¿Qué es el ser humano?; ¿Qué es el espíritu?; Espíritu creador; El Divino Niño. Leonardo Boff

DSCN2169

¿Qué es el ser humano?

2003-11-07

  ¿Qué somos nosotros? Cada cultura, cada saber y cada persona trata de encontrar una respuesta. La mayoría de las comprensiones son insulares, rehenes de cierto tipo de visión. Sin embargo, las contribuciones de las ciencias de la Tierra, englobadas por la teoría de la evolución ampliada, nos han aportado visiones complejas y totalizadoras, insertándonos como un momento del proceso global, físico, biológico y cultural. Pero no acallaron la pregunta; al contrario, la radicalizaron.

Pues, ¿qué somos? El ser humano es una manifestación del estado de energía de fondo, de donde todo proviene (vacío cuántico), un ser cósmico, parte de un universo entre otros paralelos, articulado en nueve dimensiones (teoría de las cuerdas), formado por los mismos elementos físicoquímicos y por las mismas energías que componen todos los seres. Es habitante de una galaxia, una entre doscientos mil millones, que depende del Sol, estrella de quinta categoría, una entre otras trescientos mil millones, situada a 27 mil años luz del centro de la Vía Láctea, cerca del brazo interior de la espiral de Orión. Mora en un planeta minúsculo, la Tierra. Somos un eslabón de la corriente única de la vida, un animal de la rama de los vertebrados, sexuado, de la clase de los mamíferos, del orden de los primates, de la familia de los homínidos, del género homo, de la especie sapiens/demens, dotado de un cuerpo con 30.000 millones células, continuamente renovado por un sistema genético formado a lo largo de 3.800 millones de años, portador de tres niveles de cerebro con diez a cien mil millones de neuronas: el cerebro reptiliano, surgido hace 200 millones de años, alrededor del cual se formó el cerebro límbico, hace 125 millones de años, completado finalmente por el cerebro neocortical, surgido hace cerca de 3 millones de años, con el cual organizamos conceptualmente el mundo. Es portador de una psiqué de la misma antigüedad que su cuerpo, que le permite ser sujeto, una psiqué estructurada alrededor del deseo, de arquetipos ancestrales y de todo tipo de emociones, coronada por el espíritu -aquel momento de la conciencia por el cual se siente parte de un todo-, que lo hace siempre abierto al otro y al infinito, capaz de crear y captar significados y valores, y capaz de preguntarse sobre el sentido último del Todo, hoy en su fase planetaria, rumbo a la noosfera por la que mentes y corazones convergirán en una humanidad unificada.

Nadie mejor que Pascal (+1662) para expresar el ser complejo que somos: \”¿Qué es el ser humano en la natureza? Nada comparado con el infinito y todo comparado con la nada, un eslabón entre la nada y el todo, pero incapaz de ver la nada de donde es sacado ni el infinito hacia el que es atraído”. En él se cruzan los tres infinitos: lo infinitamente pequeño, lo infinitamente grande y lo infinitamente complejo (Chardin). Siendo todo eso, nos sentimos incompletos, y naciendo todavía. Estamos siempre en la prehistoria de nosotros mismos. Y a pesar de eso experimentamos que somos un proyecto infinito que reclama su objeto adecuado, también infinito, llamado Dios.

Y somos mortales. Nos cuesta acoger la muerte dentro de la vida y el drama del destino humano. Por el amor, por el arte y por la fe presentimos que hay algo que va más allá de la muerte. Y sospechamos que en el balance final de todas las cosas, un pequeño gesto de amor verdadero que hayamos hecho vale más que toda la materia y la energía del universo juntas. Por eso, sólo tiene sentido hablar, creer y esperar en Dios si Él es sentido como prolongación del amor, en forma infinito.

Leonardo Boff

+++++++++

DSCN2178

¿Qué es el espíritu?

2003-11-14

Para entender lo que es espíritu debemos superar la comprensión clásica y la moderna y valorizar la contemporánea. La clásica dice: el espíritu es un principio sustancial, al lado de otro principio material, el cuerpo. Espíritu sería la parte inmortal, inteligente, con capacidad de trascendencia. Convive un determinado tiempo con la otra parte, mortal, opaca y pesada. La muerte separa una parte de la otra, con destinos diferentes: el espíritu para el más allá, la eternidad, y el cuerpo para el más acá, el polvo cósmico. Esta visión es dualista y no explica la experiencia de unidad que vivimos. Somos un todo complejo y no la suma de partes.

