo de cada uno de nuestros compañeros merece respeto y nuestro gremio debe ser tratado con dignidad”. Y al final de la misma: “La nuestra (nuestra postura) será la de seguir trabajando día con día, como lo hemos venido haciendo siempre, esforzándonos a diario por alcanzar el éxito en nuestras labores; el reconocimiento lo tenemos en el público que a diario nos prefiere y busca nuestras páginas, nuestros sitios en la web, nuestros canales y nuestras frecuencias de radio. Los lectores, los televidentes, los radio escuchas. Ellos son para nosotros el más grande premio”. JORGE LUIS PADILLA SEGURA, reportero de Videa, fue premiado por su trabajo “Amor a la Vocación” y al agradecer la distinción, subrayó el apoyo de sus familiares, allí presentes, indicó que su trabajo no es mejor ni peor que el de los demás y expresó que la labor del periodista no se puede calificar así como así, por los aspectos subjetivos que conlleva; el galardón para él, es un aliciente, lo comparte con sus compañeros, ya que el premio no lo gana Jorge, sino también la televisora donde trabaja, misma que le proporciona las herramientas para desempeñar su trabajo, según dijo.????????????????????????  ????????????????????????  EN BREVE ALOCUCIÓN, el alcalde Hugo Anaya puso de relieve la importancia del periodismo en nuestra sociedad, se apoyó en una cita de Joseph Pulitzer para asegurar que Son los medios de comunicación quienes le dan forma a una República, a una nación o en este caso a un municipio. Los periodistas son los responsables, en gran medida, de que esa forma sea la correcta… No se puede tener un buen gobierno sin buenos ciudadanos, pues uno hace corresponsable al otro por sus acciones y por sus logros. Pero igualmente no podemos tener buenos ciudadanos si no hay buenos periodistas y un buen periodista debe, por principio de cuentas, ser buena persona y esto, de esto estoy seguro que así sucede y es en beneficio para bien y fortuna de todos. LA COMISIÓN QUE calificó los seis trabajos presentados, estuvo integrada por los regidores Rodolfo Ramírez Morales, Gonzalo Cano Higuera y Tatiana Ayala Aviña, así como por el Encargado del Laboratorio de Radio y Televisión de la Universidad del Valle de Atemajac, Marco Fernández Verástegui. Según el comunicado oficial, también fueron reconocidos Guillermo Josafat López Chávez de Panoprama Bajío, y Ernesto López Servín del Sol de Zamora por su participación en el certamen. La foto del recuerdo, con toda formalidad, fue de los miembros del Ayuntamiento con los dos galardonados. Al final del acto y en uno de los corredores abordé al alcalde, en torno al deterioro del edificio municipal, de lo que daré cuenta en otro trabajo. SE LLEGÓ A atribuirle a uno de los anteriores presidentes norteamericanos, haber afirmado que el verdadero poder es el de los medios. Claro, en conjunto, no uno solo ni mucho menos uno de sus personeros. A fin de cuentas, el verdadero poder tal vez sea de la sociedad en su conjunto. Hay indicios de que así pueda ser, pero está peliagudo, porque los otros poderes, los formales y los no tanto, de tarugos se dejan quitar la “honrosa” primacía. (www.miregionmichoacana.wordpress.com; http://www.losnuevostiempos.wordpress.com ).

(Fotos de Silviano Martínez)