PELEAN POR CONTROLAR AL PAN. Salvador Flores LLamas

PELEAN POR CONTROLAR AL PAN. Salvador Flores LLamas.

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. ¡NO DISPAREN!

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. ¡NO DISPAREN!.

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. ¡NO DISPAREN!

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. ¡NO DISPAREN!.

¿Qué se entiende por terrorismo?. Leonardo Boff

¿Qué se entiende por terrorismo?

2014-02-25

Las manifestaciones pacíficas de junio y julio de 2013 en Brasil y otras en lo que va del año 2014 mostraron también paralelamente la actuación violenta de los Black Blocks que, enmascarados, cometían actos vandálicos, atacaban a policías, culminando con la muerte del camarógrafo Santiago de Andrade. Se planteó entonces el tema del terrorismo.

Es arriesgado empezar calificando de terrorismo los actos violentos practicados. Estos se produjeron en el seno de grupos insatisfechos con ciertas alianzas del PT con políticos altamente desacreditados o como reacción a la violencia policial. Puede estar presente un rasgo ideológico como oposición radical al sistema macroeconómico neoliberal, dentro del cual se sitúa Brasil. Embisten contra sus símbolos, como los bancos, dañándolos. Piensan ilusamente que rompiendo sus fachadas alcanzan el corazón del sistema. Éste no cambia por la “violencia simbólica” sino por un proceso histórico-social, generalmente prolongado. Tales grupos están cargados de decepción y amargura y dan rienda suelta a su estado de ánimo a través de acciones destructivas.

¿Se pueden calificar tales actos como expresión de terrorismo? Pienso que no sería exacto. El terrorismo tiene por detrás un radicalismo excluyente sea de naturaleza religiosa o política. Lleva a los militantes a sacrificar la vida para sus propósitos. Fue paradigmático el terrorismo islámico que llevó al atentado del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos. A partir de entonces el miedo se instaló en todo el país. Y el miedo produce fantasmas que desestabilizan a las personas y el orden vigente. Así, por ejemplo, un árabe en Nueva York pide información a un policía y éste lo detiene, imaginando que se trata de un terrorista. Después se comprueba que era un simple ciudadano inocente.

Esta fenomenología muestra la singularidad del terrorismo: la ocupación de las mentes. En las guerras y en las guerrillas se necesita ocupar el espacio físico para imponerse efectivamente. Así fue en Afganistán y en Irak. En el terror, no. Basta ocupar las mentes con amenazas que producen miedo, internalizado en la población y en el gobierno. Los norteamericanos ocuparon físicamente el Afganistán de los talibanes y el Irak de Saddam Hussein, pero Al Qaeda ocupó psicológicamente las mentes de los norteamericanos. La profecía que hizo el 8 de octubre de 2001 el autor intelectual de los atentados del 11 de septiembre, el todavía vivo Osama Bin Laden, se realizó: “Estados Unidos no tendrá seguridad, nunca más, nunca más tendrá paz”.

Para dominar las mentes por el miedo, el terrorismo sigue la siguiente estrategia: (1) los actos tienen que ser espectaculares, en caso contrario, no causan una conmoción generalizada; (2) a pesar de ser odiados, deben provocar admiración por la sagacidad empleada; (3) deben sugerir que han sido minuciosamente preparados; (4) deben ser imprevistos para dar la impresión de ser incontrolables; (5) sus autores deben quedar en el anonimato (usar máscaras) porque cuantos más sospechosos, mayor miedo; (6) deben provocar miedo permanente; (7) deben alterar la percepción de la realidad: cualquier cosa diferente puede configurar el terror.

De modo formal: terrorismo es toda violencia espectacular, practicada con el propósito de ocupar las mentes con miedo y pavor. Lo importante no es la violencia en sí sino su carácter espectacular, capaz de dominar las mentes de todos.