La concepción moderna dice: el espíritu no es una sustancia, sino el modo de ser propio del ser humano, cuya esencia es la libertad. Seguramente somos seres de libertad porque plasmamos la vida y el mundo, pero el espíritu no es exclusivo del ser humano ni puede ser desconectado del proceso evolutivo. Pertenece al cuadro cosmológico. Es la expresión más alta de la vida, sustentada a su vez por el resto del universo.

La concepción contemporánea, fruto de la nueva cosmología, dice: el espíritu posee la misma antigüedad que el universo. Antes de estar en nosotros está en el cosmos. Espíritu es la capacidad de inter-relación que todas las cosas guardan entre sí. Forma urdimbres relacionales cada vez más complejas, generando unidades siempre más altas. Cuando los dos primeros topquarks comenzaron a relacionarse y a formar un campo relacional, allí estaba naciendo el espíritu. El universo está lleno de espíritu porque es reactivo, panrelacional y auto-organizativo. En cierto grado, todos los seres participan del espíritu. La diferencia entre el espíritu de la montaña y el del ser humano no es de principio sino de grado. El principio funciona en ambos, pero de forma diferente.

La singularidad del espíritu humano es ser reflexivo y autoconsciente. Por el espíritu nos sentimos insertados en el Todo a partir de una parte que es el cuerpo animado y, por eso, portador de la mente. En el nivel reflejo, espíritu significa subjetividad que se abre al otro, se comunica y así se autotrasciende, gestando una comunión abierta, hasta con la suprema Alteridad. Definiendo: vida consciente, abierta al Todo, libre, creativa, marcada por la amorosidad y el cuidado, eso es concretamente el espíritu humano.

Si espíritu es relación y vida, su opuesto no es materia y cuerpo, sino muerte y ausencia de relación. Pertenece también al espíritu el deseo de encapsularse y rechazar la comunicación con el otro. Pero nunca lo consigue totalmente porque vivir es forzosamente con-vivir. Aun negándose, no puede dejar de estar conectado y de conectarse.

Esta comprensión nos hace conscientes del vínculo que liga y religa todas las cosas. Todo está envuelto en el inmenso proceso complejísimo de la evolución, atravesado en todas las etapas por el espíritu que emerge, cada vez, bajo formas diferentes, inconsciente en unas y consciente en otras.

En esta acepción, espiritualidad es toda actitud y actividad que favorece la relación, la vida, la comunión, la subjetividad y la trascendencia rumbo a horizontes cada vez más abiertos. Al final, espiritualidad no es pensar en Dios sino sentir a Dios como el Vínculo que pasa a través de todos los seres, interconectándolos y constituyéndonos, a nosotros y al cosmos.

Leonardo Boff

+++++++++

DSCN2198

Espíritu creador

2003-11-21

  Entender la realidad como un tejido intrincado de relaciones, como hemos visto en nuestro artículo anterior, significa situarse en el seno de aquella experiencia que permitió a la moderna cosmología hablar de espíritu. En esto ella coincide con las tradiciones transculturales de la Humanidad. Spiritus para los latinos, pneuma para los griegos, ruah para los hebreros, mana para los melanesios, axé para los nagô y los iorubá de África y sus descendientes en las Américas, wakan para los indígenas dacotas, kipara los pueblos de Asia nororiental, shi para los chinos… poco importan los nombres: en todos los casos estamos ante una energía originaria que lo atraviesa todo, que hace del universo un inconmensurable organismo y se manifiesta como una realidad que está en emergencia, en fluctuación y en apertura hacia lo nuevo, en una palabra: como vida y espíritu.

