MOSAICO, 15-V-014

Martínez Campos, 15-V-014
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD., 15 de mayo.- POR ALGUNA RAZÓN sentimental, y más entre la gente menuda, mayo era un mes importante, allá en aquellos tiempos, en comunidades a donde no llegaba, aún, el tráfago y las costumbres de la vida urbana. No eran, pues desestimables las tan gratificantes fiestas como el día de las madres, el día del maestro, pero sobre todo que, con toda puntualidad comenzaban las lluvias, luego del día de san Isidro, el santo español campesino. Quince de mayo, pues, tan esperado por los campesinos temporaleros que habían sembrado su maíz en seco y el susodicho día era el inicio formal de las lluvias, y ¡sí llovía!, tan es cierto que hasta le compusieron una canción a los aguaceros de mayo. EL DÍA DE las madres, festejo casi universal, entre nosotros desde luego no pasó a oscuras y las madrecitas, fueron festejadas en escuelas, en sus casas (con las tradicionales “mañanitas” en casos), y por la misma autoridad pública, que además las colmó de regalos mediante rifas. No podemos olvidar, sin embargo, que muchas mamás son en realidad jefas de familia, por la ausencia del padre que se va a los Estados Unidos, a buscar la vida, porque aquí ya no hay nada que alcance. O de plano, la misma situación económica provoca que el tradicional jefe de familia, entre la pobrería, ya no lo sea tanto y tenga qué hacer (cuando el machismo está acentuado) de tripas corazón para reconocer la aportación de la mujer en la economía familiar. DESDE LUEGO, HOY, día del maestro, los mentores serán agasajados, y merecidamente, desde luego, en sus escuelas y por las autoridades. No hay duda de que el magisterio sea una de las actividades más nobles, como las del médico, la enfermera, el asistente social, en otro orden. Pero como en todos los gremios, no faltarán los negritos en el arroz y no será lo mismo un profesor que se concentra en informar, y otro, verdadero maestro, que orienta al niño, o al joven, para la vida. Y en esto el magisterio de las mujeres, es tan fundamental. ESTADÍSTICAS RECABADAS POR la presidencia municipal piedadense, indican que aquí “El grado escolar que tienen en promedio los piedadenses de 15 años o más es de 7.9 años, cifra que es superior a la media del estado de Michoacán que es de 7.4 ciclos escolares. En 2010, el municipio de La Piedad contaba con 194 planteles educativos. De los cuales 71 son escuelas preescolares, 89 primarias y 22 secundarias. Además, tenía 11 bachilleratos, una escuela de profesional técnico y cinco escuelas de formación para el trabajo”. OTRAS CIFRAS, PERO a nivel nacional, dan cuenta de que el sistema educativo, concretamente por lo que respecta al gremio magisterial, no siempre es ejemplar. Dividido en corrientes y quien fuera su lideresa, indiciada por la presunción de delitos graves. Datos dados a conocer en fechas recientes indican serias anomalías en cuanto a percepciones económicas abultadas de algunos profesores y los relativos a las llamadas “aviadurías”, el cobrar sin trabajar. Esto pasó en gremios gigantescos, propiciados y apoyados por el anterior sistema en busca de apoyo incondicional en lo que se dio en llamar sindicalismo corporativo. ANOCHE, VÍSPERA DEL día de San Isidro, llovió por aquí. Si no tormenta, sí llovizna considerable y se oían los truenos primeros de la temporada, por allá, a lo lejos algo así, aunque no tan fuerte, como aquello que decía el poeta: “el rápido balón de la tormenta, de monte en monte rebotar se oía” (A. Machado). Aquí, en los últimos años, se ha notado escasez de lluvia y el arroyo de aquí abajo permanece seco casi toda la temporada. Ojalá nos sea fiel san Isidro. Aun cuando por otra parte, y en otras latitudes, la CONAGUA, Comisión Nacional del Agua, anuncia para este año 25 ciclones, de ellos 17 en rango de huracán, diez de ellos en el Pacífico y siete en el Atlántico. Algo de lluvia nos ha de llegar por acá. De todas maneras, con eso del cambio climático, esos fenómenos ya son más extensos e intensos. Pues a cuidarse, no hay de otra. Nos tocó el privilegio de arreglar el mundo en estos tiempos desquiciados, dicen pensadores que van a fondo en torno a lo que nos pasa, a nosotros el “homo sapiens” y equipo viviente que lo acompaña. NUESTRA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA, obviamente no es perfecta, ya vendrá la participativa. A servicio de la primera, el Congreso Federal ha legislado. Se apunta que luego de los comicios del año próximo, podría haber más modificaciones legales, o revisión de algunas de las aprobadas. PARA MI FUE un privilegio ser consejero electoral, aquí, del anterior IFE, que a nivel nacional encabezaba J. Woldenberg. Un momento histórico, realmente, aquel 2000. Aun cuando la partidocracia lo niegue, aquella institución no fue un fantasma. (www.losnuevostiempos.wordpress.com ).
++++

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. LOS MACHUCÓ UN TRAILER DOBLE REMOLQUE Y NI CUENTA…

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. LOS MACHUCÓ UN TRAILER DOBLE REMOLQUE Y NI CUENTA….

¿VA EL PAN AL DESPEÑADERO?. Salvador Flores LLamas

¿VA EL PAN AL DESPEÑADERO?. Salvador Flores LLamas.

MI CAMINAR. Silviano Martínez Campos

MI CAMINAR. Silviano Martínez Campos.