Está en debate en el Ministerio de Justicia, en los órganos de seguridad del Estado y en el Parlamento una legislación que trata de tipificar los actos destructivos de los Black Blocks como terrorismo. Pero cuidado, no se trata de terrorismo como el que he descrito. Los actos, por su carácter destructivo, tienen rasgos de terrorismo sin ser terrorismo propiamente dicho. Si lo tratamos como terrorismo, como ya lo advirtió el Ministro de Justicia Eduardo Cardoso, corremos el riesgo de instaurar el miedo en la sociedad, miedo que acaba inhibiendo las manifestaciones populares. Con medidas de carácter anti-terrorista podemos estar llevando agua al molino de los Black-Blocks: ocupar, por el miedo, las mentes de la población. Basta aplicar las leyes existentes con las sanciones en ellas previstas.

Más importante que saber quien cometió y comete actos de violencia es saber por qué se recurre a ellos. El analista político Wanderley Guilherme dos Santos que se dio a conocer por preanunciar el golpe civil-militar de 1964 con el texto “Quién va a dar el golpe en Brasil” en el Boletín Carta Maior de febrero nos alerta sobre los Whitetblocks: los dueños del capital, nacional e internacional, que no quieren ningún cambio por temor a perder su nivel de acumulación. No es imposible que puedan estar detrás de los Black blocks. De ahí la importancia del seguimiento por parte de los órganos de información del Estado, pues el golpe civil-militar de 1964 nos dejó serios indicios respecto a estas fuerzas. Fue un golpe de clase con uso de la fuerza militar. Nuestra sociedad altamente desigual y discriminatoria ofrece siempre razones para la indignación violenta. Cumplir la Constitución posibilitando educación, garantizando lo mínimo para todos, mostrando amor a las personas como lo ha hecho, ejemplarmente, la esposa del camarógrafo Santiago de Andrade y la ministra Maria do Rosário, de la Secretaría Nacional de Derechos Humanos, son caminos de otro tipo de estrategia política, ciertamente más eficaces que la pura y simple represión policial, que ataca los efectos pero no llega al corazón de esta violencia, que, si no se contrarresta puede transformarse en eventual terrorismo organizado.

ECOLÓGICOS. Temas, autores, propuestas, respuestas.

MOSAICO, 20-II-014

                           ????????????????????????

Martínez Campos, 20/II/014

GUIA

 

