MOSAICO, 14-III-013

Coat of Arms of Jorge Mario Cardinal Bergoglio

Coat of Arms of Jorge Mario Cardinal Bergoglio (Photo credit: Wikipedia)

Roma

Roma (Photo credit: Shaun Merritt)

Roma

Roma (Photo credit: fluido & franz)

Español: Benedicto XVI el dia de Navidad en la...

Español: Benedicto XVI el dia de Navidad en la Plaza San Pedro. (Photo credit: Wikipedia)

Español: En la plaza San Pedro del Vaticano en...

Español: En la plaza San Pedro del Vaticano en Navidad mientras habla el Papa Benedicto. (Photo credit: Wikipedia)

Martínez Campos, 14/III/013

GUIA

 

                                      MOSAICO

                                 Silviano Martínez Campos

         LA PIEDAD, 14 de Marzo.-  POR LO MENOS en nuestra área del mundo, Occidente y sus alrededores, la expectación  por el nuevo Papa, era grande y las esperanzas mayores. Y no sólo el interés informativo de los periodistas y sus patrones que no siempre buscan el escándalo, los primeros, ni el negocio, los segundos y de los cuáles informadores hubo unos 5,600 en Roma para observar el acontecimiento e informar u opinar de él. Los medios han dado cuenta sobre el interés no sólo de la multitud reunida en la Plaza de San Pedro, sino entre sectores católicos, o no, de la “amplia aldea global”.  Pero el rayo “repentino” cayó en la Basílica y la palomita (gaviota) se posó en la chimenea de la Capilla Sixtina y que cada quien interprete a su manera esos dos hechos anecdóticos tan naturales y de este mundo. LO MISMO LA ABUNDANCIA de señales de que hubo, sí, algo nuevo en esto: por primera vez en siglos, un Papa no europeo, por primera vez un Papa americano (latinoamericano), por primera vez un Papa jesuita (y según indicios, de espíritu franciscano), por primera vez un Papa de habla hispana, y más. EL NUEVO DIRIGENTE de los católicos fue presentado como FRANCISCO, no Francisco I, por el cardenal protodiácono. Y en el sitio web de la Santa Sede, en lugar central, claro, se dice simplemente: Habemos papam. FRANCISCUM. Y Francisco, el nuevo Pontífice, se presentó ante la multitud de la Plaza de San Pedro y ante el mundo entero a través de los medios, como obispo de Roma. Cierto, su estilo de vida austera, que apunta  una mentalidad franciscana, augura una esperanza. Como Papa, todo lo que haga o diga o exprese, será una palabra expuesta como testimonio, ante millones y no sólo creyentes. Se apunta, pues, una Iglesia, la misma, pero renovada y ojalá que así sea. En sitios críticos del  Papado, como ATRIO, se ve con esperanza al nuevo dirigente y uno de los participantes da cuenta de una carta cuaresmal reciente, de Francisco, todavía como obispo de Buenos Aires y firmada con su nombre de pila, Jorge Mario Bergoglio. En ella se muestra agudo crítico de nuestra sociedad y un apóstol de la justicia entre nosotros. Digo esto de nosotros, porque su enfoque no me parece sólo local. (La palabra,  hablada.La presentación de Francisco ante la multitud, ante la Iglesia de Roma y ante el mundo, en texto traducción del Italiano, del sitio web de la Santa Sede, www.vatican.va )  :

 “Bendición Urbi et Orbi: “Hermanos y hermanas, buenas tardes.

Sabéis que el deber del cónclave era dar un Obispo a Roma. Parece que mis hermanos Cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo…, pero aquí estamos. Os agradezco la acogida. La comunidad diocesana de Roma tiene a su Obispo. Gracias. Y ante todo, quisiera rezar por nuestro Obispo emérito, Benedicto XVI. Oremos todos juntos por él, para que el Señor lo bendiga y la Virgen lo proteja. (Padre nuestro. Ave María. Gloria al Padre). Y ahora, comenzamos este camino: Obispo y pueblo. Este camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad a todas las Iglesias. Un camino de fraternidad, de amor, de confianza entre nosotros. Recemos siempre por nosotros: el uno por el otro. Recemos por todo el mundo, para que haya una gran fraternidad. Deseo que este camino de Iglesia, que hoy comenzamos y en el cual me ayudará mi Cardenal Vicario, aquí presente, sea fructífero para la evangelización de esta ciudad tan hermosa. Y ahora quisiera dar la Bendición, pero antes, antes, os pido un favor: antes que el Obispo bendiga al pueblo, os pido que vosotros recéis para el que Señor me bendiga: la oración del pueblo, pidiendo la Bendición para su Obispo. Hagamos en silencio esta oración de vosotros por mí….Ahora daré la Bendición a vosotros y a todo el mundo, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad. (Bendición). Hermanos y hermanas, os dejo. Muchas gracias por vuestra acogida. Rezad por mí y hasta pronto. Nos veremos pronto. Mañana quisiera ir a rezar a la Virgen, para que proteja a toda Roma. Buenas noches y que descanséis”. EL MUNDO CONVULSIONADO, opino, también, en positivo, no todo es drama, cierto, y hay  lugar para la Esperanza. También aquí, con las primeras acciones del Presidente, Enrique Peña Nieto. La diferencia en el estilo, en la forma, y en el fondo, respecto al sistema viejo. Ahora convocando a la clase política, la que acepte, a integrarse en los cambios. Políticas de Estado, pues. Y  no sólo presidenciales. Por algo se empieza, hacia la democracia participativa. Eso sí, ni aquí, ni en ninguna parte, se puede renunciar al sentido crítico. Lo de la fraternidad, apuntada por el Papa, no es solamente un asunto religioso. Los tiempos son realmente dramáticos y urge más bien que restar, sumar. Los diagnósticos a nivel global, que nos envuelve hasta el último rinconcito del Planeta, no son alentadores. Pero, a pesar de todo, hay lugar para la Esperanza, un valor ciertamente religioso, pero no tiene por qué desestimarse por el mundo secular. Al fin y al cabo, las palomitas pueden posarse donde quieran, aún trasgrediendo las normas humanas.

(www.silviano.wordpress.com)

 

 

Anuncios