Fue el animismo (animus = espíritu) quien captó esa dimensión de la realidad. Como han señalado notables antropólogos como E.B. Taylor, el animismo no configura una visión mágica, sino una manera coherente de leer el universo, y de interpretar cada cosa a partir del principio de interacción, de la vida y del espíritu. Nosotros, modernos, somos también, a nuestra manera, animistas, en la medida en que vivenciamos el mundo afectivamente y no sólo como objeto neutro. Todo tiene valor y transmite un mensaje: los animales, los árboles, los vientos, las casas y las personas. Todos poseen, por su presencia, un dinamismo que nos afecta y nos hace interactuar. Son portadores de ‘espíritu’ porque hablan y están cargados de simbolismo. Por eso es posible la poesía, el arte, la inspiración en cada orden de conocimiento, hasta en la ciencia física más formalizada.

El chamanismo surge de esta lectura de la realidad. El chamán no es simplemente una persona entusiasta; es alguien que tiene acceso a las energías cósmicas, y a través de sueños, ritos y danzas, logra que sean bienhechoras para los seres humanos. Cada uno tenemos nuestra dimensión chamánica, que, si la despertamos, nos ayuda a sintonizar con el equilibrio dinámico de todas las cosas. Cuando hablamos del espíritu humano, no nos referimos a una parte sino a todo el ser humano, a su modo de ser autoconsciente, capaz de percibir totalidades y de ser un nudo de relaciones, abierto a todas las direcciones.

La Fuente originaria de todo ser fue llamada con frecuencia Espíritu. Decir «Dios es Espíritu» es expresar a Dios en el conjunto de la vida, de la comunicación, de la creatividad, de la pasión y del amor. O sea, aquella Energía que subyace a todas las demás energías, llena todos los espacios y tiempos y continuamente crea y recrea: el «Spiritus Creator». Los cristianos profesan en su credo: «creemos en el Espíritu Santo, Señor y Dador de vida». Ese artículo expresa la conexión del Espíritu con la vida y el «espíritu» en la creación. En nosotros ese Espíritu se revela como «entusiasmo» (en griego, «tener un Dios dentro»). El Espíritu está en todas las cosas y todas ellas están en el Espíritu. He ahí el pan-en-espiritualismo, similar al pan-en-teísmo (no «panteísmo»).

Del Oriente nos vino este pequeño poema que traduce bien la presencia mutua: «El Espíritu duerme en la piedra, sueña en la flor, despierta en el animal y sabe que está despierto en el ser humano». Tal visión nos da una fecunda mística cósmico-ecológica. Estamos sumergidos en un campo de absoluta energía que alimenta tanto las energías del universo como nuestra propia energía vital y espiritual.

Leonardo Boff

+++++++++

El Divino Niño

2005-12-23

  En el sótano del Museo Nacional de Munich, en Alemania, está una de las mayores y más bellas colecciones de pesebres del mundo. Como estudiante, muchas veces visitaba esos pesebres, especialmente cuando necesitaba alimentar mis ángeles interiores… Al salir, tenía la impresión de haber pasado por un pedazo preservado del paraíso: tal era la armonía y la integración que irradiaban aquellos pesebres.

Los más impresionantes eran los grandes pesebres de Nápoles. En ellos se representaba toda la realidad tal como es: agricultores segando el trigo, carniceros cortando carne, puestos de venta, niños lanzando cometas al viento, comadres riñendo, soldados limpiando armas, un sacerdote bendiciendo, payasos luciendo sus habilidades, y debajo del puente un ahorcado.

En el centro de ese mundo contradictorio yacía entre pajas el divino Niño. Jesús, José, María, la estrella en el cielo, los ángeles, los pastores, los reyes magos, el sanguinario rey Herodes, los escribas maliciosos… son más que figuras concretas. Son símbolos y energías que viven y agitan nuestro mundo interior. Revelan dimensiones de nuestra psicqué, marcada por búsquedas, por contradicciones y por un inmenso deseo de integración.

Partiendo de esta visión más amplia se revela la importancia del divino Niño. Alrededor de él se crea un orden mágico, un centro luminoso que irradia sobre todas las cosas, constituyendo un todo coherente y significativo. La vida con sus contradicciones, incluyendo los niños asesinados por Herodes, o el ahorcado del pesebre de Nápoles, no escapan a la luz que irradia del Pesebre. A partir de la presencia del divino Niño surge la esperanza de que todo puede ser modificado, de que lo Nuevo puede irrumpir. He ahí el significado mayor de la Navidad, que no puede ser echado a perder por las visiones convencionales y por su utilización cultural y comercial.