                                               MOSAICO

                                      Silviano Martínez Campos

                   LA PIEDAD, 20 de Febrero.- ES DE SUPONERSE que los líderes mundiales, en sus altos niveles, por supuesto, están más que informados sobre la situación del planeta, concretamente respecto al deterioro ambiental y más en particular sobre los cambios climáticos y sus consecuencias. Los países representados en la ONU (Organización de las Naciones Unidas), cuentan con su respectivo representante en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, que viene, desde hace años, analizando el asunto y diseñando políticas o más bien  pautas de orientación para los líderes y no sólo para ellos. Ahora ya se manejan las cosas  en torno a la idea central: el cambio climático es real  e irreversible y en gran medida responsabilidad de la actividad humana. Si acaso habrá ignorancia en otros niveles de operadores de políticas públicas, en los ámbitos locales o regionales. ASÍ, Y TODO, debe ser muy difícil para los líderes tomar decisiones muy concretas, efectivas, espectaculares, que indiquen con toda claridad una reorientación de las cosas para enfrentar el gran reto, pero ya, aquí, y ahora, en este lugar, y en todos los rincones de la Tierra. Para lograr eso, requeriríamos como en El Día que paralizaron la Tierra (película), que llegara el extraterrestre y nos  pusiera un ultimátum, comenzando por la minimizada ONU, maniatada, según  podemos entender desde hace tiempo, por los intereses de las potencias. NI REQUERIMOS EXTRATERRESTRES para que nos digan que la cosa está peliaguda. Y que hemos sobrepasado ya determinados límites, según los científicos. Y que si no arreglamos las cosas, las abejitas se quedarán sin trabajo por falta de flores, se negarán a fertilizar las plantas y, de paso nos privarán de su riquísimo producto, la miel, elaborada en sus minúsculos laboratorios estomacales. O la mariposa Monarca, que podría negarse a recorrer sus cuatro mil kilómetros porque, en determinado paraje de su recorrido, su alimento está cotaminado por fungicidas o pesticidas. Y parece que los líderes van a hacer algo al respecto, en favor de las maripositas y todo lo que significan para nosotros, particularmente el vapuleado Michoacán y la zona de estancia entre nosotros del bellísimo insecto. NO SE IBAN a entretener los líderes sólo en la mariposita. Y según las informaciones, los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama junto con el primer ministro Stephen Harper, dedicaron su encuentro de nueve horas a pensar en grande y tal vez a obrar en grande, nada más y nada menos, que crear la zona de su influencia inmediata, México, Estados Unidos y Canadá, para hacerla, sí, la más competente del mundo. Competitiva, se entiende, en el ámbito económico, respecto a las otras decenas de países del globo. QUE ASÍ SEA, mientras encontramos la salida de la crisis, sólo que según los entendidos, el sistema como está ya no dá más, por más apoyos coyunturales que se le den. Porque la contraparte, la sociedad organizada, dice que no, sino debe diseñarse otro mundo que le arrebate la riqueza, la cual debe ser compartida, a los poderosos de la política y del dinero. Sólo que el arrebate no será, estilo anarcos, derribando rejas o vallas, ni activando botellitas molotov, sino activando una nueva política, la de la democracia participativa, que incluya con mucho a los hasta ahora excluidos, los que ni siquiera pueden informarse de los proyectos de los poderosos. En parte, esos nuevos diseños, esos sueños con los pies en la Tierra, se dan en muchas organizaciones civiles, en partidos con visión y no sólo con políticas grillescas y tribales. Pero calladita la cosa, también a través de las herramientas, quién lo dijera, diseñadas precisamente por los del dinero. Y hay quien asegura que las redes sociales precisamente, están cambiando las relaciones. Están obligando al poder a salir de sus castillos, de sus fortalezas y de sus emporios, para hacer real la democracia, hasta ahora representativa de los mismos, de los pocos. Eso tarda y tardará. Parece que las transiciones no son súbitas, como se quisiera. Y en ellas juegan todavía fundamental papel, los liderazgos tradicionales, encabezados muchas veces por hombres y por mujeres, que aun cuando acotados por el sistema al que están engarzados, su creatividad en el arte de la política es real y paso a paso efectiva porque saben que, en su arte, las decisiones no son fáciles, a veces o tal vez siempre optan por el mal menor y que algo hace ya, el que camina. Y los más lúcidos tal vez sepan que las veredas están sembradas de pedruscos. Pero como dijo un político, aquí, en campaña electoral, el que no quiera ver fantasmas, que no salga de noche. UN REGIDOR PIEDADENSE, Luis López Torres, propondrá que se fomente y reglamente, el uso de grafitis en la ciudad, como medio de expresión para los jóvenes. Tal vez resulte bien, darle pautas a los jóvenes, sin manejarles sus contenidos , echen a vuelo su imaginación y hagan arte callejero. No sólo en internet se puede. (www.miregionmichoacana.wordpress.com) .

 

 

La Valija Informativa, 21-II-014

La Valija Informativa, 21-II-014.

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. LOS INDIOS DE MÉXICO

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. LOS INDIOS DE MÉXICO.

The Writing Puzzle

Live to Write - Write to Live

puzzle I am considering joining the Benevolent Confraternity of Dissectologists.

Don’t worry. It’s not as distasteful as it sounds. A dissectologist, as it turns out, is a person who enjoys doing jigsaw puzzles. The Benevolent Confraternity of Dissectologists (BCD), founded in the UK in 1985, serves a global membership of such enthusiasts – hosting events, researching puzzle history, restoring and preserving antique puzzles, and so forth.

I own two puzzles. I helped complete one when I brought it to my parents’ house last fall. The other is currently spread across my dining room table where my daughter and I have been working at it intermittently for the past couple of days, grabbing a few minutes here there to place another piece or two. It is a calming pastime, one I’m surprised my ever-active ten year-old enjoys.

As we sat on opposite sides of the table this morning, she with…

Ver la entrada original 998 palabras más

La caricia esencial rescata nuestra humanidad. Leonardo Boff

La caricia esencial rescata nuestra humanidad

2014-02-21


La caricia es una de las expresiones supremas de la ternura sobre la cual hemos tratado en el artículo anterior. ¿Por qué decimos caricia esencial? Porque queremos distinguirla de la caricia como pura moción psicológica, en función de un querer fugaz y sin historia. La caricia-moción no envuelve a toda la persona. La caricia es esencial cuando se transforma en una actitud, en un modo-de-ser que califica a la persona en su totalidad, en su psique, en su pensamiento, en su voluntad, en la interioridad, en las relaciones.

