Ziquítaro. Fiestas Patronales 2014. Padre Manuel Vázquez Rubio. Celebración

El padre Manuel Vázquez Rubio

PADRE MANUEL VÁZQUEZ, Párroco en Zisquítaro

(Entrevista en la mañana del día 13)

Por Silviano Martínez Campos

—-Padre Manuel, a un día después de la fiesta central, de la celebración central,¿ cómo se siente usted, un poco relajado, tuvo alguna tensión especial de que alguna cosa, no dentro sino fuera del templo fuera no ser muy funcional, no salir muy bien?.

—-Creo que todo ha funcionado muy bien. La fiesta en realidad la realizan los fieles y con la participación de todos ellos, movidos por la fe, la docilidad a la fe, no hay necesidad de tener muchas complicaciones, sino una vez que se dan las  indicaciones, la gente sabe perfectamente lo que tiene qué hacer, y esto facilita todas las cosas. No hemos encontrado ningún problema, hasta el momento.Padre Sotero

—-He escuchado muchas opiniones, en el sentido de que ha habido muchos cambios: el templo más bello; obviamente ya estaba, pero usted ha contribuido mucho a embellecerlo, lo que es evidente. Pero en cuestión de la comunidad cristiana, cómo ve usted a siete años de ministerio en esta parroquia, cómo ve usted a la comunidad.

—-Bueno, yo creo que la comunidad sigue creciendo en todos los aspectosd, en lo e spiritual y en el aspecto humano. En el aspecto humano, la gente se hace cada vez más sensible a las necesidades entre los hermanos y, por lo tanto también esto se refleja en el trabajo que está haciendo en la iglesia, en la parroquia, porque la gente se esfuerza por embellecer este lugar para que tenga una mejor función. Para que por dignidad del lugar y dignidad de las personas el lugar se encuentre bello, cómodo. Y la gente se ha esforzado en este aspecto. En relación a la sociedad allá afuera, entre las familias, pues también yo veo cómo las personas han crecido en humanidad y veo el acompañamiento en todos los acontecimientos de alegría de tristeza. Y poco a poco la comunidad ya ido creciendo, creo yo, en este aspecto, fraternal.En la celebración, padre Sotero

—-Alguien me comentaba que los asistentes a esta fiesta, particularmente a los eventos como serenatas, jaripeos,  y todo,la mayor parte son foráneos, no sólo del municipio, sino de Estados Unidos, visitantes. Una vez que se van ¿sigue Ziquítaro igual como antes, o hay algún cambio?. En el aspecto humano, en el aspecto de fe, en el aspecto de relaciones humanas de la población.

—-Sí, sigue la comunidad igual, con un poco menos de presencia, de gente, porque ahora vienen bastantes fieles a las celebraciones, vemos bastante gente en las calles. Un  poco menos de gente, pero la comunidad sigue, su camino de fe, su camino de trabajo. Yo lo veo esto reflejado los domingos principalmente, que hay asistencia bastante en las celebraciones de las Eucaristía y en el movimiento fuera de la iglesia, en el pueblo, sigo viendo cómo la gente se esfuerza en ir a trabajar, los que van fuera de la comunidad y regresan el mismo día. Creo que la comunidad no se detiene ya, sigue su curso, sigue su camino.

—-Obviamente (esta pregunta tiene relación con los cambios muy probablemente fundamentales que están sucediendo en la Iglesia Católica). Cómo percibe usted estas cosas, aparentemente novedosas, del cambio en el Papado, con el nuevo Papa Francisco.

—-Yo las percibo, desde el  punto de vista espiritual, en la dimensión sacerdotal, pues como una bendición de Dios, elige a aquellos que desde la parte humana, pueden llamarnos la atención, pueden recordarnos que en el principio las cosas en relación a la vida sacerdotal y al servicio como apóstoles, no deben de ser muy complicadas, tienen qué ser sencillas. De  pronto, sentimos así un poco, como extraña, lo que el Papa nos invita a vivir y hacer como renovación.En la celebración, segunda lectura

Sin embargo creo que es lo más natural de la forma cómo ha de vivir la Iglesia. Lo vemos extraño porque nos hemos acostumbrado a lo largo de los siglos y también creo yo que la gente, al paso de los días, en nuestros lugares, nos va haciendo sentir en un lugar más particular, más alto y lejano al mismo tiempo. La gente misma contribuye a reconocer en el sacerdocio un don particular, pero este don no es para alejarnos de ellos, sino para acercarnos. No es para sentirnos más importantes, sino para ser más humildes y serviciales.