¿Qué significa, en una experiencia interior, el divino Niño? Representa la vida nueva que quiere nacer en nosotros. Más concretamente simboliza la vida que puede siempre recomenzar desde su inicio. Es posible nacer de nuevo.

En el día de Navidad, por causa del divino Niño, nos es permitido olvidar las amarras y los errores cometidos, para sentirnos libres para comenzar de nuevo. Los deseos escondidos y nunca realizados pueden salir a flote y ser de nuevo alimentados. Podemos hoy olvidar un poco el paso del propio pasado y formular un buen propósito.

¿No decimos tantas veces: «Ah, si pudiese comenzar todo de nuevo…»? En el día de Navidad, inspirados por el divino Niño que está dentro de nosotros, podemos arriesgarnos a dar el primer paso de un nuevo camino, o inaugurar otra forma de mirar sobre el camino ya andado, para descubrir en él nuevas significaciones existenciales.

La fiesta de Navidad, tan íntima y familiar, nos invita a superar, al menos en esta noche mágica, el uso de la razón calculadora, siempre al servicio de los intereses. Hoy es día de olvidar los intereses, de hacer sitio a la razón emocional, que no quiere comprar ni vender nada, sino solamente sentir al otro y convivir con él en la alegría de estar juntos, en familia, intercambiando presentes y amabilidades. Entonces emergen valores que siempre estamos buscando, sueños de vida transparente, sencilla y libre, sueños que tanto agitan nuestro imaginario.

Si logramos despertar en nosotros al divino Niño habremos descubierto el espíritu de la Navidad y el alegre advenimiento de Dios.

Leonardo Boff

++++++++

Holidays can be great for productivity

Live to Write - Write to Live

Christmas is on Wednesday. Smack in the middle of the week. So, not a very productive week on the surface, right?

Many people scramble to keep up with work, holiday shopping, and plans to participate in family and other holiday events.

It can be stressful.

But if you plan for it, the holidays can also be a great time to be productive in your business. Honest.

I find the last two weeks of December to be my most productive of the year. If I’m organized at the start of the month, everything can be accomplished before Christmas.

December is the one month that I schedule the first 3 weeks in detail (instead of a week-by-week approach I take the rest of the year).

Seeing everything that needs to be done written out early on keeps the stress to a minimum.