Hombres y mujeres: nuevas relaciones creativas. Leonardo Boff

Hombres y mujeres: nuevas relaciones creativas

2014-05-16

La creatividad es la dinámica del propio universo. Su estado natural no es la estabilidad sino el cambio creativo. Todo es fruto de la creación natural o humana. La Tierra es fruto de una Energía creadora, misteriosa y cargada de propósito. Un día, un pez primitivo “decidió”, en un acto creador, dejar el agua y explorar la tierra firme. De ese acto creativo, vinieron los anfibios, luego los reptiles, después los dinosaurios, y finalmente los mamíferos y nosotros.

Si no fuéramos creativos, nunca habríamos llegado hasta aquí. Detengámonos, por un momento, en la relación hombre-mujer, punto central en las discusiones actuales de la Iglesia. Sabemos que hace diez mil años, la historia fue marcada por el patriarcado. Este ha supuesto un viacrucis de sufrimiento para todas las mujeres. Pero lo que ha sido construido históricamente puede ser también históricamente deconstruido. Esta es la esperanza que subyace en las luchas de las mujeres oprimidas y de sus aliados entre los hombres, la esperanza de un nuevo estadio de civilización ya nunca estigmatizado por la dominación de género.

Los hombres y las mujeres son definidos cada vez más no a partir de su sexo biológico o factor cultural, sino a partir del hecho de ser personas. Entendemos aquí por persona todo aquel o aquella que se siente dueño de sí y que ejercita la libertad para plasmar su propia vida. La capacidad de autoproducción en libertad (autopoiesis) es la suprema dignidad del ser humano que no debe ser negada a nadie.

Tras el reconocimiento de la persona como persona, son decisivos los valores de la cooperación y de la democracia como valor universal, en el sentido de participación en la vida social, de la cual las mujeres históricamente fueron privadas.

Su ausencia ayudó a instaurar la dominación y la subordinación histórica de las mujeres. Hoy, mediante la cooperación de ambos, dentro de una ética de la solidaridad y de cuidado mutuos, es cuando se construirán relaciones inclusivas e igualitarias.

La cooperación supone confianza y respeto mutuo en una atmosfera donde la coexistencia se funda en el amor, en la proximidad, en el diálogo abierto, como ha insistido y mostrado el Papa Francisco.

Bien resaltaba el gran biólogo chileno Humberto Maturana: la permanencia del patriarcalismo representa el intento de regresión a un estadio pre-humano que nos remite al nivel de los chimpancés, societarios pero dominadores.

Por eso la lucha por la superación del patriarcalismo es una lucha por el rescate de nuestra verdadera humanidad. Las mujeres por ser mujeres reciben menos salario haciendo el mismo trabajo. Y ellas componen más de la mitad de la humanidad.

La democracia participativa y sin fin, fundamentalmente, quiere decir participación, sentido del derecho y del deber y sentido de corresponsabilidad. Antes que una forma de organización del Estado, la democracia es un valor a ser vivido siempre y en todo lugar donde los seres humanos se encuentran. Esta democracia no se restringe solo a los humanos, sino que se abre a los demás seres vivos de la comunidad biótica, pues reconoce en ellos derechos y dignidad. La democracia integral posee, pues, una característica socio-cósmica.

La superación de la ancestral guerra de los sexos y de las políticas opresivas y represivas contra la mujer se da en la misma proporción en que se introduce y se practica la democracia real y cotidiana. En nombre de esta bandera, la gran escritora y feminista Virginia Woolf (1882-1941) podía proclamar: “Como mujer no tengo patria, como mujer no quiero patria, como mujer mi patria es el mundo”.

La lucha contra el patriarcado supone un re-generación del hombre. En esa tarea el hombre seguramente no conseguiría dar el salto por sí mismo. De ahí la importancia de la mujer a su lado. Ella podrá evocar en los hombres lo femenino escondido bajo cenizas seculares y podrá ser co-partera de una nueva relación humanizadora.

Lo primero que hay que hacer es privilegiar los lazos de interacción mutua y la cooperación igualitaria entre hombre y mujer. Aquí se impone un proceso pedagógico en la línea de Paulo Freire: nadie libera a nadie, pero juntos, hombres y mujeres, se liberarán en un proceso compartido de libertad creadora.

En este nuevo contexto se deben recuperar aquellos valores considerados antiguos y propios de la socialización femenina, pero que ahora deben ser gritados a los oídos de los hombres y junto con las mujeres procurar vivirlos. Se trata de un ideal humanitario para ambos. Me permito rescatar algunos:

– Las personas son más importantes que las cosas. Cada persona debe ser tratada humanamente y con respeto.

– La violencia nunca es un camino aceptable para la solución de los problemas.

– Es mejor ayudar que explotar a las personas, dedicando especial atención a los pobres, a los excluidos y a los niños.

– La cooperación, la asociación y el compartir son preferibles a la competencia, la autoafirmación y el conflicto.

– En las decisiones que afectan a todos cada persona tiene derecho a decir su palabra y ayudar en la decisión colectiva.

– Estar profundamente convencido de que lo cierto está del lado de la justicia, de la solidaridad y del amor, y de que la dominación, la explotación y la opresión están del lado equivocado.

Tales valores, tenidos en otro tiempo por femeninos, fueron manipulados por la mentalidad patriarcal para mantener a las mujeres subordinadas y dóciles. Hoy, al cambiar el cuadro del mundo y de la sociedad, tales valores son los que nos pueden salvar. Es la razón por la que los hombres y mujeres deben ser creativos en sus relaciones, pues así se humanizan.

Homemade Valentine