—-El padre Sotero (Sotero Fernández), que estuvo aquí en los años cincuenta, y lo reitera, ha dicho en varias ocasiones que (lo he entendido en referencia a usted), que usted ha venido a dar, a regalar, no a quitar. Cuál cree usted que en estos siete años ha sido su aportación como párroco a esta comunidad católica.Segunda lectura, en la celebración

—-Yo creo que principalmente la aportación es la propia de mi misión: ser pastor. En la línea de servicio, en la línea de atención, en la línea sacramental, en la línea de atención a las personas que buscan a Dios y buscar conjuntamente con ellos el camino que los haga llegar a su objetivo principal, que es la gracia de Dios. Por ese  lado: y la otra aportación que yo creo, es a lo mejor dedicarme con más enfoque, con más tiempo, a mejorar un poco el aspecto, por lo menos esta  parte, en torno al templo, el atrio, las calles enfrente de la parroquia y trabajar un poco por embellecerla.En la celebración

—-Una pregunta un  poco especulativa. La comunidad siempre se encariña con los presbíteros, con sus párrocos y pues el párroco, cuando se va, deja mucho. La comunidad considera que es una relación bonita, bella. Qué dejaría usted en la eventualidad que un día, cercano, lejano, le dieran otra función en otra parroquia, en otro ministerio.Primera lectura. Lupita

—-A mi me gustaría dejar bases dentro de la comunidad, en  primer lugar la gente entienda que los sacerdotes tenemos una misión y tenemos qué ir allá donde el obispo nos indique. Porque nosotros reconocemos en el obispo la presencia de Cristo y finalmente, entendemos las cosas así:  donde Dios me llama a servir. Ahora estoy aquí, después, estaré en otro lugar. Que la gente entienda que como sacerdotes no podemos quedarnos para siempre en un lugar, no podemos ser exclusivos, somos para el servicio de todos en todos los pueblos. Y el otro aspecto sería también dejarles en el corazón a las gentes el cariño que yo siento a esta comunidad. Al paso de los tiempos humanamente se encariña, quiere a la gente, se enseña uno a amar al pueblo y bueno, que ello sepan que yo también el tiempo que he estado aquí, me hace sentir, me han hecho sentir en paz, tranquilo, me han hecho sentir felicidad y, sobre todo, me han hecho sentir parte de su familia.En la celebración, Lupita Salgado

—-Sobre todo porque es su primera parroquia.

—-Sobre todo porque es la  primera parroquia. Y como dicen muchos, es el primer amor, le llaman. Entonces, sí se encariña uno demasiado.

—-¿A pesar de que Ziquítaro haya sido tan conflictivo, según la consideración general?.

—Yo creo que todos los pueblos tienen conflictos. Y los sacerdotes debemos tener claridad de que donde quiera que vayamos, habrá personas a favor nuestro y en contra. Lo vemos en la Sagrada Escritura con Jesucristo: tenía gente que lo seguía, que lo admiraba, que lo escuchaba; pero también había mucha gente que no estaba con él, que lo asediaban y no aceptaban su palabra. Yo creo que esta es la misión y así será en todoslos lugares.Primera lectura

—–Nos extendimos, padre, sin ninguna formalidad. Tengo entendido que usted padre Manuel, ahora es responsable de dos parroquias, sería la de Acuitzeramo y la de Ziquítaro, o la de Ziquítaro y la de Acuitzeramo. ¿Esa es una innovación?.

—-Sí, es una innovación que en estos últimos años el señor obispo ha realizado, nos ha pedido que le ayudemos con doble parroquia ya que por  una parte hay carencia sacerdotal y por otro lado, también el señor obispo desea que las parroquias tengan una extensión territorial un poco más amplia, aunque esto dificulta y aumenta mucho el trabajo, pero sí es una innovación.Jóvenes cantores de Purépero, Karen y Oswaldo

Me ha tocado ser el primero en iniciar con dos parroquias y ahora ya  hay dos o tres sacerdotes que tienen doble parroquia.

—¿No sería una dispersión de esfuerzos?.