El órgano de la caricia es, fundamentalmente, la mano: la mano que toca, la mano que acaricia, la mano que establece relación, la mano que da calor, la mano que trae quietud. Toda la persona a través de la mano y por la mano revela un modo de ser cariñoso. La caricia toca lo profundo del ser humano, allí donde se sitúa su Centro personal. Para que la caricia sea verdaderamente esencial necesitamos cultivar el Yo profundo, que busca lo más íntimo y verdadero en nosotros, y no solo el ego superficial de la conciencia, siempre llena de preocupaciones.

La caricia que emerge del Centro produce reposo, integración y confianza. De ahí su sentido. Al acariciar al niño, la madre le comunica la experiencia más orientadora que existe: la confianza fundamental en la bondad de la vida; la confianza de que, en el fondo, a pesar de tantas distorsiones, todo tiene sentido; la confianza de que la paz no es un sueño, es la realidad más verdadera; la confianza de la acogida en el gran Útero.

Al igual que la ternura, la caricia exige total altruismo, respeto del otro y renuncia a cualquier otra intención que no sea la de querer bien y amar. No es un roce de pieles, sino una entrega de cariño y de amor a través de la mano y de la piel, piel que es nuestro yo concreto.

El afecto no existe sin la caricia, la ternura y el cuidado. Así como la estrella tiene que tener un aura para brillar, de igual manera el afecto necesita la caricia para sobrevivir. La caricia de la piel, del pelo, de las manos, de la cara, de los hombros, de la intimidad sexual hace concreto el afecto y el amor. La calidad de la caricia impide que el afecto sea mentiroso, falso o dudoso. La caricia esencial es leve como el entreabrir suave de una puerta. Jamás hay caricia en la violencia de azotar puertas y ventanas, es decir, en la invasión de la intimidad de la persona.

El psiquiatra colombiano Luis Carlos Restrepo en su bello libro sobre El derecho a la ternura (Arango editores 2004) dice: «La mano, órgano humano por excelencia, sirve tanto para acariciar como para agarrar. La mano que agarra y la mano que acaricia son dos facetas extremas de las posibilidades de encuentro inter-humano».

En una reflexión cultural más amplia, la mano que agarra corporifica el modo-de-ser de los últimos cuatro siglos, de la llamada modernidad. El eje articulador del paradigma moderno es la voluntad de agarrar todo para poseer y dominar. Todo el Continente latinoamericano fue agarrado y prácticamente diezmado por la invasión militar y religiosa de los ibéricos. Y vino a África, a China, a todo el mundo que se puede agarrar, hasta a la Luna.

Los modernos agarraron la naturaleza dominándola, explotando sus bienes y servicios sin ninguna consideración ni respeto a sus límites y sin darle tiempo de reposo para que pudiera reproducirse. Hoy recogemos los frutos envenenados de esta práctica sin ningún tipo de cuidado y ausente de todo sentimiento de caricia hacia lo que vive y es vulnerable.

Agarrar es expresión de poder sobre, de manipulación, de encuadramiento del otro o de las cosas a mi modo de ser. Si miramos bien, no ha ocurrido una mundialización respetando las culturas en su rica diversidad. Lo que ha ocurrido ha sido la occidentalización del mundo. Y en su forma más pedestre: una hamburguerización del estilo de vida norteamericano impuesto en todos los rincones del planeta.

La mano que acaricia representa la alternativa necesaria: el modo-de-ser-cuidado, pues «la caricia es una mano revestida de paciencia que toca sin herir y suelta, para permitir la movilidad del ser con el que entramos en contacto» (Restrepo).

En los días actuales es urgente rescatar en los seres humanos la dimensión de la caricia esencial. Ella está dentro de todos nosotros, aunque encubierta por una gruesa capa de ceniza de materialismo, de consumismo y de futilidades. La caricia esencial nos devuelve nuestra humanidad perdida. En su mejor sentido refuerza también el precepto ético más universal: tratar humanamente a cada ser humano, es decir, con comprensión, con acogida, con cuidado y con la caricia esencial.

Leonardo Boff