Lists, tasks, goals, and the success journal are front-and-center to…

Ver la entrada original 374 palabras más

MOSAICO, 19-XII-013

Informe, 23Informe, 20

Martínez Campos, 19-XII-013

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 19 de Diciembre.- UN INFORME PROTOCOLARIO cual debe, sin matracas ni mucha gritería, concurrido más que el anterior, en un marco de ambiente prenavideño con el arbolito navideño al fondo del jardín; motivos luminosos, austeros,  en la fachada del edificio municipal; las torre y el edificio del templo de El Señor de La Piedad, también iluminadas, el gran poste que anuncia, como hace años la presencia estas fiestas de los Voladores de Papantla, fue Marco para que el alcalde Hugo Anaya Avila dijera lo que hizo su administración durante el último año.Informe, 29 La lista de personalidades incluyó al ex alcalde ingeniero Raúl García Castillo, al ex presidente Marco Aviña Martínez, pero no se escuchó durante el acto, el nombre de los otros dos ex alcaldes de extracción panista,  Ricardo Guzmán Romero (+),  ni Arturo Torres Santos. Particular mención se tuvo para las legisladoras local Ligia López Aceves y la federal Gabriela Hernández Iñiguez, muy activa estos días en el Congreso federal. El alcalde dividió su intervención en dos partes, en medio de ellas la sesión de imágenes conforme al esquema de videoinforme. Al principio dijo el presidente Hugo Anaya : Esto va mas allá de las mediciones, sino el impacto que tienen en las familias en su vida cotidiana. Informe, 28Vivimos tiempos extraordinarios, por lo que estamos haciendo tareas más allá de lo ordinario. Convencido que la obra pública es importante y necesaria, pero paralelamente debemos trabajar para tener más y mejores espacios para nuestros niños y jóvenes, para rescatar valores a través de la cultura, del arte y del deporte, apoyar y mejorar la educación en el municipio, por lo que apoyamos a estudiantes con becas y a las escuelas con recursos. Hemos apoyado como nunca antes, la cultura con eventos y  festivales, construimos y rescatamos espacios de sano esparcimiento para la sociedad pero sobre todo para ofrecer oportunidades a los piedadenses, en especial a los que más lo requieren, expresó el alcalde. EN EL CURSO de la exposición  (voz e  imágenes), se manifestó en seis rubros lo que la administración de extracción panista consideró difundir de su actividad anual, con mayor enfoque al aspecto social, pero también lo relativo a la economía, empleo y competitividad; desarrollo urbano, infraestructura y aspecto ecológico; servicios públicos; lo relativo a seguridad pública; administración.Informe, 31 A los representantes de las tres fuerzas políticas se les otorgó el tiempo de cinco minutos a cada uno, para que expresaran su sentir en torno a lo que informaba el alcalde. Ellos fueron por el PAN, Ricardo Calderón Pérez, del PRD, Tatiana Ayala Aviña  y por el PRI, Gloria Rivera Ramírez. EN SU MENSAJE, en representación del gobernador Fausto Vallejo Figueroa, el piedadense Jaime Mares Camarena, vocal ejecutivo del Centro Estatal para el Desarrollo Municipal, reconoció el espíritu de colaboración que priva entre el Ayuntamiento encabezado por Anaya Avila y el gobierno michoacano. Jaime Mares, ex alcalde piedadense, político en activo, de larga carrera y notoria participación ciudadana y política, dedicó buena parte de su discurso a mencionar programas estatales vinculados con la promoción de los municipios, como una prioridad del gobernador Vallejo Figueroa. Informe, 17LAS TARJETAS POSTALES,  de grata memoria para las anteriores generaciones, instrumento, medio para desearse por correo, tal vez con semanas de retraso, “feliz Navidad y próspero año nuevo”, quedaron en la historia, aun cuando hay diversas maneras de sustituirlas, aún como impresos. Pero para quienes visitan sitios virtuales, hay “tarjetas postales” maravillosas, en su presentación colorida y mensaje. Un recurso, un motivo en dichas tarjetas, eran los paisajes nevados. Ahora los paisajes nevados los vemos en televisión, pero en vivo y en directo. Y todo, “gracias”, según parece, al  cambio climático que hace nevar hasta en los desiertos. Ojalá no nos llegue aquí, porque desafortunadamente se nos haría realidad aquel dicho tan poco delicado, je je, de que enero y febrero, desviejadero y, por supuesto, me incluiría en esa consideración.Informe, 19 Y MIENTRAS NO avance la obligada transición hacia otros estilos, bienvenido el colorido dizque navideño con adornos, luminosidades, arbolitos virtuales y de los naturales, que llegan hasta al Vaticano. Pero a Francisco, el Papa, le llega otro tipo de lluvia, de nieve, la del amor que le profesan, le profesamos sus compañeros de fe, como el gran dirigente, pastorde los católicos. Tan es así, que desde cuando es Papa, más de millón y medio de fieles han desfilado por la Plaza de San Pedro. Es que necesitamos liderazgos genuinos. Y expresar nuestros sentimientos, aún familiares, en público, si no, “reventamos”, es decir, desviamos nuestra emotividad por senderos del destrampe, o de manera “civilizada”, hacia el puro intelecto, dijéramos las tarjetitas con mucho discurso pero con poco, poquito corazón.Informe, 24 (www.miregionmichoacana.wordpress.com ) http://www.youtube.com/watch?v=EGn04lh37cs

Informe, 15Informe, 18Informe, 21Informe, 22Informe, 24Informe, 25Informe, 26Informe, 27Informe, 27Informe, 31Informe, 40Informe, 30Inforeme, 41Informe, 42Informe, 43

++++++++++

Papa Francisco, Mensaje Urbi et Orbi, 2013

MENSAJE URBI ET ORBI DEL SANTO PADRE FRANCISCO

NAVIDAD 2013

Miércoles 25 de diciembre de 2013

 Video

«Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que Dios ama »
(Lc 2,14).

Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero, ¡buenos días y feliz Navidad!

Hago mías las palabras del cántico de los ángeles, que se aparecieron a los pastores de Belén la noche de la Navidad. Un cántico que une cielo y tierra, elevando al cielo la alabanza y la gloria y saludando a la tierra de los hombres con el deseo de la paz.