—-Probablemente sienta uno al inicio como una dispersión de esfuerzos, pero ya experiencia ya en el camino, por un lado nos enseña a planear mejor, a comprometernos más, a tener menos tiempo para nosotros mismos, pero lo hacemos con gusto.En la celebración, fieles

—Bueno Acuitzeramo y Ziquítaro son vecinos, podría decirse que más que vecinos, hermanos: comparten la misma región, la misma mentalidad, una región de migrantes, etcétera. ¿Eso facilitaría su brabajo?.

—-Desde luego que sí.- Esto facilita mucho el trabajo, no es una comunidad muy lejana y, por otro lado, como lo acaba de decir, la experiencia del pueblo, la cultura, las vivencia, las necesidades, son similares entre Ziquítaro y Acuitzeramo.

Párroco Manuel Vázquez Rubio

En la celebración, fielesEn la celebración, los fielesConcelebrantesEl templo, antes de la misa concelebradaLa plaza, 1La plaza, 2La Plaza, 3La Plaza, 4La Plaza, 5Banda de Santa Fe, en el kiosko, 1Banda de Santa Fe, en el kiosko, 2Banda de Santa Fe, en el kiosko, 3El cancel del templo, vista hacia la plaza

+++++++++++

+++++++++++

Durante la solemne celebración en Ziquítaro

Martínez Campos, 15/I/014

GUIA

Silviano Martínez Campos

ZIQUÍTARO, municipio de Penjamillo, enero 2014. La comunidad parroquial celebró con devoción y alegría su fiesta patronal en honor a la Virgen de Guadalupe, recibiendo con gusto a cientos de migrantes y sus familias radicados en los Estados Unidos, pero además abriéndose a muchos visitantes de comunidades cercanas, que aprecian esta fiesta como una de las más interesantes de la región.Fieles,1

El acto religioso central el día 12, estuvo presidido por el arzobispo emérito de Chihuahua, monseñor José Fernández Arteaga, oriundo de Santa Inés, municipio de Tocumbo, aquí en Michoacán, quien durante la misa, administró a menores los sacramentos del bautismo, la confirmación y la primera comunión.

El arzobispo, quien fuera también obispo en Apatzingán, Colima, y coadjutor en Chihuahua, exhortó a los menores a comenzar a vivir su fe, y a padrinos, padres y fieles, a que acompañen a los pequeños en la vivencia del Evangelio, que se lleve a la práctica de la vida diaria.Fieles, 2

Los festejos comenzaron una semana antes, con peregrinaciones a los distintos barrios, donde la imagen de La Guadalupana permanecía una noche para presidir rezos y cantos de los fieles, y regresarla  a su templo en la víspera de la fiesta, expuesta para su veneración a cientos de fieles durante el festejo central.

Días antes comenzaron a llegar los paisanos  para unirse a los cerca de dos mil residentes aquí, en los diversos actos festivos, desde peregrinaciones con cohetes y música en los barrios, hasta jaripeos, las misas y la grandiosa serenata en torno al bello jardín, donde lucieron sus mejores galas muchachas, muchachos, niños y adultos.

Fieles, 3

MUCHA MÚSICA, QUE NI QUÉ

Conjuntos musicales contratados por barrios, algunos espontáneos buscando agenciarse algunos pesos; pero sobre todo bandas de música profesionales, como la de Santa Fe del Río, que se vio en el kiosko por la mañana del doce y, la también muy versátil banda de San Angel Surumuapio, que interpretó música del gusto de todos frente al templo, por la tarde dio un concierto a la Guadalupana, frente a su trono, le tocó las golondrinas y, por la noche, el mencionado conjunto amenizó el baile popular dentro de los festejos, e hizo bailar al son o al ritmo que les tocaba, a cientos de jóvenes y adultos que vibraban lo mismo con una pieza ranchera, un ritmo de los nuevos, o algo romántico para las parejitas.Fieles, 4

Durante los ritos sacramentales, el arzobispo Fernández Arteaga empezó con expresiones festivas frente a los niños, a quienes les dijo que llegaban catrines, vestidos con su vestido de fiesta, e iban todos a completar su iniciación cristiana. Porque, les indicó, el bautismo, la confirmación y la comunión son los fundamentos de la vida cristiana.Fieles, 5

Esto, agregó, para ser plenamente cristianos y poder ellos no solamente recibir, sino colaborar, ayudar a evangelizar a los demás. Y debemos recibir a Dios con un corazón limpio, les dijo, pero  no solamente los pequeños, sino todos, incluidos padrinos, padres y fieles. Y los que se van a confesar, todos, vamos a juzgarnos pecadores y pedir perdón, expresó. Se rezó el Yo Pecador, y siguió una explicación para todos, del significado de dichos sacramentos.Fieles, 6

QUE TODOS CATEQUICEN

Así, dijo el arzobispo, seguramente María ha seguido cumpliendo el oficio que Dios le dio, todos los obispos hemos dicho que ella es la catequista de México, la catequista de América. De alguna forma ella interviene, se hace presente con la señorita catequista, con el catequista, con los demás, para que también ellos como Juan Diego, enseñen quién es Dios.