Les invito a todos a hacer suyo este cántico, que es el de cada hombre y mujer que vigila en la noche, que espera un mundo mejor, que se preocupa de los otros, intentado hacer humildemente su proprio deber.

Gloria a Dios.

A esto nos invita la Navidad en primer lugar: a dar gloria a Dios, porque es bueno, fiel, misericordioso. En este día mi deseo es que todos puedan conocer el verdadero rostro de Dios, el Padre que nos ha dado a Jesús. Me gustaría que todos pudieran sentir a Dios cerca, sentirse en su presencia, que lo amen, que lo adoren.

Y que todos nosotros demos gloria a Dios, sobre todo, con la vida, con una vida entregada por amor a Él y a los hermanos.

Paz a los hombres.

La verdadera paz – como sabemos – no es un equilibrio de fuerzas opuestas. No es pura «fachada», que esconde luchas y divisiones. La paz es un compromiso cotidiano, y la paz es también  artesanal, que se logra contando con el don de Dios, con la gracia que nos ha dado en Jesucristo.

Viendo al Niño en el Belén, niño de paz, pensemos en los niños que son las víctimas más vulnerables de las guerras, pero pensemos también en los ancianos, en las mujeres maltratadas, en los enfermos… ¡Las guerras destrozan tantas vidas y causan tanto sufrimiento!

Demasiadas ha destrozado en los últimos tiempos el conflicto de Siria, generando odios y venganzas. Sigamos rezando al Señor para que el amado pueblo sirio se vea libre de más sufrimientos y las partes en conflicto pongan fin a la violencia y garanticen el acceso a la ayuda humanitaria. Hemos podido comprobar la fuerza de la oración. Y me alegra que hoy se unan a nuestra oración por la paz en Siria creyentes de diversas confesiones religiosas. No perdamos nunca la fuerza de la oración. La fuerza para decir a Dios: Señor, concede tu paz a Siria y al mundo entero. E invito también a los no creyentes a desear la paz, con su deseo, ese deseo que ensancha el corazón: todos unidos, con la oración o con el deseo. Pero todos, por la paz.

Concede la paz, Niño, a la República Centroafricana, a menudo olvidada por los hombres. Pero tú, Señor, no te olvidas de nadie. Y quieres que reine la paz también en aquella tierra, atormentada por una espiral de violencia y de miseria, donde muchas personas carecen de techo, agua y alimento, sin lo mínimo indispensable para vivir. Que se afiance la concordia en Sudán del Sur, donde las tensiones actuales ya han provocado demasiadas víctimas y amenazan la pacífica convivencia de este joven Estado.

Tú, Príncipe de la paz, convierte el corazón de los violentos, allá donde se encuentren, para que depongan las armas y emprendan el camino del diálogo. Vela por Nigeria, lacerada por continuas violencias que no respetan ni a los inocentes e indefensos. Bendice la tierra que elegiste para venir al mundo y haz que lleguen a feliz término las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos. Sana las llagas de la querida tierra de Iraq, azotada todavía por frecuentes atentados.

Tú, Señor de la vida, protege a cuantos sufren persecución a causa de tu nombre. Alienta y conforta a los desplazados y refugiados, especialmente en el Cuerno de África y en el este de la República Democrática del Congo. Haz que los emigrantes, que buscan una vida digna, encuentren acogida y ayuda. Que no asistamos de nuevo a tragedias como las que hemos visto este año, con los numerosos muertos en Lampedusa.

Niño de Belén, toca el corazón de cuantos están involucrados en la trata de seres humanos, para que se den cuenta de la gravedad de este delito contra la humanidad. Dirige tu mirada sobre los niños secuestrados, heridos y asesinados en los conflictos armados, y sobre los que se ven obligados a convertirse en soldados, robándoles su infancia.

Señor, del cielo y de la tierra, mira a nuestro planeta, que a menudo la codicia y el egoísmo de los hombres explota indiscriminadamente. Asiste y protege a cuantos son víctimas de los desastres naturales, sobre todo al querido pueblo filipino, gravemente afectado por el reciente tifón.

Queridos hermanos y hermanas, en este mundo, en esta humanidad hoy ha nacido el Salvador, Cristo el Señor. No pasemos de largo ante el Niño de Belén. Dejemos que nuestro corazón se conmueva: no tengamos miedo de esto. No tengamos miedo de que nuestro corazón se conmueva. Tenemos necesidad de que nuestro corazón se conmueva. Dejémoslo que se inflame con la ternura de Dios; necesitamos sus caricias. Las caricias de Dios no producen heridas: las caricias de Dios nos dan paz y fuerza. Tenemos necesidad de sus caricias. El amor de Dios es grande; a Él la gloria por los siglos. Dios es nuestra paz: pidámosle que nos ayude a construirla cada día, en nuestra vida, en nuestras familias, en nuestras ciudades y naciones, en el mundo entero. Dejémonos conmover por la bondad de Dios.


FELICITACIÓN NAVIDEÑA TRAS EL MENSAJE URBI ET ORBI

A todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, venidos de todas partes del mundo a esta Plaza, y a cuantos desde distintos países se unen a nosotros a través de los medios de comunicación social, les deseo Feliz Navidad.

En este día, iluminado por la esperanza evangélica que proviene de la humilde gruta de Belén, pido para todos ustedes el don navideño de la alegría y de la paz: para los niños y los ancianos, para los jóvenes y las familias, para los pobres y marginados. Que Jesús, que vino a este mundo por nosotros, consuele a los que pasan por la prueba de la enfermedad y el sufrimiento y sostenga a los que se dedican al servicio de los hermanos más necesitados. ¡Feliz Navidad a todos!

MOSAICO, 19-XII-013

MOSAICO, 19-XII-013.

Sueños Guajiros, Rústicos, VI. Silviano Martínez Campos

LOS ALREDEDORES

INTRODUCCIÓN DEL 11-VIII-014, 6:11 a.m., …….A

SUEÑOS GUAJIROS, RÚSTICOS, VI

Sería más o menos a mediados de marzo de 1974 (mil novecientos setenta y cuatro), creo que por la tarde, luego de unos tres meses y medio de aturdimiento, de atolondramiento.

Durante un descanso, si se puede llamar así, recostado, antes de acudir a mi trabajo rutinario diario, del periódico, en mi turno vespertino-nocturno, mas o menos de 7 p.m a 12 o 1 a.m.

Un estado anímico crepuscular, como en la frontera entre el ser consciente o no.

No, no tiene caso abordar las posibles causas del atolondramiento, ante lo que me sucedió a partir de aquellos tiempos, fue una especie de “tsunami” síquico, que cambió mi vida, si es que así  puedo expresarlo, radicalmente.

No, no, “no oí” voces. El decirlo así, es un recurso retórico, quizás pedagógico, o precautorio, para no soltar las cosas de golpe y…

Ver la entrada original 23.946 palabras más

El materialismo de Papá Noel y la espiritualidad del Niño Jesús. Leonardo Boff

San José con el Niño Jesús

San José con el Niño Jesús (Photo credit: Wikipedia)

El materialismo de Papá Noel y la espiritualidad del Niño Jesús

24/12/2013

Un buen día, el Hijo de Dios quiso saber cómo andaban los niños y las niñas, a los que en otro tiempo, cuando estuvo entre nosotros, “tocaba y bendecía”, y de los había dicho: “dejad que los niños vengan a mí porque de ellos es el Reino de Dios” (Lucas 18, 15-16).

Como en los mitos antiguos, montó en un rayo celeste y llegó a la Tierra unas semanas antes de Navidad. Asumió la forma de un barrendero que limpiaba las calles. Así podía ver mejor a la gente que pasaba, las tiendas todas iluminadas y llenas de cosas envueltas para regalo y especialmente a sus hermanas y hermanos más pequeños que andaban por ahí, mal vestidos y muchos con hambre, pidiendo limosna. Se entristeció sobremanera porque se dio cuenta de que casi nadie seguía estas palabras que él había dicho: “quien recibe a uno de estos niños en mi nombre a mí me recibe” (Marcos 9,37).

Vio también que ya nadie hablaba del Niño Jesús que venía, escondido, en la noche de Navidad a traer regalos a todos los niños. Su lugar había sido ocupado por un vejete bonachón, vestido de rojo, con largas barbas y un saco a la espalda, que gritaba tontamente a todas horas: “Oh, Oh, Oh, Papá Noel está aquí”. Sí, en las calles y dentro de los grandes almacenes estaba él, abrazando a los niños y sacando de su saco regalos que los padres habían comprado y puesto dentro. Se dice que vino de lejos, de Finlandia, montado en un trineo tirado por renos. La gente había ido olvidando a otro viejito, este sí realmente bueno: San Nicolás. De familia rica, por Navidad hacía regalos a los niños pobres diciendo que era el Niño Jesús quien se los enviaba. De todo esto nadie hablaba. Sólo se hablaba de Papá Noel, inventado hace poco más de cien años.

Tan triste como ver a niños abandonados en las calles, era ver como se embobaban, seducidos por las luces y por el brillo de los regalos, de los juguetes y por mil cosas que los padres y madres suelen comprar para regalar con ocasión de la cena de Nochebuena.

Los reclamos publicitarios, muchos de ellos engañosos, se gritan en voz alta, suscitando el deseo de los pequeños que luego corren hacia sus padres pidiéndoles que les compren lo que han visto. El Niño Jesús, travestido de barrendero, se dio cuenta de que aquello que los ángeles cantaron de noche por los campos de Belén “os anuncio una alegría, que lo será también para todo el pueblo porque hoy os ha nacido un Salvador… Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a la gente de buena voluntad” (Lucas 2, 10-14) ya no significaba nada. El amor había sido sustituido por los objetos y la jovialidad de Dios, que se hizo niño, había desaparecido en nombre del placer de consumir.

Triste, montó en otro rayo celeste, pero antes de volver al cielo, dejó escrita una cartita para los niños y las niñas. La encontraron debajo de las puertas de las casas y, especialmente, de las chabolas de los montes de la ciudad, llamadas favelas. La carta decía así:

Queridos hermanitos y hermanitas:

Si al mirar el portal y ver allí al Niño Jesús, junto a José y María, os llenáis de fe en que Dios se hizo niño, un niño como cualquiera de vosotros, y que es el Dios-hermano que está siempre con nosotros…

Si conseguís ver en los demás niños y niñas, especialmente en los más pobres, la presencia escondida del niño Jesús naciendo dentro de ellos…

Si sois capaces de hacer renacer el niño escondido en vuestros padres y en las otras personas mayores que conocéis, para que surja en ellas el amor, la ternura, el cuidado y la amistad en lugar de muchos regalos…

Si al mirar el pesebre y ver a Jesús pobremente vestido, casi desnudo, os acordáis de tantos niños igualmente mal vestidos, y os duele en el fondo del corazón esta situación inhumana, y quisierais compartir lo que tenéis, y deseáis desde ahora cambiar estas cosas cuando seáis mayores para que no haya nunca más niños y niñas que lloran de hambre y de frío…

Si al descubrir a los tres Reyes Magos que llevan regalos al Niño Jesús pensáis que hasta los reyes, los jefes de estado y otras personas importantes de la humanidad vienen de todas partes del mundo para contemplar la grandeza escondida de ese pequeño Niño que llora sobre unas pajas…

Si al ver en el nacimiento la vaca, el burrito, las ovejas, las cabritinas, los perros, los camellos y el elefante, pensáis que todo el universo está también iluminado por el divino Niño y que todos, estrellas, soles, galaxias, piedras, árboles, peces, animales y nosotros, los seres humanos, formamos la Gran Casa de Dios…

Si miráis al cielo y veis la estrella con su cola luminosa y recordáis que siempre hay una Estrella como la de Belén sobre vosotros, que os acompaña, os ilumina, y os muestra los mejores caminos…

Si aguzáis bien los oídos y escucháis a través de los sentidos interiores una música suave y celestial como la de los ángeles en los campos de Belén, que anunciaban paz en la Tierra…

Sabed entonces que yo, el Niño Jesús, estoy naciendo de nuevo y renovando la Navidad. Estaré siempre cerca, caminando con vosotros, llorando con vosotros y jugando con vosotros, hasta el día en que todos, humanidad y universo, lleguemos a la Casa de Dios, que es Padre y Madre de infinita bondad, para ser juntos eternamente felices como una gran familia reunida.

Firmado: Niño Jesús