Los niños ya lo saben, y nosotros también,  pero de alguna forma vamos a renovar la fe  al participar, porque no solamente estamos asistiendo, no  a una comedia, no a un drama, sino estamos participando en la celebración del sacramento de la eucaristía, el sacramento del bautismo y el sacramento de la confirmación.Fieles, 7

Al principio de la misa, el párroco Manuel Vásquez  Rubio presentó a los fieles asistentes,  al arzobispo Fernández Arteaga, y a los presbíteros co-oficiantes, Martín García, párroco en Chirintzio, Jesús Valencia, párroco en  Penjamillo, y Sotero Fernández, quien fue vicario en Penjamillo en los cincuenta.

El párroco de Ziquítaro agradeció la cooperación de los residentes en los Estados Unidos, a los residentes aquí, porque precisó, “ustedes son los que hacen la fiesta en estas festividades a la Virgen María”.Fieles, 8

Aun cuando el día 13 habría jaripeo y baile por pago de boleto en la noche, la fiesta patronal prácticamente terminó luego de las espléndida serenata, y luego del bello castillo elaborado por artesanos de Jacona, dirigidos por los expertos: la pareja conformada por Serafín y Gracia y sus hijos.

ZIQUÍTARO SIGUE SU MARCHA

Luego del día 12, empezaron a retirarse poco a poco los paisanos que convivieron con familiares y ziquitarenses durante estos días de fiesta. Al ser abordado, en entrevista que manejo aparte, el párroco Manuel Vázquez afirmó que sin los visitantes, la comunidad sigue su ritmo.

“ Con un poco menos de presencia, de gente, porque ahora vienen bastantes fieles a las celebraciones, vemos bastante gente en las calles. Un  poco menos de gente, pero la comunidad sigue, su camino de fe, su camino de trabajo”.Fieles, 9

“Yo lo veo esto reflejado los domingos principalmente, que hay asistencia bastante en las celebraciones de las Eucaristía y en el movimiento fuera de la iglesia, en el pueblo, sigo viendo cómo la gente se esfuerza en ir a trabajar, los que van fuera de la comunidad y regresan el mismo día. Creo que la comunidad no se detiene ya, sigue su curso, sigue su camino”, expresó el párroco en Ziquítaro, desde hace siete años.

El padre Sotero, vicario en Penjamillo harás 58 años, había hecho referencia a los tiempos críticos de entonces, como cuando se puso la  primera piedra del ahora bello templo. Cierto, en todo, desde aquellos lejanos tiempos, todo ha cambiado, y para bien. Se notó durante esta muy tranquila celebración de la fiesta patronal.Fieles, 10

También quien escribe, que fue maestro improvisado aquí, cuando joven, aquellos tiempos, se atreve a decir, en una nota periodística, que sí, algo, o más bien mucho, aquí ha cambiado. Lo expresaron los fieles con su presencia en el templo lleno, lo expresaron los cientos de jóvenes luciendo sus galas durante la serenata y lo expresó la magnífica banda de San Angel Surumucapio, haciendo bailar al son que les tocaba, a los entusiasmados jóvenes, muchos de ellos campesinos, se notaba, lo que entonces, en aquellos tiempos,  con toda franqueza, no era posible.Fieles, 11

++++++++++

En la celebración, confirmaciones, bautizos y primeras comunionesArzobispo JoséArzobispo José y padre ManuelConcelebrantes, arzobispo y párrocoArzobispo José Fernández, instruye a niños y adultosEl arzobispo emérito de Chihuahua, durante la celebración en ZiquítaroDurante la solemne celebración en ZiquítaroPárroco Manuel Vázquez Rubio. En primer término, una niña de primera comuniónEl párroco en Ziquítaro, explica durante la celebración

Una respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: